Cómo dar un toque sexy a tu habitación sin perder estilo

Estefany Hurtado · 13 julio, 2018
¿Quieres darle un toque sexy a tu habitación sin perder el estilo? Aquí tienes algunas ideas para hacerlo de forma fácil y sencilla.

Dar un toque sexy a tu habitación es una buena forma de renovarla y de sentirte mejor en tu espacio personal. Esto lo puedes hacer de forma esporádica, por ejemplo, para un aniversario. Pero no significa que tu habitación no pueda ser sexy por largas temporadas.

El ser humano tiende a caer en la monotonía: trabajo-casa-niños-trabajo. Por ello, es importante romper esa rutina con pequeñas acciones. Una de ellas es renovar el estilo de tu habitación.

La habitación es una de las zonas de la casa más importantes. Es un espacio íntimo, personal, en el que ocurren muchas cosas. Con las prisas y con el paso del tiempo no valoramos este espacio, sencillamente, porque lo vemos igual todos los días del año.

Sin embargo, nuestro dormitorio también necesita salir de la rutina y, sobre todo, ser cuidado. El beneficio será para nosotros mismos, que disfrutaremos de una habitación mucho más acogedora, sugerente e íntima.

Por ello, en el artículo de hoy te damos algunas claves para dar un toque sexy a tu habitación pero sin perder estilo.

Sexy sí, grosero no

Muchas personas se pueden asustar al leer que una habitación puede ser sexy. No necesariamente nuestra habitación se va a parecer algo exagerado, simplemente se trata de darle un toque diferente y sugerente, sin llegar a ser vulgar. Así que no te preocupes porque las ideas que te vamos a dar van a hacer de tu habitación un lugar más bonito y especial.

Cómo decorar una habitación de forma sexy

La ropa de cama

En cualquier estancia los textiles son importantes, ya que son elementos que están directamente en contacto con nuestra piel. Para dar un toque sexy a la habitación, te recomendamos que cambies la ropa de cama que tienes por sábanas de seda o satén. Además de que a la vista son preciosas y aportan elegancia y brillo a la habitación, también son suaves al tacto.

Sábanas de satén

La importancia de la iluminación

La iluminación es un aspecto fundamental para dar un toque sexy a tu habitación. Además de la iluminación principal, te recomendamos que tengas lámparas de mesa o de pie que te sirvan como iluminación de ambiente.

Recuerda que para la iluminación de ambiente es mejor la luz cálida. También te puede ayudar colocar pantallas a las lámparas en colores cálidos.

Las velas son otra fuente de luz que no pueden faltar en tu habitación de toque sexy. Eso sí, colócalas en lugares poco habituales como el baño, si tienes baño en la habitación. Si no, en la cómoda o mesa de noche también quedan genial.

Los espejos

Los espejos también pueden ayudarte a crear una habitación más sexy. Además de aportar más luminosidad y amplitud a la habitación, suponen un campo de visión reflejado que te encantará. Puedes colocarlos en la pared o de cabecero.

El espacio central: la cama

Para dar un toque sexy a tu habitación pero a la vez añadir un poco de romanticismo, una cama con dosel es la opción perfecta. Si, además, las cortinas son semi transparentes, mejor que mejor.

Los accesorios de cristal

Los elementos decorativos de cristal también nos pueden ayudar a dar un toque sexy a la habitación. Puedes añadir este material en pequeños elementos o puedes dar un paso agigantado.

Si eres atrevido y cuentas con baño en la habitación, una forma de separar ambas estancias es tirando los tabiques de cemento y colocando un cerramiento acristalado con perfiles.

Para añadir un poco de intimidad al cuarto de baño pero sin tapar totalmente el espacio, puedes utilizar cristal translúcido.

Un mueble especial

Para finalizar con los consejos para conseguir dar un toque sexy a la habitación te proponemos que te olvides de las sillas en la habitación o las butacas que, a lo mejor, tienes. Un mueble muy especial que sin duda alguna dará un toque sexy a tu habitación es un diván.

Un diván es un tipo de mueble alargado y generalmente sin respaldo en el que cómodamente se puede acostar una persona. Si además éste está tapizado en terciopelo, mejor.

Como ves, existen pequeños gestos que pueden hacer de tu habitación un lugar más especial, íntimo y sexy. Otra de las recomendaciones es que añadas elementos que desprendan una agradable fragancia que envuelva toda la estancia. Por ejemplo, difusores, mikado de olor o aceites esenciales.