Decorar el comedor: formal vs. informal

20 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la técnico en Decoración de Interiores 3D Sonia Budner
Decidirnos por un comedor formal o informal depende de varios factores, las dimensiones de la casa y, también, de nuestros gustos personales. Hoy nos preguntamos si queremos un comedor formal, uno informal o, quizás, los dos.

Nuestro modo de vida, el reducido tamaño de las casas de ciudad y las tendencias en decoración sobre las casas de planta abierta están afectando la forma que tenemos de decorar el comedor.

Parece que el comedor formal pierde puntos frente a la idea de un comedor más informal. ¿Pero es eso realmente así? Las ventajas de tener un comedor formal son muchas, aunque decidirse por un comedor informal es también una buena apuesta.

Básicamente, va a depender del espacio que tengas en casa y de tu estilo de vida. Si te gusta recibir y cocinar para tus amigos y familiares, o si tu forma de vivir no se refleja especialmente en tu relación con la comida, son varios de los factores a analizar a la hora de decidirse por una de las dos opciones.

Vamos a detenernos y analizar qué diferencias existen entre uno y otro, y cuáles son las ideas más actuales para decorar cada uno de ellos. De esta manera, te será un poco más fácil decidirte por alguno de los dos cuando vayas a decorar el comedor.

¿Qué entendemos por comedor informal?

Comedor informal.

Existen varios tipos de comedor informal. Puede que usemos una zona del salón o de la cocina para instalar el comedor, es decir, un espacio que se comparte con alguna otra zona de la casa. Además, a este espacio se le puede dar otros usos, como trabajar, estudiar o usarlo para llevar la contabilidad de casa.

Son espacios que se utilizan para todo: desayunos, comidas y cenas, y también es donde atendemos a nuestros comensales cuando tenemos invitados en casa. Esta idea está cada vez más extendida, hasta el punto de haberles dado una prioridad muy destacada en las demandas para decorar el comedor.

Comenzaron siendo pequeños rincones de desayuno y han ido ganado terreno. Por otra parte, muchas de las casas y apartamentos construidas con anterioridad a la moda de las platas abiertas incluían el comedor en la misma estancia que el salón. Estos son considerados también como comedores informales. Por lo tanto, son espacios flexibles y dinámicos.

Decorar el comedor informal

Decorar un comedor informal.

Decorar el comedor informal, como hemos visto, no depende tanto de la distribución del espacio. En este caso, nos centramos en el tipo de mobiliario, comenzando por la mesa. La estética de un comedor informal pasa por no vestir la mesa.

Cuando dejamos la mesa sin poner, resulta toda una invitación a sentarse para cualquier otra actividad. Por lo tanto, en una mesa de comedor informal, la decoración será muy sencilla. No encontraremos más que un sencillo centro floral y nada más.

En cuanto a las sillas, podemos aumentar la sensación de comedor informal a través de su estilo y su tapicería. Evitar las sillas de corte clásico, las antigüedades y las tapicerías delicadas. Las sillas de un comedor informal son, preferentemente, cómodas y fáciles de mantener limpias.

¿Qué entendemos como comedor formal?

Comedor formal.

Nos vamos al extremo opuesto y hacemos ahora una apuesta por el retorno del comedor formal. Esto pasa, ineludiblemente, por tener una habitación de uso exclusivo para el comedor. Esta habitación no se utiliza para las comidas de diario, y se reserva siempre para las ocasiones especiales.

Cuenta, además, con espacio para varios invitados. Uno espera de un comedor formal que puedan sentarse a la mesa al menos 6 u 8 personas mínimo.

En la actualidad, el comedor formal -cuando se tiene- suele utilizarse a diario por la familia durante la comida más importante del días, o durante la que comparten todos, siendo, generalmente, la cena.

Decorar el comedor formal

Decorar un comedor formal.

Para decorar el comedor formal, deberemos tener en cuenta cuánto y cuándo vamos a utilizarlo. Si vamos a reservarlo solo para atender invitados, elegiremos una gran mesa, siempre rectangular y majestuosa, en la que podamos acomodar a muchas personas.

El mismo consejo seguiremos para la elección de las sillas. Las sillas son elementos decorativos capaces de cambiar la decoración de una estancia por sí mismas. Nos decantaremos, preferiblemente, por sillas elegantes y sin brazos, ya que estas crean una estética más ligera e insinúan cercanía.

Las sillas con respaldo alto resultan mucho más formales que las de respaldo bajo. No descuidemos la decoración del resto de la habitación. A este comedor se le dedica especial cuidado en la dotación de manteles, servilletas y todos los accesorios de una comida formal.

Decorar el comedor formal pasa por añadir muebles para la vajilla, vitrinas, carros auxiliares y, si tenemos espacio y presupuesto, una buena chimenea que haga las delicias de nuestros invitados y las nuestras propias, con todo el lujo y la sofisticación de los grandes comedores de antaño.