Decora tu balcón con macetas colgantes

Yamila Papa · 7 octubre, 2018
Las macetas colgantes son perfectas para cuando no tenemos mucho espacio en el balcón. Elige entre los diferentes modelos y presta atención a qué plantas son aptas para el lugar.

No hace falta tener un jardín de cientos de metros cuadrados para disfrutar de las flores y las plantas en el hogar. Cualquier lugar que tenga un poco de luz y claridad será suficiente.

En el siguiente artículo te contaremos cómo decorar el balcón con macetas colgantes, así aprovechas al máximo los espacios y disfrutas de los colores y aromas que las flores tienen para ofrecerte.

Consejos para decorar con macetas colgantes

Las macetas colgantes son perfectas para cuando no tenemos mucho lugar en casa, tanto en los ambientes interiores como exteriores. Nos permiten añadir un toque natural, de color y aromas a nuestros espacios sin ocupar espacio vital en el suelo.

Aprovechando al máximo las paredes del balcón, tenemos la posibilidad de colocar mesas y sillas y observarlas cuando estamos disfrutando del aire y el sol sin salir de casa.

Plantas colgantes para balcón.

Lo único ‘malo’ de este tipo de recipientes es que cuando regamos debemos tener mucho cuidado de lo que hay debajo, para evitar que se moje o se manche. Pero lo bueno es que los diseños no son muy anchos y no te quitarán espacio del balcón más allá de un par de centímetros.

Existen diferentes especies que quedan mucho mejor en este tipo de macetas, principalmente aquellas plantas que cuelgan como puede ser el helecho o el potus. También te recomendamos que escojas geranios, petunias o begonias. No necesitarán demasiado espacio para crecer y quedarán perfectas.

Incluso según el tamaño de la maceta puedes ‘combinar’ una planta colgante y otra que no lo es. Así aprovecharás aún más el espacio, armonizarás el balcón y le darás más colores y aromas. Elige la pared que tenga mayor luz solar pero ten cuidado de que no sea excesiva para evitar que se marchiten.

Para poder plantar en macetas colgantes necesitarás tierra abonada y sustrato, aproximadamente las tres cuartas partes de la capacidad del recipiente. Haz con la mano o una pala pequeña un hoyo en el centro y coloca la planta. Luego tapa y ejerce un poco de presión para que no se mueva. Echa agua casi hasta el borde.

Las plantas colocadas en macetas colgantes tienen que desarrollar sus raíces en un espacio reducido, por lo tanto es normal que necesiten abono y riego frecuente.

Opciones de macetas colgantes para el balcón

Maceta colgante.

En las tiendas de jardinería existen muchos modelos de macetas colgantes. Por eso al momento de elegir tal vez debas tener en cuenta algo más que meramente lo estético. Por ejemplo, ten en cuenta que algunas plantas no pueden desarrollarse en este tipo de recipientes debido a que requieren de mucha profundidad para sus raíces.

El material más común para las macetas colgantes es el plástico, debido a su ligereza y resistencia. Se deben colgar a través de unos soportes o estructuras especiales que también pueden ser de plástico, aunque se recomienda un material un poco más robusto para evitar que se caigan del peso de la tierra, la planta y el agua.

Sin duda, las macetas más bonitas son las de madera y las de cerámica, que aunque son más costosas quedan muy bien en la decoración del balcón. En el primer caso, será fundamental que la madera esté tratada para evitar las consecuencias de la intemperie (sol, lluvia, calor, frío, etc.).

Las macetas de metal no son recomendables para exteriores donde hay mucho sol debido a que el calor quema las raíces y seca las plantas. Pero pueden usarse para cubrir la maceta ‘interna’ que protege a la planta.

Materiales novedosos y originales

Últimamente se están vendiendo también macetas colgantes de otros materiales más naturales, como por ejemplo de cuerda y un bonito diseño en macramé o de hierbas secas sujetas a una estructura de metal, como si fuesen el nido de un ave.

balcón de estilo mediterráneo

Y también puedes sacar a relucir tus dotes de artesano y reciclar aquellos recipientes que tienes en casa: frascos de vidrio, envases de plástico, recipientes de madera, etc. Elige una pared para colocar las macetas y no exageres con la cantidad de plantas, ya que aunque quedan bonitas, recargarán el ambiente y darán una sensación de ‘encierro’ o de ‘pequeñez’.

Por último, puedes disponer las macetas colgantes de forma tal que cuando riegas las de arriba automáticamente las de abajo reciben agua. ¡Usa eficientemente los recursos!