6 trucos para decorar una habitación al estilo zen

15 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la técnico en Decoración de Interiores 3D Sonia Budner
Hoy te mostramos cómo conseguir armonía y equilibrio perfectos en tu dormitorio a través del estilo zen

No hay nada como nuestra propia casa a la hora de encontrar paz y tranquilidad en estos tiempos estresantes en los que vivimos. Por este motivo, el estilo zen se ha convertido en una elección tremendamente popular y en una tendencia que arrasa. Hoy veremos cómo decorar una habitación al estilo zen.

El termino japonés zen se refiere al arte de la meditación, y en el diseño de interiores significa armonía, equilibrio y relajación. De hecho, el zen no es tanto un estilo decorativo, si no una manera de organizar nuestros espacios haciendo que compense la carga de estrés.

Puedes empezar a aplicar estos sencillos pasos en tu propia casa y con tu decoración actual. Este estilo solo requiere de algunas pautas y de algo de intuición. Muchas de las cosas que ya tienes en casa pueden ser utilizadas, y muchas otras encontrarán por fin su camino fuera de tus habitaciones. Vamos a verlo.

1. Habitación al estilo zen: los colores de la tierra

Casas de estilo zen.

Los colores del estilo zen son tonos naturales que evocan la tierra, las raíces, los orígenes… Utilizaremos en especial los colores naturales en tonos suaves, como los tonos piedra, el piel de topo, los grises, los beiges rosados y el blanco.

Muy importante es conseguir una armonía cromática entre todos los elementos decorativos y la continuidad visual en las paredes, los muebles y el suelo. Esto se consigue combinando elementos del mismo tono o jugando con la degradación de nuestro color favorito.

2. El efecto de suavidad en los suelos

Dormitorio zen.

La madera es casi imprescindible para lograr el efecto deseado en una habitación al estilo zen, especialmente los suelos de maderas claras o blanqueadas. Así mismo, cubrir nuestro suelo de madera con una mullida alfombra de lana termina de darles una magnifica sensación y confort.

Pueden ser una o varias, siempre y cuando nuestras alfombras sigan las pautas de materiales naturales y colores acordes con el resto de la decoración. Si elegimos las alfombras en tonos piel de topo, grises o beige, mayor será el efecto visual que queremos conseguir.

3. Telas ligeras y naturales

Telas ligeras en un dormitorio zen.

Los tejidos de nuestra habitación al estilo zen deben ser naturales, a ser posible de calidad y en los mismos tonos que hayamos elegido. Las cortinas son especialmente interesantes en este tipo de decoración, ya que proporcionan intimidad y sensación de refugio particular.

Elegirlas sencillas y a juego con el resto de los textiles de la habitación, como la ropa de cama. Si queremos darle un toque más sofisticado, podemos combinar las cortinas con persianas modulables que filtran la intensidad de la luz a nuestro antojo.

4. Muebles sencillos y naturales para una habitación al estilo zen

Mobiliario de un dormitorio zen.

Los muebles de estilo zen son de líneas puras y simples que se alejan de cualquier detalle u ornamento exagerado. Pueden servirnos muchos de los armarios o muebles que ya tenemos en casa, siempre que los pintemos o barnicemos a juego con el color base que hayamos elegido dentro de la paleta de color de estilo zen.

Lograremos una sensación de equilibrio importante manteniendo las dos mesitas de noche decoradas de la misma forma y jugando con los efectos de simetría. Debemos huir de lo excesivo, ya que este es un estilo muy minimalista. Hay que evitar llenar la cama de cojines y enfocarnos en el confort de las almohadas de diferentes tamaños.

5. Plantas y aromas naturales

Plantas para un dormitorio zen.

Un par de plantas verdes son perfectas para darle un toque extra de relajación a nuestra habitación al estilo zen. Pondremos especial cuidado en no elegir plantas con flores excesivas. Las plantas verdes, los bonsáis, los terrarios colgantes o como mucho alguna orquídea son las elecciones adecuadas para este estilo.

Las velas aromáticas, los inciensos de buena calidad y los aceites esenciales son un must en el estilo zen. Podemos combinar los aromas más suaves y relajantes para el momento de ir a descansar con otros más vigorizantes, perfectos para la hora de despertar y prepararnos para nuestro día.

6. Fuera el desorden y las perturbaciones electrónicas

Habitación de estilo zen.

Entramos en la parte más relativa a la energía con la que vamos a llenar la atmósfera de nuestra habitación al estilo zen. Debemos reducir los accesorios al mínimo y retirar del dormitorio todo lo que sea imprescindible. El objetivo es lograr una sensación de orden y limpieza inmediatos.

Otra pauta que debemos tener en cuenta para mantener este espíritu zen es evitar el cableado y las conexiones excesivas en la habitación. No hace falta renunciar a un televisor frente a la cama, aunque la norma nos obliga a colocarlo dentro de un mueble que podamos cerrar cuando no estemos utilizando el televisor.

¡A disfrutar de nuestra habitación al estilo zen!

Dormitorio de estilo zen.

Como ves, en realidad este es un estilo bastante sencillo de plasmar y que nos encanta. Solo necesitas un poco de pintura, algunos textiles nuevos, deshacerte de todo lo innecesario y regular un poco la luz de tu habitación. Todo esto, junto a pequeños ajustes en tus aparatos electrónicos y unas velas aromáticas, hará que tu habitación al estilo zen esté lista.