Maneras de reutilizar el tambor de la lavadora

24 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
En el mundo de la decoración hay que tratar de ser originales y buscar nuevas fórmulas. Una de ellas es a través de la reutilización del tambor de la lavadora, puede tener nuevos usos muy interesantes.

El ingenio de las personas puede llegar a puntos realmente sorprendentes. Por muy surrealista que pueda sonar, se han llegado a emplear elementos propios de los electrodomésticos para la decoración. Te mostramos algunas maneras de reutilizar el tambor de la lavadora.

Nada se desperdicia, de todo se puede extraer una utilidad. No cabe duda de que en el mundo de la decoración, a cualquier objeto se le puede dar un sentido estético o una funcionalidad.

La sensibilidad forma parte de las personas. Puede que algunas la tengan más desarrollada que otras, pero si se desea trabajar la decoración a través de elementos, como el tambor de una lavadora, se ha de tener capacidad artística, estética y sensibilidad.

Cualidades del tambor de una lavadora

Cualidades de un tambor de lavadora.

Es posible que te cuestiones sobre la relevancia estética de un producto como este. ¿Qué puede aportar al hogar? Lo primero que se debe tener en cuenta es qué función va a cumplir y qué significado queremos que tenga.

En primer lugar, lo que aporta el tambor es una originalidad realmente inusual. Transmite creatividad, es decir, algo diferente a lo que se puede encontrar en cualquier otro lugar.

El carácter alternativo de este tipo de elementos difiere de otros recursos decorativos que comúnmente están en las viviendas. Por tanto, se podría decir que se está tomando un rumbo vanguardista y rompedor.

Hablar de originalidad y creatividad es hablar de arte.

Reutilizar el tambor de la lavadora a modo de lámpara muy original

Tambor de una lavadora a modo de lámpara.
Lámpara tambor / manualidadesblog.com

Dado el diámetro que tiene un tambor de lavadora, y el amplio espacio que tiene en su interior, podría ser el espacio perfecto para convertirlo en una lámpara:

  • Lámpara colgante: se colgaría del techo con unos enganches y en suspensión. Simplemente, hay que colocarla donde se encuentre la bombilla. El propio tambor cumplirá la función de campana y acogerá la luz para dirigirla por el centro y por los orificios laterales.
  • Lámpara de pie: otra posibilidad sería colocándole una pata central o varias alrededor, para que sea un formato de pie. En este caso, habría que instalar una bombilla en el centro. El tambor debe quedar sustentado por las patas o unirse a una barra central.
  • Como farol: esta tipología es muy original. Puede colocarse directamente el tambor en el suelo con una luz en su interior. Es perfecto para el jardín, convirtiéndose en un farol muy interesante que atraerá la atención de tus invitados.

El tambor convertido en macetero

Macetero de un tambor de lavadora.
Macetero / reinventos.wordpress.com

Otra fórmula que puede servir para la decoración del hogar es reutilizar el tambor de la lavadora para un macetero. En el fondo, es bastante sencillo de hacer.

Se rellena el interior con arena. Los propios orificios laterales servirán para que transpire y salga el agua sobrante. En el centro se sitúa la planta.

Gracias al espacio interior, el tambor es un recipiente espacioso y perfecto para cualquier tipo de planta, incluso, para árboles pequeños.

Como mesilla para el salón

Mesilla con un tambor de lavadora.
Mesilla / is-arquitectura.es

Si realmente se quiere romper con los estereotipos, y se desea hacer un mueble innovador, el tambor puede convertirse en mesa. ¿Cómo puede hacerse?

  • Lo primero de todo es colocar un tablero circular ajustado a la superficie. Puede ser de madera o de cristal. En los bordes puede sobrar un poco, pero que no sea en exceso, para que se guarde, así, el equilibrio.
  • Al tener una puerta para abrir al interior, puede servir para guardar cosas. También puede cumplir la función de revistero si se desea.
  • Si ya de por si, el propio recurso es novedoso, si se pinta exteriormente, puede aportar una estética muy original, atractiva y en sintonía con el conjunto decorativo.

El tambor convertido en brasero

Agujeros del tambor de la lavadora.

Otra manera de reutilizar el tambor de la lavadora puede ser la de convertirlo en un brasero. En realidad, la propia estructura que tiene favorece la salida de calor al exterior. Por tanto, no se retendrá el calor, sino que se irradia hacia fuera sin ningún problema.

Existen dos tipos: de brasas o eléctrico. Lo importante es que quede bien protegido y que no pueda haber ningún peligro. El propio metal puede calentarse en exceso, por eso, es imprescindible que quede aislada la zona central.

Puede situarse bajo una mesa o simplemente en un espacio abierto. El tambor protegerá el brasero interno del exterior para evitar peligros.