Velas aromáticas: pasos para elaborarlas

Maite Córdova · 1 octubre, 2018
Se puede llevar la decoración de un espacio a otro nivel con los aromas de las velas. A continuación te contamos cómo fabricarlas. 

Las velas aromáticas son un elemento que genera mucho agrado, dado el buen olor que aportan a los espacios al encenderse pero también, por su aspecto, que puede ser más o menos artesanal, según el caso. Estas vienen a ser las razones principales por las que, muchas personas deciden incorporarlas en sus rincones.

Incluso cuando no se encienden, las velas decorativas se pueden disfrutar como objeto decorativo. Sobre todo cuando tienen algún color llamativo, textura o adorno adicional.

Si bien se pueden adquirir en tiendas de decoración, supermercados, y en varios lugares más, a veces, resulta conveniente elaborar nuestras propias velas aromáticas. La finalidad de esto es obtener un objeto completamente personalizado, según nuestras preferencias.

Velas aromáticas de parafina

Para elaborar nuestras velas aromáticas, primero debemos definir el número que queremos y, en función de ello, reunir los siguientes materiales, de acuerdo a la cantidad que nos hayamos fijado.

Vela de café y coco.

Materiales

  • Recipientes.
  • Plastilina escolar.
  • Mechas enceradas.
  • Cera Gv20 y Gv03.
  • Desmoldante para velas.
  • Esencia aromática (al gusto).
  • Colorante para velas (del color que se prefiera).
  • Moldes para velas (de la forma deseada: cilíndricas, cuadradas, etcétera).

Opcional

Elaboración

  • Se toma la cera Gv20 y la Gv03 y se funde a una temperatura no mayor de 85º C.
  • Una vez que la parafina esté completamente fundida, se retira del fuego. En este momento, se remueve un poco para conseguir que se funda e incorpore bien.
  • Se untan los moldes con un poco de desmoldante para velas. Hay que tener cuidado con no excederse porque el desmoldante podría manchar las velas.
  • Se colocan las mechas y, de inmediato, se procede a colocar un poco de plastilina en las puntas, para evitar que se salga la parafina.
  • A continuación, se procede a añadir la esencia aromática y el colorante, poco a poco. Cabe destacar que, mientras más colorante se añada, más intenso será el color de la vela.
Procedimiento para hacer velas.

  • Se remueven la esencia y el colorante, con movimientos lentos y envolventes, para que se incorporen a toda la parafina.
  • Se vierte un poco de parafina en los moldes y se dejan solidificar un poco.
  • Posteriormente, se vierte el resto de la parafina y se lleva al refrigerador durante unas 2 horas, aproximadamente.
  • Una vez transcurrido este tiempo, se procede a desmoldar las velas, con cuidado.
  • Finalmente, se corta la mecha sobrante.

A tener en cuenta

Cuando se fabrican velas aromáticas en casa por primera vez, lo más recomendable es optar por un diseño sencillo, y una vez se dominen las técnicas, se pueden elaborar velas más ornamentales o bien, con mayor cantidad de materiales.

Ahora bien, en lo que respecta a la esencia, se recomienda no añadir demasiada en caso de que se vayan a utilizar varias velas a la vez. La idea es dar un toque al hogar, no impregnarlo de un mismo olor, puesto que puede resultar abrumador.

Los aromas más buscados son: café, canela, vanilla, coco, eucalipto, lavanda y combinaciones de estos.

Velas aromáticas con cera de abejas

En lugar de recurrir a la parafina para elaborar las velas aromáticas, se puede recurrir a un sencillo ingrediente: la cera de abejas. La gran ventaja de utilizar la cera es que, incluso si se deja su color y aroma natural, el resultado seguirá siendo sumamente agradable.

Velas de cera de abeja.

Materiales

  • Una olla.
  • Tijeras.
  • Cera de abejas.
  • Cordón de algodón.
  • Un recipiente de cristal.
  • Un secador de cabello.

Elaboración

  • Dentro de la olla, se coloca un recipiente de cristal al baño de María para derretir la cera de abejas.
  • Se prepara la lámina y se recorta del tamaño deseado (cuanto más grande y ancha sea la lámina, mayor durabilidad tendrá la vela).
  • Se corta un trozo de cordón del tamaño de la vela y se baña en la cera derretida. Inmediatamente después, se pega a un extremo de la lámina. Es fundamental que el cordón quede bien pegado.
  • Se envuelve la cera de abejas en la lámina, a partir del extremo donde se encuentra el cordón de algodón. Durante este proceso, se aplica calor con ayuda del secador de cabello, para facilitar la manipulación de la cera.
  • Se procede a hacer la forma de la vela. Es necesario aplicar algo de fuerza para que quede bien compactada.
  • Se deja enfriar en el refrigerador un par de horas ininterrumpidas y listo.

Las velas aromáticas pueden colocarse en el salón sobre una mesa, la chimenea, o una repisa. Sin embargo, también pueden colocarse en el baño para añadir un toque agradable a este rincón del hogar.