3 ideas para decorar tu cama y que luzca siempre perfecta

Teresa Montes · 6 abril, 2018
Una cama bien decorada y presentada puede hacer que tu cuarto se vea de una forma completamente diferente.

Cómo decorar tu cama para que sea la gran protagonista de tu dormitorio. Es el elemento por el cual se distribuye la decoración de un cuarto. Una cama bien decorada y presentada puede hacer que tu cuarto luzca de una forma completamente diferente. Y más aun, en las habitaciones pequeñas donde la cama es casi el único mueble que hay.

En Pinterest, Tumblr o Instagram no paramos de ver dormitorios con camas perfectamente colocadas al detalle. Y claro, sentimos que la nuestra no queda de la misma forma. Pero no te preocupes. En el post de hoy te contamos algunos tips para que tu cama este siempre perfecta. Quién sabe, quizá sea la tuya la que podamos ver mañana.

1. Cojines por todos lados

Los cojines son los complementos por excelencia de una cama. Aportan elegancia y delicadeza, dependiendo lo que queramos transmitir con nuestra cama, claro. Pero, ¿cómo los podemos colocar para que estén bien en todo momento? Hay un montón de formas para colocarlos adaptándose a todos los gustos. A continuación te mostramos algunas de las normas básicas a la hora de ponerlos.

  • En la primera fila podemos ubicar verticalmente las almohadas que usamos para dormir. Servirán de apoyo para el resto de cojines y dará una sensación de ir de menor a mayor volumen.
  • En la segunda línea colocaremos dos o tres cojines con un tamaño más grande. Pueden ser cuadrados o rectangulares.
  • En la tercera fila, podemos añadir cojines que tengan una forma rectangular como los del principio o dos cojines pequeños separados entre sí.
  • Por último, la cuarta línea queda reservada para el cojín más grande de todos. El que creas que más puede lucir en la cama, ya que será el que se vea de primeras.

A la hora de colocar cojines no existe una norma clave. Lo importante es ordenarlos como más cómodo te sientas. No obstante, para generar un efecto visual de mayor amplitud, es recomendable que los cojines pequeños vayan delante.

En cuanto al número de cojines, dependerá de cómo de grande sean las dimensiones de tu cama. Si es pequeña no recomendamos que la llenes entera ya que puede parecer más pequeña aún. En este caso, con un par de ellos será suficiente. Pero aquí ya entra el gusto personal de cada uno. Fácil, ¿verdad?

Cabecero para cama con cojines

2. Las sábanas y fundas son la clave

Es importante elegir las telas adecuadas acorde a la estación del año en la que nos encontremos. El grosor no será el mismo si estamos en verano o en invierno.

Para las casas ubicadas en sitios más fríos, la mejor opción es colocar fundas nórdicas para decorar tu cama. Las podemos encontrar de todos los tipos y modelos que nos imaginemos. Hay un montón de tiendas donde las podrás encontrar a tu medida. Más oscuras, claras, combinando colores, con estampados…

También podemos optar por colchas en vez de fundas. Como por ejemplo las de tipo bouti. Esta última temporada han venido pisando fuerte y no nos pueden gustar más.

Colcha azul para cama.

Acierta con el color

Lo que siempre deberemos tener en cuenta a la hora de escoger la funda es que haya una armonía estética con el resto de elementos que conforman la cama, y el dormitorio en general. No podemos recargarlo demasiado ya que si no, conseguiremos el efecto contrario al deseado y no lucirá.

Por eso, intenta alejarte de los colores más llamativos y vibrantes. Si no sabes muy bien como combinarlos no te arriesgues. Este tipo de colores reducen visualmente el espacio, por lo que es mejor escoger tonos claros que den más luz a la estancia para decorar tu cama.

Si quieres conseguir una habitación más cálida opta por colores como el blanco, beige, azul claro. Estos van genial si tienes detalles en madera. Si por el contrario, quieres dar un toque más moderno y vanguardista a tu cuarto, elige tonos más grises o azulados.

Por último, un truco que hará que tu ropa de cama siempre luzca bonita y limpia es planchar las sábanas siempre. Hay gente a la que le da pereza porque total, después se arrugan. Pero no. Tener una cama con la funda sin arrugas hará que se vea más elegante. Obviamente, no siempre es necesario que vayas con la plancha a cuestas. Pero, cuando tengas visita o cuando estés haciendo limpieza es muy recomendable. Y si además, le echas una gotitas de tu perfume favorito aportarás un plus más que te hará no querer salir de la cama.

Eoble en conjunto con los cojines, almohadas y cabecero.

3. Coloca plaids para decorar tu cama

Una gran idea para que tu cama sea como una de las que aparecen en Tumblr, es colocar plaids. Para los que no los conozcan, estos son unas pequeñas mantas que se colocan a los pies de la cama. Por lo general, son suaves y ligeras para que no abulten mucho en la cama y combinen con el resto de los elementos del dormitorio. Se pueden colocar tanto en las estaciones más frías del año para aportar calidez al ambiente, como en las de más calor siempre y cuando sean finitas.

Puedes ponerla justo sobre los pies de la cama a la ancho y muy estirada. Esto dará un estilo más formal. No obstante, si te gustan más los ambientes más casual e informales una buena opción es ubicarlo a lo largo dejándolo caer ligeramente. 

En cuanto a su utilidad, lo podrás usar como un accesorio más o como manta para los días más fríos. En el mercado podrás encontrar una amplia variedad de ellos. De algodón, lana, pelo… ¡No sabrás cual escoger! 

Sin duda los plaids son una forma muy fácil y económica de cambiar por completo la estética de una habitación y conseguir un ambiente más relajado y acogedor a la vez que consigues decorar tu cama.

Tendencias 2018 en ropa de cama.

Hacer y deshacer la cama cada día no puede ser una excusa para no decorarla y ponerla bonita. Es importante que no reparemos en dedicarle el tiempo suficiente para dejarla perfecta.