5 razones inteligentes para cubrir una piscina

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 8 abril, 2019
Cubrir una piscina es una tarea fundamental por muchas razones que te explicamos a continuación. Seguro que después de leer estos motivos no tardas en encargar una lona para tu piscina.

Cubrir una piscina es un tema que suele generar debate. Algunas personas lo tienen muy claro y creen que conlleva multitud de ventajas. En cambio, otras no son tan partidarias de esta medida y prefieren disfrutar de su piscina al aire libre.

Nosotros pertenecemos al primer grupo, si tú no, aquí te traemos nada más y nada menos que 5 razones por las cuales merece la pena cubrir una piscina.

Después de leerlas, seguro que te vuelves a plantear la opción de cubrir tu piscina. No te puedes llegar a imaginar hasta que punto vas a ahorrar tiempo, dinero y comodidad.

1. Evita que entre suciedad

Lona de piscina.

Con la instalación de una simple lona se logra cubrir una piscina de forma eficiente frente a la suciedad. La mayor parte de la basura que limpiamos del fondo de la piscina proviene de los árboles cercanos y del propio suelo del jardín. Los pájaros y algunos insectos también contribuyen a acumular residuos.

Si instalas una lona, toda la basura que suele acabar flotando en tu piscina estará sobre la lona y el agua se mantendrá limpia. Tan solo tendrás que retirar la lona con cuidado de modo que la basura no caiga a la piscina. Si esto ocurre, la lona no habrá servido para nada.

Algunos modelos de lonas no ajustan de forma muy efectiva en las esquinas de la piscina y permiten que entre una cantidad mínima de residuos. Esto sucede en los modelos más económicos. Por lo tanto, deberás evaluar si merece la pena gastar menos dinero y que entre un poco de suciedad, o por el contrario, hacer un desembolso mayor y garantizar la limpieza.

2. Las lonas para cubrir una piscina son muy económicas

Lonas estéticas para las piscinas.
Lonas estéticas / abrisud.es

Si el motivo para no cubrir una piscina es el precio de las lonas, debes saber que esa excusa no tiene sentido. En cualquier tienda de elementos de exterior podrás encontrar una gran variedad de precios y modelos.

El precio final dependerá de las características de la lona y del tamaño de la piscina. De todos modos, podrás encontrar modelos por bastante menos de lo que crees.

Además, cada vez más lonas incluyen sistema de recogida. Se trata de un tubo apoyado sobre unas patas que permite enrollar la lona con facilidad. No solo ahorrarás tiempo, sino que también tu lona estará bien guardada y no habrá pliegues ni arrugas.

Si el dinero no es un problema, existen opciones de gama alta muy estéticas. Láminas de madera o imitaciones de césped o baldosa son solo algunos de los ejemplos. Decorar una piscina y protegerla al mismo tiempo es posible.

3. Cubrir una piscina aumenta la seguridad de tu jardín

Cubrir piscinas con lonas.

Una de las razones más importantes por la cual debes cubrir tu piscina es la seguridad. Este aspecto cobra especial relevancia en el caso de que tengas hijos pequeños. Si es así, seguro que siempre tienes que estar vigilando cuando salen al jardín, o tienes miedo de que correteen alrededor de la piscina.

Cubrir una piscina es una forma muy eficiente de aumentar la seguridad en tu hogar. Además, debes tener en cuenta que la piscina puede llegar a ser realmente peligrosa, tanto si se encuentra llena, como si está vacía. Es por ello que debe estar protegida para evitar todo tipo de incidentes que puedan llegar a surgir.

4. Te ahorras parte del mantenimiento

Lona recogida.

Cuando una piscina está cubierta, se encuentra protegida frente a los agentes externos: el agua, el sol o el viento. Con el paso del tiempo, la piscina se va deteriorando, y especialmente la pintura. Con la instalación de una cubierta lograrás mantener tu piscina en condiciones óptimas por más tiempo.

Si lo piensas desde esta perspectiva, te darás cuenta de que gastar dinero en una lona es una inversión. Esto es debido a que al mismo tiempo lo estarás ahorrando en pintura y otros productos químicos necesarios para el mantenimiento de la piscina.

5. Minimizas gastos

Ahorrar al cubrir la piscina con una lona.

Cubrir una piscina también es una forma de reducir gastos. Es importante estar concienciados acerca del uso responsable del agua. Esta forma de pensar es totalmente compatible con el disfrute de la piscina. Si no te lo crees, vamos a explicarte cómo.

Cubrir la piscina con una lona cuando no estemos haciendo uso de ella, y especialmente durante las horas de más calor, evita la evaporación. Con el paso de los días, podrás apreciar como no es necesario reponer el agua que se va perdiendo, o al menos no hacerlo en tanta cantidad.