3 ideas boho chic para decorar el dormitorio

Un estilo libre, rebelde, sin normas y con mucho colorido.

La decoración boho chic está ganando cada vez más adeptos. No puede estar más de moda. Y es que no paramos de ver dormitorios ambientados con motivos bohemios. Libre, sin normas, rebelde y sobre todo, con mucho colorido. Mezcla varios estilos, épocas y culturas dando un resultado que no puede ser más bonito y delicado.

No obstante, en este estilo es fundamental equilibrar los matices de los colores ya que juega con bastantes tonalidades. Si se consigue esto, lograrás crear un ambiente con mucho carácter y personalidad.

En el post de hoy te contamos algunas ideas para decorar tu dormitorio con una ambientación boho chic. Da igual si tu habitación es más grande o más pequeña. Este estilo se integra bien en todo tipo de cuartos. ¡Anímate con el boho chic!

1. Guirnaldas de luces

Las guirnaldas de luz consiguen que se genere esa calidez perfecta para que nuestro dormitorio tenga un encanto boho chic especial.

Una idea para conseguir un ambiente romántico es ubicar las luces sobre el cabecero o rodeando un espejo. Asegúrate de que las luces son de color blanco o amarillo. Las blancas ayudan a crear un ambiente más vintage y las amarillas aportan más calidez. Dependiendo de lo que quieras que transmita tu cuarto escoge unas u otras.

También podemos colocar las luces sobre láminas, fotos o cuadros. Si, por ejemplo, tienes fotos hechas por ti mismo, una gran idea es colocarlas sobre una cuerda con pinzas de madera. Como broche final añade las guirnaldas de luces sobre ellas. ¡No nos puede gustar más cómo queda!

Si no tienes sitio para colgar las luces no pasa nada. En estos casos, una buena opción es meter las luces en un bote vintage. Por la noche las podemos encender y quedarán genial. ¡Parecerá una lámpara!

Si quieres ser más original, puedes hacer formas o dibujos con las luces. Podrás hacer desde una estrella o corazón hasta algo más elaborado. ¡Es cuestión de creatividad!

Seguro que en Pinterest o Tumblr también hemos visto estas luces sobre baldas y estanterías. Si tenemos una zona con libros u objetos que queremos destacar, podemos colgar tiras de luces sobre ella.

Guirnalda de luces para dormitorio.

2. Tapices decorativos

En este estilo tendrás que cuidar mucho todos los detalles, sobre todo los textiles. Un elemento que nos encanta para estos dormitorios son los tapices con mandalas o de estilo étnico.

Las telas boho hippies no pueden estar más de moda. Ya sean para poner en la pared, como plaid sobre la cama, como alfombra, como cubre sofá e incluso como toalla para la playa. Y sí, no nos pueden gustar más. Dan vida al dormitorio y aportan ese ambiente chic en cualquier parte donde lo coloques.

Si quieres dar un rollo un poco más exótico y de color a tu cuarto puedes comprarlos con motivos florales o de estilo patchwork. Incluso se pueden combinar distintos tejidos. El ganchillo, el terciopelo, y el crochet son algunos de nuestros preferidos.

Una idea es coger la misma tela de los tapices y hacer cojines decorativos para poner sobre la cama o sofá. Si algo caracteriza a este estilo es la abundancia de cojines, almohadas y mantas. Así que no te cortes, y ponlos sobre tu cama.

De la misma forma, comprando diversos tipos de telas podemos hacer atrapasueños caseros. Este elemento sin duda, caracteriza las habitaciones más bohemias. Darás un punto místico/hippie a la estancia y además quedará genial.

Sin duda, los tapices de este tipo gozarán de gran protagonismo en tu dormitorio. Con ellos conseguirás dar a tu cuarto un aire más desenfadado y casual.  

Dormitorio bohemio con mandalas.

3. Cabecero de palés boho chic

El cabecero es una pieza fundamental para cualquier dormitorio. Y más aun en el estilo boho chic donde este da gran juego.

Una tendencia que no paramos de ver en esta última temporada son los cabeceros hechos de palés. Se puede hacer casi cualquier cosa con ellos sin que el dinero suponga gran problema.

Lo que tendrás que tener en cuenta antes de incluirlo es asegurarte que dispones del espacio suficiente para ponerlo. Suelen ser piezas que ocupan bastante espacio y no podemos arriesgarnos a que se quede todo apretujado.

Si tienes mano, puedes hacerlo tú mismo. Solo necesitarás unos cuantos palets y tornillos para agarrarlos. Cuando tengan la forma que deseas, bastará con echarle un poco de barniz para fijar y ¡listo!

Cabecero hecho con palés y guirnaldas.

Si tú también eres un espíritu libre y soñador, este sin duda es tu estilo. Atrévete a crear un espacio donde la única norma que se rija sea la tuya.

Categorías: Dormitorio Etiquetas:
Te puede gustar