Los pros y los contras de las piscinas naturales

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 11 abril, 2019
Scarlett Laliberté · 11 abril, 2019
Instalar piscinas naturales tiene sus pros y sus contras. Son muy ecológicas y saludables, pero requieren mucho espacio.

Las piscinas naturales son una fuerte tendencia junto con los conceptos de arquitectura sostenible y la cada vez más popular decoración ecológica. Se trata de piscinas que no utilizan sistemas de depuración químicos.

Los medios para el mantenimiento de estos estanques son siempre naturales, a base de plantas. Son muy efectivas a nivel estético y se integran perfectamente con el paisaje. Como con todo, siempre existen pros y contras a la hora de decantarse por ellas, ¿sabes cuáles son?

Qué son las piscinas naturales

Piscinas naturales.

Las biopiscinas se diferencian principalmente por el proceso de depuración que llevan a cabo. Este proceso involucra a las plantas que rodean o se integran dentro de la piscina.

Ayudan a oxigenar y eliminar los elementos que fomentan el crecimiento de algas u otro tipo de microorganismos. De todas formas, las plantas cuentan con ciertas bacterias, como todos los organismos vivos.

Para no mezclar demasiado los elementos, las piscinas naturales tienen dos áreas diferenciadas: la zona destinada al proceso de depuración, y la del baño.

En la parte donde se depuran las aguas se encuentra una piscina con sustratos de filtración. El agua pasa por ambas zonas impulsada por una bomba hidráulica, así los microorganismos producidos en la zona de baño son eliminados por las plantas purificadoras.

Por un lado, las aguas en estas piscinas no suelen estar cristalinas desde el primer momento como en las piscinas químicas. Las piscinas naturales necesitan unos días para que los procesos biológicos se materialicen y hagan efecto.

Por otro lado, son estanques realmente bonitos y en perfecta armonía con el medio que les rodea. Se adaptan muy bien y tienen menos costes.

Los pros de estas piscinas

Piscina natural en casa.
Piscina natural / permautosuficiencia.blogspot.com

Entre los pros más evidentes de las piscinas naturales está lo ecológico que resulta y la reducción de químicos que nos ofrece. Es como darse un baño en un lago o estanque natural, e, incluso, se pueden tener peces que ayuden a depurar las aguas.

Esa falta de químicos también supone un gran ahorro, ya que las plantas están vivas y hacen su trabajo sin otras intervenciones costosas. Ahorrarás en productos y en el tiempo que inviertes en estos procesos.

Otra ventaja excelente es que elimina el riesgo de reacciones alérgicas a cloros y otros agentes químicos. Tampoco hay que estar cambiando constantemente el agua, en general ofrecen un mantenimiento bajo.

Bastará con una limpieza profunda al año para que la piscina esté perfecta. El formato de estos estanques es absolutamente libre y se adapta al terreno. Esto es muy interesante a nivel estético y funcional.

La cantidad de agua en las biopiscinas se controla únicamente por medios naturales. La limpieza que se realiza es de las cestas de los skimmers, el fondo de la piscina y el filtro.

Estas tareas se pueden hacer en profundidad una vez al año y será suficiente. También es interesante llevar cierto cuidado de las plantas, pero la naturaleza hará la mayor parte del trabajo en este aspecto.

Los contras de las piscinas naturales

Contras de las piscinas naturales.
Piscinas naturales / arquitecturaydiseno.es

En una piscina depurada de forma artificial la cantidad de bañistas no afecta más que al espacio que se considere que se va a necesitar. En las piscinas naturales, en cambio, se debe calcular el número de personas.

Las plantas y los peces actúan de manera orgánica, así que no usan procesos agresivos para abordar grandes cantidades de gente. Esto se debe tener en cuenta antes de decantarse por esta opción.

Cuando hay niños pequeños, también puede ser un inconveniente a la hora de decantarse por las piscinas naturales. Los niños son más impulsivos y tienen poco control, así que suelen orinar en las piscinas.

El proceso de depuración natural no tiene por qué limpiar íntegramente este fluido, así que podría ser un problema. Si va a ser una instalación de uso controlado y con adultos, existirán menos desventajas.

El espacio podría ser otro elemento en contra de las piscinas naturales. Como tienen estas zonas diferenciadas para depuración y baño, habitualmente ocupan más que las otras opciones.

Los dos espacios acostumbran a estar separados por un muro por higiene y seguridad. Generalmente, se requiere una superficie de unos 25 metros y 2,2 metros de profundidad para su instalación. Podría ser un inconveniente si no se cuenta con una gran extensión de terreno.