El macramé es tendencia

Mónica Heras Berigüete · 26 marzo, 2019
¿Te gusta el macramé? Tanto si has contestado sí, como si has dicho que no, tienes que leer este artículo, porque estamos seguros que después lo amarás.

Se ha vuelto a poner de moda, y aunque en los años 70 fue su momento álgido, el macramé es una técnica que lleva muchos años entre nosotros. Si quieres darle un punto de calidez a tu hogar y te encanta todo lo artesanal, vas a amarlo.

Aunque parecía una técnica algo antigua y obsoleta, desde hace un par de años ha vuelto con fuerza y totalmente renovada. Vemos el macramé en productos funcionales para hacerlos prácticos y decorativos e, incluso, en grandes formatos. Los maceteros, alfombras, lámparas y sillas son algunas de las piezas favoritas de una tradición llena de nostalgia y romanticismo.

Pon un poco de macramé en tu vida

Una lámpara de macramé

Lámpara de macramé.
Lámpara / anthropologie.com

Hay infinidad de modelos de lámparas de macramé, algunas de pie, otras de techo, pero todas preciosas. Dan una luz tenue y son perfectas para ambientes bohemios y rústicos. Combínalas con otros puntos de luz para crear un efecto más rico en la habitación.

Una cuna

Cuna de macramé.
Cuna / pinterest.es

¡Sí! Es una de las tendencias absolutas en lo que a puericultura se refiere. Una cuna colgante de macramé para los primeros días del bebé te permitirá mecerlo y tenerlo cerca de ti.

Son decorativas a rabiar, pero eso sí, no son aptas para bebés más grandes, puesto que son muy inestables. En cuanto empiecen a moverse demasiado, necesitarás cambiarlo de cuna.

Macramé para la pared

Pieza de macramé en la pared.
Pieza de macramé / pinterest.es

Si quieres decorar una pared, una gran pieza de macramé será una solución perfecta. Puedes jugar con los tamaños, los colores y las formas. Esta es en color negro, y hace mucho contraste con el resto de la decoración, pero además de las típicas en blanco o beige, las hay con efecto tie-dye… Nos encantan.

Un camino de mesa

Camino de mesa hecho en macramé.
Camino de mesa / styleathome.com

Los caminos de mesa o de cama son piezas decorativas llenas de clase, y sobre una superficie de madera quedan perfectas. Elige uno con acabado en macramé y triunfarás.

Macramé en gran escala

Sillas de macramé.
Sillas / merceriasarabia.com

Hay maceteros colgantes preciosos en esta foto, pero lo que de verdad nos ha conquistado son esas sillas hechas por completo de macramé. Si vives en una zona cálida, serán el complemento ideal para disfrutar de tu terraza y tener un exterior lleno de encanto.

Unas cortinas

Cortinas de macramé.
Cortinas / pinterest.es

Deja pasar la luz del sol y llena de luminosidad la habitación al tiempo que le das un toque romántico. Las cortinas de macramé son más decorativas que otra cosa, no dan mucha intimidad, pero crean ambientes muy personales que invitan a soñar. Mira cómo hacer tus propias cortinas.

Hojas decorativas

Posavasos de hojas macramé.
Posavasos / cosasmolonas.com

¿Por qué no usarlo de posavasos? Se puede lavar fácilmente, por lo que no temas ensuciarlo. Estas hojas pueden ser la delicia de tus invitados, aunque también podrías añadirlas a un jarrón o hacer un móvil con ellas. Los pequeños detalles hechos a partir de esta técnica resultan de lo más delicados.

Maceteros colgantes

Maceteros colgantes de macramé.
Maceteros colgantes / pinterest.es

Son todo un clásico, y seguro los veías en casa de tu abuela. Han vuelto para ofrecernos una selva en casa por todo lo alto. Son muy acertados si lo que buscas es crear un rincón de lectura lleno de vida.

Una estantería

Estantería de macramé.
Estantería / etsy.com

Al fin y al cabo es una artesanía, lo cual siempre le dará mucho encanto a los espacios que decores con ella. Además de los maceteros, el macramé también se puede utilizar de soporte para estanterías. Queda genial en una habitación en tonos neutros y combinada con fibras naturales.

Unos cojines

Cojines de macramé.
Cojines / modernmacrame.com

Los cojines de macramé están por todos lados, al igual que el resto de ropa de cama. Combínalos con otros de estampados y colores distintos y ponlos en el dormitorio o en el salón, sobre un sofá de algún color llamativo.

En el dormitorio

Cabecero de macramé.
Cabecero / pinterest.es

Como ves, se pueden hacer un montón de combinaciones para colgar en la pared, y con una pieza de macramé tan espectacular como esta no necesitarás ni siquiera un cabecero para tu cama.

¿Te gusta el macramé tanto como a nosotros? Atrévete a introducirlo en tu casa con pequeños detalles o a través de grandes piezas decorativas.