Claves para planificar bordillos y caminos en tu jardín

Este artículo fue redactado y avalado por la interiorista Goretti Ayubes
3 julio, 2019
¿Te gustaría proyectar bordillos y caminos en tu jardín y no sabes por dónde empezar? ¡No te preocupes!. Sigue estos consejos y podrás conseguirlo. ¡Verás que no será complicado!

Te vamos a dar algunas claves para planificar bordillos y caminos en tu jardín. Ambos son elementos muy útiles, además de ser decorativos, también tienen funciones muy específicas.

Bordillos funcionales

Aunque su utilización en la mayoría de los casos es ornamental, en muchas otras ocasiones resultan imprescindibles para aguantar materiales como grava o tierra.

Los bordillos siempre logran un acabado perfecto en los jardines. Pero independientemente de esta cuestión estética, permiten que los bordes de los suelos duros no se rompan o se hundan. A su vez, también logran que en macizos de flores la tierra que se utiliza no se salga.

Materiales distintos para planificar bordillos y caminos en tu jardín

Bordillo en el césped de un jardín.

Los bordillos se pueden construir con losetas, ladrillos de canto o piezas de hormigón. Los troncos, estacas y las traviesas de madera son otras opciones cada vez más utilizadas en jardines. Su efecto rústico e informal les confiere un atractivo especial.

Colocación y formas

Bordillo de cemento recto.

Hay diversas formas de colocar los bordillos. Disponerlos de una manera u otra logrará un efecto estético diferente. Así, por ejemplo, los ladrillos pueden colocarse de varias formas: dentados, con cortes en diagonal o con remates redondeados.

Asimismo, las estacas de madera pueden colocarse una junto a otra o en diagonal, ofreciendo resultados muy interesantes. Una opción muy económica es el bordillo de alambre que se fija clavándolo en la tierra.

Bordillos naturales

Arbustos boj.

Otra opción igualmente válida es el bordillo natural hecho con plantas. En estos casos, se recomienda utilizar arbustos bajos, como por ejemplo, el boj o la lavanda, que pueden recortarse fácilmente. Este tipo de bordillo queda muy bien junto a un camino.

Caminos bien planificados

Las funciones básicas de un camino son unir y distinguir dos zonas. También tiene un alto componente estético, ya que puede realzar un objeto, un árbol o cobertizo al final de un jardín.

Además de pasear por ellos, evitan el deterioro del césped, arriates y macizos. Aunque no existen medidas estándares en cuanto al ancho de los caminos, el mínimo para que transite una persona debe ser de 35 cm, y de 80-100 cm para que lo hagan dos.

Boceto previo

Boceto de un jardín.

El paso previo a la construcción de un camino es proyectarlo en un papel, lo que también servirá para calcular el material que se necesitará para poder construirlo.

Se puede, por ejemplo, hacer pruebas sobre el terreno con un par de cuerdas atadas o pequeñas estacas o piquetes. En caminos rectos, las cuerdas se tensan, mientras que en caminos curvos, las cuerdas mantendrán las curvas.

Utilidad y estética antes de planificar bordillos y caminos en tu jardín

Camino japonés para el jardín.
Camino japonés / youtube.com

En muchas ocasiones, el jardín requiere combinar vías útiles con otras más estéticas que adornen las zonas verdes. Las vías principales, como las que conducen a la calle o el garaje, por ejemplo, deben ser consistentes y no demasiado largas. Las secundarias pueden trazarse de diferente forma.

Se considera vial secundario a aquel que no es una zona de paso imprescindible. Destacan los siguientes:

  • Caminos japoneses. Están muy de moda hoy en día. Para su construcción se utilizan losas de pizarra o rodeno que se colocan dejando una separación entre una y otra pieza.
  • Sendas de arena. Se recomiendan en zonas secas con pocas lluvias.
  • Caminos de grava. Son fáciles de cuidar. Será necesario la utilización de herbicidas para evitar el crecimiento de malas hierbas.

Escoger el material

Materiales para un camino de jardín.

A la hora de decidir el material necesario para construir un camino, hay que tener presente varios aspectos: los materiales existentes en la zona, el estilo de la casa, el nivel de formalidad del jardín, el presupuesto disponible y las características específicas de cada tipo de material.

Independientemente de estos factores, los materiales de un camino siempre deben ser prácticos, de fácil mantenimiento y de alta durabilidad. Es importante que se valore su comportamiento frente al agua, ya que no debe acumularla en exceso y tampoco debe resbalar.

Como ya se ha apuntado anteriormente, una clasificación de materiales distingue entre pavimentos duros y blandos. Entre los primeros se encuentran los ladrillos, la pizarra, la laja, los mármoles y granitos… Los suelos blandos más utilizados son la corteza, la gravilla y las rodajas de madera.

Plantas adecuadas para planificar bordillos y caminos en tu jardín

Margarita de los prados.

Las especies rastreras son muy adecuadas para las juntas de las piezas de un camino. A la hora de plantarlas se debe tener presente que en las zonas más transitadas su crecimiento será menor que en aquellas menos usadas.

Se recomienda que, de todas las especies disponibles, se evite escoger las que forman matas muy gruesas para no tropezar. Algunas variedades muy recomendables que se pueden utilizar son la margarita de los prados, la oreja ratón, el cestillo de plata…