Realiza tu propio chiringuito en el jardín

Francisco · 28 octubre, 2018
Para aprovechar más el jardín y conseguir un espacio distendido y de ocio, realiza tu propio chiringuito para poder hacer celebraciones veraniegas.

El jardín se convierte en un espacio de ocio y disfrute. Nos gusta tenerlo arreglado, decorado, bien cuidado y con todos los accesorios necesarios para aprovecharlo al máximo. Por eso, realiza tu propio chiringuito en el jardín y conviértelo en un espacio de entretenimiento.

En las épocas de buen tiempo, apetece estar al aire libre y aprovechar tanto por el día como por la noche sin estar bajo un techo. Si tienes jardín, una posibilidad es que le saques el máximo rendimiento para ti y los tuyos.

Tanto para montar una fiesta como para un encuentro familiar, tener un chiringuito en el jardín te permitirá tener en tu casa un lugar para guardar bebidas, hacer comida o simplemente como rincón personal.

¿Qué representa un chiringuito en un jardín?

Chiringuito en jardín.

Puede resultar irrisorio y poco común encontrarse un chiringuito en un jardín particular. Sin embargo, cumple una función muy interesante para cualquier vivienda: un lugar de ocio con carácter distendido.

Los chiringuitos se encuentran en las playas, en jardines de discotecas, en piscinas públicas, parques, etc. ¿Por qué no traer la esencia de un lugar así a tu propia casa? De la misma manera que se puede disfrutar en un lugar externo, también puedes hacerlo en tu propio recinto.

Además, si tienes piscina se conforma un binomio perfecto para conseguir hacer un espacio idóneo para montar cualquier celebración. Eso sí, hay que equiparlo muy bien para que se le pueda dar mucho uso.

Pasos para hacer tu propio chiringuito

Para poder realizar un chiringuito lo primero que debes tener es un jardín amplio, con unas dimensiones considerables como para emplear una parte de éste en el chiringuito. Pasos que debes tener en cuenta:

  • El espacio que escojas debe ser preferible en un rincón; de hecho, si hay alguna esquina poco utilizada o que quede vacía, es ese el lugar idóneo, así se aprovecha al máximo toda la superficie.
  • El chiringuito no tiene por qué ser muy grande. Simplemente con 13 metros cuadrados es más que suficiente para tener movilidad interna y espacio para guardar alimentos, bebidas, frigorífico, vasos, etc.
  • En madera: existen modelos con este material, a modo de caseta caribeña, con una pequeña techumbre y cuatro columnas en cada esquina. Todo abierto hacia el exterior y con barra disponible para el consumo y para apoyarse.
  • En piedra: puede realizarse de una manera semejante al anterior, pero con una estructura en piedra, cemento y ladrillo. El problema es que si en algún momento se quiere quitar, puede ser más costoso que el realizado en madera.
  • Tejado: se recomienda utilizar un material resistente a las inclemencias meteorológicas, ya que en invierno pueden pasar distintos temporales que le generen deterioro. Lo mejor es poner Onduline Bajo Teja.
Chiringuito de madera.
Chiringuito de madera / toldosmalagaecuador.com

Por supuesto, la forma debe ser cuadrangular, con el fin de que esté abierto a 3 o 4 lados. Hay que pensar en la propia funcionalidad de la estructura.

Mobiliario para el interior y el exterior

Hay que equipar el chiringuito de la mejor manera posible y sin perder el cuidado estético. Debemos recordar que un lugar así es imprescindible tenerlo bien adecentado por si tenemos visitas o si se hace una celebración.

  • Taburetes: hay que transmitir la esencia de un bar de playa; es decir, un lugar para la diversión y la sociabilidad. Se pueden colocar varios taburetes, fijos o móviles, que sigan la misma línea decorativa que la caseta.
  • Barbacoa: un buen recurso para poder hacer comida a la brasa. La chimenea debe salir por el tejado. Eso sí, no pongas una barbacoa si la caseta es de madera; debe hacerse solamente para chiringuitos de piedra.
  • Nevera: esta puede quedar oculta, de tal manera que no interesa que tenga un diseño definido; es decir, se puede prescindir de su exposición al público.
  • Plantas y decoración: el color verde de los vegetales puede darle un toque más natural, al igual que decorarlo con otros recursos veraniegos o caribeños.
Taburetes para chiringuito.

La luz: iluminación cálida y de color

No debemos olvidar que la luz es imprescindible en caso de que se haga de noche. No hay que usar luces blancas (halógenos), ya que generaría muchísima luz y no interesa deslumbrar con la iluminación.

Pueden disponerse faroles o guirnarlas de luces de colores; así, se consigue un ambiente muy festivo, distendido, sosegado y apacible, muy apropiado para las noches de verano.