Reto dormitorio pequeño: cómo lograr que sea bonito, práctico y acogedor

Mónica Heras Berigüete · 17 diciembre, 2018
Si tu sufres de un dormitorio pequeño, ha llegado el momento de transformarlo en un templo del descanso con algunos consejos. ¿Listo para el gran cambio?

Los espacios de las casas modernas tienden a ser mini, atrás quedaron esos grandes dormitorios en los que había espacio para la cama, la cómoda, el armario y hasta un sillón orejero en el que sentarte a leer antes de acostarte. Ahora, los metros escasean y la mayoría de nosotros tenemos un dormitorio pequeño que nos encantaría que luciera como el de las revistas de decoración. Pero ¿es esto posible? ¡Claro! Y nosotros te lo vamos a demostrar.

Un dormitorio pequeño y de revista

Los dormitorios no solo son para dormir, sino también para vivirlos. Los metros no tienen por qué ser un impedimento para disfrutar de las mañanas de domingo arropados, de los desayunos en la cama y de las noches de lectura.

Toma nota y convierte tu dormitorio pequeño en un lugar lleno de encanto y con un sinfín de posibilidades.

Muebles a medida

Estantería pequeña.

Si tienes problemas de espacio, los muebles a medida son la mejor solución. Los podrás diseñar de tal forma que te den todo lo que necesitas. Puedes crear una librería alrededor del radiador, o rodear tu cama con un arco de obra repleto de baldas en las que almacenar y decorar… Sé consciente de tus necesidades y dales forma.

Utiliza la altura

Unido al punto anterior, sácale todo el partido a la altura utilizando muebles que suban por las paredes. Los dormitorios pequeños necesitan soluciones prácticas, y valerse de estanterías o armarios volados es una de ellas.

Puertas correderas

Puertas correderas.

Si a tu armario le pones puertas correderas, ahorrarás centímetros valiosos. No será necesario que dejes espacio para poder abrir las puertas y son mucho más versátiles y flexibles.

Con que dejes un metro entre el armario y la cama, será más que suficiente. Tienen el pero de que no puedes abrirlo de par en par, pero sin duda alguna ganarás en espacio, que es de lo que se trata.

Soluciones creativas

Mesilla cajonera.
Mesilla cajonera / pinterest.es

A grandes problemas, grandes soluciones. Si necesitas rascar centímetros por aquí y por allá, piensa en alternativas diferentes. Tal vez, no tengas espacio para la clásica mesita de noche, pero no tienes por qué prescindir de ella. Puedes ponerlas voladas, usar el cabecero o reducir su tamaño.

¿Y el armario? Si no puedes poner una puerta corredera, quítalas y opta por colocar unas cortinas. Si eliges una tela bonita y a juego con la ropa de cama, tendrás un dormitorio muy práctico y divertido.

Colores suaves

Colores suaves.

Cuando hablamos de espacios reducidos, los colores neutros son los que mejor funcionan, puesto que aportan más amplitud y luminosidad. Puedes añadir detalles a través de los objetos decorativos o de los textiles en lavanda, azul, rosa o verde, darás calidez y estilo.

Paredes

Cuadros para el dormitorio.

Un dormitorio pequeño no debería estar saturado, por lo que las paredes piden un poco de aire. Aquí tienes dos opciones, o el papel pintado en la pared principal con motivos sutiles y en colores claros, o hacer alguna composición con cuadros pequeños y marcos delicados.

Si quieres pintarla de algún color, conviene que sea de algún tono azul y huye de la gama más intensa, puesto que provocará mucho ruido visual.

Espejos

Ubicación del espejo en el dormitorio.

Los espejos colocados estratégicamente dan la sensación de amplitud. Si tu dormitorio es pequeño, puedes colocar un gran espejo apoyado sobre el suelo. Además de hacer que el espacio se vea más grande, la luz se multiplica; con lo cual, matarás dos pájaros de un tiro.

Canapé

Es la opción perfecta si tienes problemas de espacio y, por lo tanto, de almacenaje. Ten cuidado y no metas en el canapé cualquier cosa, tampoco se trata de usarlo como un agujero sin fondo. Lo mejor que puedes hacer es guardar dentro de él la ropa de cama, las toallas o incluso la ropa del cambio de estación.

Cortinas blancas o arena

Decoración de dormitorio IKEA

Deja el colorido para los textiles de la cama o para las paredes, porque si lo que quieres es dar un poco más de amplitud al dormitorio, lo mejor es que pongas cortinas blancas o en tonos muy claros (arena, blanco roto, beige, gris claro, hueso, etc.).

Con estos tips indispensables, tu dormitorio pequeño pasará a convertirse en un lugar mucho más bonito, más práctico y más acogedor, lo que se traducirá en un plus de espacio. Recuerda: los colores claros, los muebles a medida y un espejo harán maravillas por tu decoración.