Originales ideas para reciclar una cuna de bebé

Yamila Papa · 9 febrero, 2019
La idea de reciclar una cuna de bebé es más que tentadora cuando no sabemos ya que hacer con este mueble que se usó algunos meses.

Algunos padres precavidos compran una cuna que luego se convierte en cama, para que el niño la siga usando durante años. Pero si no ha sido tu caso, en el siguiente artículo te contaremos diferentes ideas más que originales para reciclar una cuna de bebé. ¡Sácale provecho a este mueble!

¿Cómo reciclar una cuna de bebé?

Tu hijo ha crecido y ya duerme en la cama. Si bien esto es una excelente noticia, surge la inquietud: ¿y ahora qué hacemos con la cuna? Algunos padres optan por venderla, otros la regalan a alguien que la necesite o la prestan a un familiar o amigo que tenga un bebé. Pero si quieres darle otra vida, y que siga en casa, te recomendamos las siguientes ideas para reciclar una cuna de bebé.

1. Mesa de juegos o de dibujo

Cuna como mesa de juego.
Cuna / ikeahackers.net

Es una idea más que original, simple y fácil de poner en práctica. Lo mejor de todo es que esta mesa de juegos se puede reconvertir en cuna cuando queramos. ¿Cómo se hace? Se retira el colchón y una de las barandillas laterales.

La base de la cuna se puede pintar con pintura para pizarra y utilizar las barandillas restantes para colgar objetos o incluso pizarras. Después se le coloca unas sillas -entran dos sin problema- para que los niños se sienten cómodamente. Excelente para que se entretengan jugando, pintando, leyendo, etc.

Podemos ir subiendo la altura de la cuna a medida que nuestros hijos crecen, y convertir lo que antes fue una mesa para pintar en un escritorio donde hacer los deberes de la escuela.

2. Para colgar mantas

Cuna para colgar mantas.
Cuna / i.pinimg.com

En este caso no se podrá reutilizar la cuna en el futuro, porque necesitamos desarmarla. Usaremos la parte de abajo o una de las barandillas. La podemos pintar como queramos. Se coloca en diagonal contra una pared y sirve, por ejemplo, para colgar mantas, toallas, sábanas, manteles o lo que queramos.

Incluso puede servir para una tienda, porque permite exhibir diferentes productos para que sea más fácil venderlos o recomendarlos.

3. Respaldo para la cama

Cuna como cabecero.
Cuna / pinterest.es

Para reciclar una cuna de bebé no necesariamente tenemos que usar todas las partes juntas. Una excelente idea es desmontar las barandillas y usarlas como cabecero para la cama. Las más pequeñas sirven para las camas de los niños y las más grandes para una cama de matrimonio.

4. Sillón

Cuna a modo de sofá.
Cuna / oui-oui.es

Esta es una idea para reciclar una cuna de bebé manteniéndola casi completa (perfecto para usar si esperamos otro bebé, o la queremos prestar). Le quitarás uno de los lados más grandes y colocarás un colchón y muchos cojines.

Será un lugar excelente para contarle un cuento a tu hijo, para que duerma la siesta en la sala o incluso como sofá para el jardín, balcón o terraza. En este último caso, te recomendamos que pintes la madera con un tratamiento impermeable. ¡Queda muy bonito en el recibidor o porche de tu casa!

5. Pizarra

Cuna a modo de pizarra.
Cuna / blog.bebeydecoracion.com

En este caso se necesita una cuna que no tenga únicamente barrotes, sino también una superficie sólida. Todo depende del diseño que hayamos comprado. Es tan simple como pintar con pintura para pizarra la parte del respaldo.

Podemos colgarla de una pared o bien usar la cabecera y la piecera para armar una pizarra de dos caras. En ese caso, las unes entre sí con cuerdas o cadenas. Quedan como un triángulo (se usan bastante en la entrada de tiendas o restaurantes).

6. Zona de juegos

Cuna a modo de zona de juegos.
Cuna / ecoinventos.com

Para este reciclado, la cuna no sufre casi ninguna transformación, o al menos ninguna que sea irreversible. Es muy simple: quitamos uno de los laterales largos y la damos vuelta, de forma tal que la base (donde va el colchón) se convierte en el techo.

Después colocamos una manta, un colchón o una lona en el suelo. Podemos decorar con los juguetes u objetos que queramos: cojines, una caja con libros, muñecas, coches, etc. La idea es que los niños usen ese lugar como un refugio, y que la parte superior sirva para guardar juguetes, ropa u otras pertenencias.

Hay muchas más maneras de reciclar una cuna de bebé de las que te imaginas. Solo es cuestión de pensar un poco y de darle una nueva vida a un mueble que solo se usa unos meses.