Camas minimalistas: ángulos y colores

Yamila Papa · 5 septiembre, 2018
Las camas minimalistas nos permiten crear un efecto perfecto en una habitación que sigue el precepto de este estilo decorativo: ‘menos es más’.

El minimalismo es un estilo decorativo que se puede adaptar a cualquier ambiente y, por supuesto, muebles que tengamos en casa. En este caso, las camas minimalistas, como su nombre lo indica, tienen un diseño ‘compacto’ y muy ligero.

Por esta razón, las camas minimalistas son perfectas para amantes de esta corriente. Te contamos más sobre ellas en el siguiente artículo.

Camas minimalistas: elegancia y decoración

Cuando pensamos en una habitación minimalista las premisas son: pocos muebles (todos con líneas rectas) y colores neutros y claros. Además se espera que cuenten con una buena iluminación -mejor si es natural- y que no haya nada demasiado ‘ostentoso’ o muy decorado, tampoco que no tenga una función específica.

Decoración minimalista.

En cuanto a las camas minimalistas, son la mejor opción si quieres que tu cuarto quede ‘limpio’ y ordenado, sin cosas por todos lados y con más posibilidad de descanso. Claro, porque una de las razones por las cuales quizás no concilias el sueño o no duermes bien… ¡Es porque hay muchas cosas en tu habitación! Ten en cuenta los siguientes consejos antes de elegir una:

1. El diseño sí cuenta

En la decoración minimalista se sigue la máxima de ‘menos es más’ por lo cual, las camas que mejor combinan son aquellas que donde no se ve demasiado. ¿Qué quiere decir? Que no hay cabeceras con repujados ni con caños decorados, por ejemplo.

Las camas minimalistas son similares a las que se usan en tierras orientales, muy simples y básicas. El diseño de la habitación debe estar en armonía con ellas.

2. Prefiere camas contra la pared

La forma de la cama minimalista es igual que en cualquier otro estilo, es decir, rectangular. Pero en este caso, se recomienda colocarla contra una de las paredes, para que no ocupen espacio en el centro de la habitación.

Pero también para crear un efecto más que original e interesante: que parezca que la cama está suspendida en el aire o volando. Esto se debe a que el diseño de las camas minimalistas tienen las patas más hacia el centro y por lo tanto no se ven desde el borde.

3. Construye tu cama con palés

Si quieres una habitación minimalista y te encanta el DIY, una excelente manera de lograr el efecto deseado es… construir tu cama con palés. Es muy fácil y te encantará cómo queda, sobre todo si no tienes problema de dormir muy cerca del suelo.

Básicamente tienes que conseguir cuatro palés completos. Luego los lijas y pintas del color que más te guste (o al menos con barniz para que duren más las maderas y tenga un acabado bonito). Cuando se seca es tan simple como colocar el colchón encima. ¡Y a dormir se ha dicho!

Algunas personas además le agregan tiras de luces LED debajo para dejar encendidas por la noche, otras construyen también el respaldo con un palé cortado por la mitad o las mesas de noche con medio palé a cada lado de la cama. Deja volar la imaginación y obtén tu cama soñada.

Habitación hecha con palés: cabecero, estantería, somier, lámpara y mesillas.

4. Dile adiós a los cojines

Como ya debes de saber, el diseño minimalista trata de eliminar al máximo los objetos que ‘estorban’. Uno de los más molestos en la habitación son los cojines de decoración que solo sirven para hacernos perder el tiempo cuando queremos acostarnos.

Solo deja la almohada que usas para dormir y en el caso de que emplees alguno extra para leer o mirar televisión tendrás que guardarlo en el armario o en un cajón especial que puedes armar debajo de la cama.

5. Determina la gama de colores

Para una habitación minimalista, el blanco es el color ‘estrella’ aunque también puede haber otros tonos (te recomendamos que no sean más de tres en el mismo espacio). Algún detalle en marrón o en negro, un poco de verde manzana o gris, o quizás apostar por una pared pintada de color oscuro es suficiente para crear el efecto deseado.

Lo mejor de las camas minimalistas es que quedan muy bien y nos dan una sensación de modernidad y tranquilidad en la habitación. No hace falta gastar mucho dinero para tener una ya que la puedes hacer tú mismo, pero para que cumplan su cometido, es fundamental que el resto de la decoración acompañe.

Parga, N. (2010). Dormir Bien. Consejo Editorial de Educación Pública Del Royal College of Psychiatrists. https://doi.org/10.1517/13543784.7.5.803