Decoración del salón con tonos soft

Estefany Hurtado · 19 marzo, 2018
Los salones con tonos soft están en tendencia gracias a estilos como el nórdico o el vintage. Aquí tienes todas las claves para tener un salón soft perfecto.

El salón con tonos soft se ha convertido en toda una tendencia durante los últimos años.

Se trata de un salón que aporta claridad y sofisticación sin llegar a ser monótono.

Atrás quedan los salones decorados con colores más sobrios u oscuros y los salones con tonos soft se abren paso.

Lograr un salón acogedor y con aire dulce es muy fácil gracias a los tonos soft o, también llamados, pastel.

En el artículo de hoy hablaremos sobre estos colores, cuáles son y cómo utilizarlos para decorar el salón.

¿Cuáles son los tonos soft?

Seguramente ésta sea la primera pregunta que te surgió al leer el título de este artículo.

Los tonos soft son aquellos tonos que tienen una gran dosis de blanco y por lo tanto son más claros.

Principalmente hay tres tipos de colores según su saturación. Por un lado, encontramos los colores saturados, se trata de colores fuertes, brillantes.

Después encontramos los colores pastel o soft, éstos son más claros que los anteriores y por ello presentan otra tonalidad.

Por último están los colores pálidos, estos colores tienen más concentración de blanco que del propio color y por eso presentan una tonalidad muy pálida.

Los tonos soft, realmente pueden ser cualquier color con una buena dosis de blanco. Sin embargo los más comunes en decoración son:

  • Lila
  • Rosa palo
  • Azul celeste
  • Verde menta
  • Azul tiffany
  • Amarillo
  • Gris

Lo mejor de estos colores es que pueden ser combinados entre sí perfectamente.

Tradicionalmente se utilizan para la decoración de las habitaciones infantiles, sin embargo en la actualidad se utilizan para decorar cualquier estancia de la casa.

Paleta de colores pastel

¿Por qué utilizar tonos soft para decorar el salón?

Para nadie es un secreto que los tonos claros favorecen la claridad de las estancias y, visualmente, amplían el espacio.

Con los tonos soft pasa lo mismo y además tienen la peculiaridad de aportar sofisticación.

 Transmiten armonía y paz. 

La razón por la cual muchas personas y durante mucho tiempo se utilizaron este tipo de colores para habitaciones infantiles es porque atribuye a las estancias un aire dulce. 

Sin embargo, hoy en día ya no es una paleta meramente infantil sino que, como hemos dicho anteriormente, se utiliza para todo tipo de estancias. Eso sí, siguiendo algunos principios básicos para que la estancia no quede infantilizada.

¿Cómo decorar el salón con tonos soft?

En este apartado hablaremos sobre cómo se deben utiliza los colores pastel para decorar el salón. 

Como hemos dicho, existen ciertos principios o consejos que nos ayudarán a que el salón no tenga un aspecto infantil.

Lo justo y necesario

Para decorar el salón con tonos soft lo ideal es aplicar la dosis justa de este tipo de colores. El salón es una estancia familiar, de todos, así que no puede parecer una habitación infantil.

Por ello, es importante que decidas qué elementos del salón tendrán uno de estos colores.

Decoración del salón en tonos pastel: rosa claro, gris y blanco.

Esta es la clave

El salón en tonos soft tiene una clave y es que el color o colores pastel se encuentren en elementos estratégicos. 

Por ejemplo, elementos de decoración:

  • Lámparas
  • Jarrones
  • Cuadros
  • Ilustraciones
  • Mesa auxiliar/centro
  • Pufs
  • Sofá
  • Textiles

Recuerda no recargar demasiado el salón con colores pastel. Es importante que también tengas en cuenta las combinaciones que quedan mejor, más adelante hablaremos de ello.

Combinaciones

Los colores soft permiten su combinación con varios colores.

En primer lugar, el blanco es un color que perfectamente combina con ellos. De hecho, podrás observar que en casi todos los salones con colores soft el blanco es la base.

En segundo lugar, los colores pasteL también permiten su combinación entre sí. Lo más importante a tener en cuenta es elegir un color más suave que el otro. Por ejemplo, gris con azul tiffany, o con amarillo, o verde menta. 

Aunque generalmente cualquier combinación entre sí queda bien.

Combinación de colores soft para el salón.

 

Por otra parte, una de las últimas tendencias para decorar el salón con tonos soft es combinarlo con elementos metálicos y geométricos. Sobre todo, existe una fuerte tendencia a utilizar elementos de cobre, el tradicional o el rosa. 

Los colores soft también combinan genial con los elementos naturales como la madera clara o el mimbre y el yute. 

Conclusión

Como ves, decorar el salón con tonos soft ofrece múltiples posibilidades. Además, su tendencia se debe a que estilos como el nórdico o el vintage lo suelen utilizar mucho.

Por otra parte, son colores versátiles que quedan genial no solo en el salón sino también en otras estancias como la cocina, baños o habitaciones en general.