Mesas de fibra para dar un toque personal a tu terraza

Maite Córdova · 27 septiembre, 2018
Descubre todas las características y ventajas que ofrecen los muebles de fibra sintética. En especial, si estás próximo a decorar o rediseñar tu terraza. 

Las mesas de fibra sintética son ideales para exteriores puesto que consiguen aportar un aire desenfadado y maximizar la sensación de confort. La gran ventaja que ofrecen es su gran resistencia ante la intemperie dado que, por lo general, están elaboradas a partir de polietileno de alta densidad. Por ello, su mantenimiento viene a ser tanto fácil como ocasional.

Dado que las fibras sintéticas consiguen imitar el aspecto de los modelos de mimbre tradicional, elaborados a partir de bambú, abacá, junco, papiro, entre otros, las mesas de fibra lucen como si fuesen piezas de cestería elaboradas de forma artesanal. No obstante, su constitución viene a ser mucho más firme.

Ahora bien, el hecho de que tengan un toque artesanal que combina fácilmente con un estilo bohemio, no quiere decir que no se adapten a otros estilos y que no sean capaces de transmitir sofisticación y modernidad.

Uno de los mejores lugares para incorporar estos muebles son las terrazas, aunque esto no quiere decir que no se puedan aprovechar en la decoración de interiores. La clave está en saber combinarlos. Para ayudarte, te brindaremos algunos consejos que te ayudarán a sacarles el máximo provecho.

Mesa con superficie de espejo.

Mesas de fibra sintética: colores, formas y estilos

Las mesas de fibra sintética suelen venir en tonos tierra, tanto claros como oscuros, para brindar un aspecto mucho más natural. Los más comunes son: el miel, el moca, el café, y el wengué.

Sin embargo, también se pueden encontrar estas mesas en colores, fuera de la paleta de la madera, como el verde olivo, el blanco, el gris, el negro, entre otros.

En lo que respecta a las formas, las mesas de fibra sintética para terrazas vienen en todo tipo de formas y tamaños. Sin embargo, cuando se busca ahorrar espacio, lo cierto es que las formas más elegidas son las circulares y ovaladas, sobre todo, aquellas que no tienen patas, sino que solamente cuentan con una base.

Las mesas de fibra sintética tipo ‘trapecio’, tal y como su nombre lo indica, están compuestas por una estructura de base central cuyas medidas van de menor a mayor. Tienen una gran estabilidad que resulta muy conveniente si se va a colocar algún objeto decorativo de peso encima.

Otra excelente opción para las terrazas son las mesas de fibra tipo ‘fuente’, que suelen ser de tamaño pequeño, estatura baja, con forma circular u ovalada. Lo más llamativo de estas mesas viene a ser el dinamismo que ofrece su base tornada.

Mobiliario de mimbre para exterior: sofás colgantes individuales.

¿Solo fibra?

Las mesas de fibra sintética, al igual que las de fibra natural, pueden tener una superficie de vidrio templado o bien, de tablero o madera reciclada, en diversos acabados. Por supuesto, la primera opción requiere de un mantenimiento mucho más frecuente, dado que resulta más evidente la acumulación de polvo.

¿Cómo lucir una mesa de fibra sintética?

En la decoración de terrazas, existen dos tendencias predominantes: o bien se coloca la menor cantidad de elementos posible para mantener disponible la mayor cantidad de espacio, o bien se colocan varios elementos para crear un ambiente rico y acogedor. Esto responde principalmente a las características de la terraza.

En una terraza pequeña, con pocos elementos, se puede ubicar la mesa de fibra en un punto donde adquiera todo el protagonismo. Ojo, hay que tener cuidado en este aspecto, puesto que el mueble no debe impedir o dificultar el tránsito.

Si la terraza es amplia, lo más recomendables es colocar la mesa alrededor de otros elementos (como puede ser una alfombra, varias macetas con plantas, etcétera), que delimiten un espacio en concreto y ayuden a desviar la atención hacia su ubicación y con ello, conseguir que destaque.

Sofá de exterior de mimbre.

Consideraciones finales

Para que una mesa de fibra sintética o cualquier otro mueble luzcan mucho más confortables, se les puede añadir accesorios de fibra natural, con una textura suave que no solo resulte agradable al tacto sino que también inviten al descanso. En este sentido, los cojines y las mantas vendrán a ser unos excelentes aliados.

Para evitar que dichos accesorios se deterioren rápidamente, es recomendable guardarlos en un mueble de almacenamiento cuando no se estén utilizando. Para ello, se puede colocar un pequeño baúl en un rincón de la terraza o bien, se puede recurrir a otras opciones más versátiles, como los muebles con compartimentos ocultos.