Sillas de fibra vegetal para el jardín

Maite Córdova · 22 octubre, 2018
La naturalidad es un rasgo muy apreciado en la decoración puesto que ayuda a obtener un ambiente agradable y acogedor. De allí parte de la razón por la cual se buscan piezas de mobiliario hechas a partir de materia orgánica. 

Hoy en día, a pesar de que las sillas de fibra vegetal ya no constituyen una primera opción en la decoración de exteriores, no se han dejado de utilizar dado el encanto de su aspecto artesanal. Por supuesto, hay otras razones por las cuales se continúan eligiendo.

En la decoración de exteriores, los muebles de fibra vegetal se eligen porque aportan un aire de tradición y esto, a su vez, ayuda a conseguir cierta continuidad y romanticismo en los espacios. Este último aspecto puede notarse, especialmente, en la incorporación de sillas de fibra vegetal en el jardín.

Es muy común pensar que, una decoración acogedora, romántica y de ensueño consta de muebles anticuados. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Y esto se puede evidenciar en las sillas de fibra vegetal para el jardín o la terraza. Sus modelos son muy variados y hay propuestas que logran incorporar a la perfección tanto romance como modernidad.

Acerca de los muebles de fibra vegetal

Decorar con sillas de ratán en beige.

Los muebles elaborados a partir de fibra vegetal han tenido varios momentos de auge a lo largo de la historia. En vista de que tienen un origen natural, resultan muy cálidos y acogedores.

Sin embargo, se han visto desplazados por los muebles de fibra sintética, que ofrecen una resistencia superior y mayor facilidad a la hora de darle mantenimiento.

Con el término ‘fibra vegetal’ se hace alusión a todos aquellos textiles elaborados a partir de semillas, hojas, tallos y raíces. En otras palabras, el origen de la materia prima se encuentra en diversas plantas.

El empleo de fibras vegetales y sustancias no químicas en el proceso de elaboración y tratamiento de muebles, se constituyen como una opción ecológica.

Y, por otra parte, cuando llega la hora de prescindir definitivamente de la pieza, no supone un impacto negativo para el medio ambiente. Este viene a ser un aspecto muy importante para muchas personas que se preocupan por llevar un estilo de vida ‘verde’.

Modelos geniales de sillas de fibra vegetal

1. Tipo puff

Estas sillas son todo un acierto en términos de diseño, puesto que consiguen generar interés y aportar dinamismo gracias a su forma redondeada. Tal y como su nombre lo indica, tienen cierto parecido con los puffs, aunque su constitución es mucho más firme.

Silla de tipo puff.

2. Circulares

Las sillas de fibra vegetal con forma circular son todo un acierto para quienes gustan de los diseños divertidos y modernos. Y es que, la suavidad que aporta a la vista esta forma hace que el asiento luzca mucho más cómodo y, por ende, invite a un buen descanso.

Cuando su curvatura es bastante pronunciada, parecen ‘resguardar’ y ‘acoger’ a su usuario, por ello, algunos vendedores las suelen denominar como: sillas estilo ‘nido’ o ‘huevo’.

Hay propuestas muy originales que le dan un giro muy interesante al uso de las diversas fibras naturales.

3. Cuadradas

Dentro de los modelos modernos no podían faltar las formas cuadradas, de aspecto sólido, líneas simples, sobrias pero altamente sofisticadas. Este tipo de sillas de fibra vegetal suelen ser de dimensiones grandes y anchas y, según el modelo, pueden tener a la vista (o no) las patas.

4. Suspendidas

Este tipo de sillas viene a ser una mezcla del concepto de hamaca, columpio y silla tradicional. Son una de las opciones favoritas hoy en día, dado que tienen un aspecto muy atractivo. Algunos modelos se cuelgan del techo y otros, incluyen una base de metal.

Descubre: Fantásticas mecedoras para tener en tu terraza

Algunas recomendaciones

fibras naturales ratán

Las sillas de fibra para el jardín necesitan un mantenimiento regular. Es recomendable tomar ciertas medidas para evitar su deterioro rápido.

Por ejemplo, se deberían colocar en un punto donde puedan tener sombra la mayor parte del tiempo o, por lo menos, durante las horas de mayor radiación solar, para así evitar que se decoloren.

Por otra parte, se recomienda evitar limpiar las sillas con agua, dado que esto hace que la fibra vegetal absorba la humedad y se pudra. En lugar de ello, se puede recurrir a la aspiradora, los plumeros o los paños de microfibra para una limpieza en seco.

También se puede recurrir a los paños ligeramente humedecidos con algunos productos especiales para hidratar el material y devolverle parte del brillo. Ojo, esto se suele llevar a cabo con una frecuencia menor que la limpieza en seco.