Sobrecubiertas para ocultar las portadas de libros viejos

Maite Córdova Vena·
Los siguientes proyectos de manualidades no solo son muy sencillos de realizar sino que quedan espectaculares en la decoración.
 

Muchas veces, cuando se acumulan libros viejos (y sobre todo, aquellas lecturas de la etapa escolar), luego no se sabe qué hacer con ellos. Pues bien, una buena forma de aprovecharlos a modo de objetos decorativos consiste en ocultar las cubiertas con sobrecubiertas. 

Desde hace algún tiempo, los libros se han incorporado a la decoración de diversas maneras. Esto dio pie a prestar atención a ciertos detalles tales como las propias características de cada ejemplar y, también, el modo de ordenarlos y los lugares más originales para ellos.

Por ejemplo, quienes quieren tener sus libros a la vista, pero sin alterar la paleta de color de la habitación, colocan los libros al revés; es decir, en lugar de dejar el lomo a la vista, se deja a la vista el corte delantero, las hojas.

Para no alterar la paleta de color, muchos esconden las portadas de sus libros.

A continuación te presentamos algunas ideas de solapas que puedes hacer tú mismo para darle un nuevo aspecto a tus libros y aprovecharlos como accesorios en tu decoración.

1. Sobrecubierta de papel marrón

Para conseguir un diseño súper sencillo pero, a la vez, moderno y sofisticado se puede recurrir al papel marrón para envolver paquetes. Este material da mucho margen a la hora de decorar porque admite que se le añadan todo tipo de detalles con pintura, rotuladores e, incluso, purpurina.

 

Materiales

  • Lápiz.
  • Tijeras.
  • Sellos de letras.
  • Washi tape
  • Regla de 30 cm o más.
  • Papel para envolver color marrón.

Pasos

  • Extender el papel y colocar el libro que se desea forrar en el centro. Tomar las medidas y señalar con lápiz la línea para recortar.
  • Cortar el papel de acuerdo a las dimensiones del libro. Se recomienda dejar cierto espacio con respecto a la línea de recorte: mejor que sobre papel a que falte.
  • Ajustar la nueva solapa al libro y, por dentro, colocar unos cuantos trozos pequeños de washi tape para mantenerla bien sujeta.
  • En caso de que se vaya a estampar el título original del libro, habrá que ordenar los sellos de letras que se van a utilizar. A continuación, se humedecen con tinta y se estampan, una a una, sobre el lomo.
  • En caso de que se trate de un texto escolar o de una novela que ya no guste, se pueden estampar títulos inventados, palabras como »serendipia», »querencia», »amor», »alegría» o bien, frases inspiradorasLa creatividad corre por cuenta propia.
  • Adicionalmente, se podría repasar las letras estampadas con un rotulador punta fina de un color metálico (plateado, dorado, cobre) o bien, blanco o negro.
Sobrecubiertas para libros hechas con papel marrón.
Foto cortesía de: ChloeMoorePhotography

2. Solapas con mapas

Este proyecto es perfecto para aprovechar todos aquellos mapas que se hayan ido recolectando a lo largo de los años en diversos recorridos turísticos.

Materiales

  • Regla.
  • Lápiz.
  • Tijeras.
  • Mapas de papel. 
  • Pegamento en barra.

Pasos

  • Extender bien los mapas sobre la mesa. En caso de que tengan algunas arrugas, se recomienda colocarles encima varios libros pesados durante 1 día entero para que alisarlos.
  • Tomar las medidas y cortar el papel de acuerdo a las dimensiones del libro. Se recomienda dejar cierto espacio con respecto a la línea de recorte: mejor que sobre papel a que falte.
  • Impregnar los bordes internos del mapa a la solapa con un poco de pegamento de barra y listo.

3. Sobrecubiertas impresas en papel

Hoy en día, hay muchos libros que incluyen sobrecubiertas de papel adicionales, para proteger mejor los libros. Sin embargo, también se pueden aprovechar para disimular las cubiertas de los ejemplares viejos. Eso sí, los libros deberán ser de dimensiones similares para que las sobrecubiertas encajen bien.

 

Materiales

  • Sobrecubiertas de otros libros.
  • Opcional: pegamento en barra o washi tape.

Pasos

  • Se retira la sobrecubierta del libro seleccionado y se coloca en el ejemplar cuya cubierta se desea disimular.
  • Se fija con un poco de pegamento o washi tape en la solapas.
Sujetalibros de madera.
Sujetalibros madera / handfie.com

Otros materiales

Para crear sobrecubiertas para libros, también se puede utilizar papel periódico, papel regalo, cartón blando, tela e, incluso láminas de goma EVA. Otra opción es mezclar dos materiales, por ejemplo, se puede forrar el libro con un papel y luego, añadírsele una faja en otro.

No obstante, lo más recomendable es mantener un diseño simple, para evitar recargar demasiado el aspecto de los libros.