5 consejos que te ayudarán a mantener ordenado el ropero

Pilar 11 julio, 2018
Descubre los mejores consejos para que tu ropero pase a ser un espacio ordenado en el que todos los elementos se encuentran con facilidad.

Mantener ordenado el ropero es todo un reto para muchas personas. Las prisas durante la mañana hacen que cojamos la ropa sin tener especial cuidado. Por la noche, llegamos cansados y lo que menos nos apetece es ordenar el ropero. Para que esto no ocurra a continuación te mostramos los mejores tips que te ayudarán a mantenero perfecto. 

Como vas a ver, lograr un ropero ordenado es una tarea sencilla. Tan solo hay que seguir los pasos que a continuación te explicamos. La tarea más difícil llega después, cuando debemos ser capaces de mantener el orden y no volver al estado anterior.

1. Guarda en cajas todo lo que no utilices

¿Por qué guardar en el ropero ropa que ya no nos ponemos? Está pasada de moda, hemos cambiado de talla o simplemente ya no nos gusta. En cambio, sigue ahí ocupando un espacio considerable que podría estar destinado a guardar otros objetos más útiles.

Es por ello que lo primero que te recomendamos es que saques de tu armario ropero toda la ropa que ya no utilizas. Puedes guardarla en cajas en un altillo o en alguna parte del ropero en la que no moleste. Otra opción es donarlo para que otras personas puedan sacarle partido a la ropa que ya no utilizas.

Con este simple gesto conseguirás liberar espacio de tu armario ropero y encontrar la ropa que utilizas más fácilmente.

2. Una percha especial para fulares

Los fulares son uno de los accesorios que nunca acaban de tener su sitio cuando intentamos mantener el orden. Además, se caen de las perchas con facilidad y siempre contribuyen a crear desorden.

Percha con ganchos para fulares.
Fuente: Pinterest

Nuestra recomendación es que cojas una percha y le añadas en la parte inferior diferentes anillas. Después, en cada una de las anillas introduce un fular. Así podrás tenerlos todos ordenados y ubicados en el mismo sitio. Lo mejor de todo es que cuando vayas a coger uno los demás no se caerán.

3. Organizador de joyas y bisutería

Lo habitual es guardar tanto las joyas como la bisutería en cajitas. Al final tenemos un montón de estas pequeñas cajas que tenemos que ir abriendo de una en una hasta que encontramos el accesorio que deseamos ponernos. Peor es todavía cuando las cajas acaban perdiéndose y no logramos encontrarlas.

Para que esto no ocurra te recomendamos que guardes las joyas y la bisutería en el ropero. Compra una funda especial para estos accesorios. Son muy económicas y prácticas, y lo mejor de todo es que te van a encantar. Estas fundas tienen una percha en la parte superior, por lo que se pueden colgar y no ocupan nada de espacio.

En su interior cuentan con divisores de diferentes tamaños para que quepan perfectamente todo tipo de accesorios. Como son transparentes, todos están a la vista y se encuentran con un simple vistazo. 

4. Ganchos en las puertas

Si tu armario ropero es demasiado pequeño y necesitas mantener el orden tenemos la solución. Coloca ganchos en el interior de las puertas y podrás tener colgadores extra que permanecerán totalmente ocultos y serán muy estéticos.

Estos colgadores son perfectos para guardar corbatas, gorras, sombreros o collares. Encontrarlos será muy fácil porque los verás al abrir el armario.

5. Separadores para la ropa interior

El cajón de la ropa interior se suele desordenar fácilmente. Para que esto no ocurra te recomendamos que compres separadores flexibles. Estos separadores los puedes colocar a tu gusto y según tus necesidades. Son muy económicos y los puedes encontrar en diferentes colores y materiales.

De este modo, la ropa interior estará siempre ordenada y solo tendrás que dejarla en su sitio cuando la tengas que recoger limpia. Si tu cajón es lo suficientemente grande también puedes utilizar los separadores para guardar bikinis y trajes de baño. 

Separador para cajones de IKEA
Fuente: Pinterest

Finalmente, lo más importante es que seas capaz de mantener el orden que has creado. De lo contrario, pasados pocos días el ropero volverá a estar desordenado y el trabajo no habrá servido para nada. Acostúmbrate a dejar los diferentes elementos en el mismo lugar del que los cogiste nada más quitártelos. Esta es la única forma de mantener el orden y así poder encontrar todo lo que has guardado fácilmente.

Te puede gustar