Los diferentes estilos de sillas clásicas y sus nombres I

23 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la técnico en Decoración de Interiores 3D Sonia Budner
Hoy te traemos la primera parte de un pequeño repaso a las sillas clásicas. Aprenderás fácilmente a reconocerlas por su estilo y por su nombre

Aprender a reconocer los muebles por sus estilos o sus períodos históricos no es necesario para apreciar un buen diseño de interiores. Pero tener algún conocimiento sobre ello nos permite apreciar mejor lo que se ve y tener más perspectiva. Hoy vamos a hacer un repaso por algunos estilos de sillas clásicas.

Hemos escogido sillas y sillones franceses de diferentes períodos, por ser los más representativos. Algunos períodos históricos están considerados estéticamente importantes en cuanto a diseño de mobiliario. Saber distinguir una silla por su época y su nombre es un signo de distinción, de buena formación y aprendizaje.

Para alguien que esté interesado en la compra de antigüedades esto es importante. La compra de muebles antiguos es todo un arte que puede aprenderse. Ir más allá de juzgar una silla por aspectos como grande, bonita o fea es siempre algo merecedor de nuestra atención. Vamos a verlas.

Sillón Luis XIII

Sillón Luis XIII.
Sillón Luis XIII / alfonsomarina.com

Este es un estilo lleno de torneados en espiral. Se encuentran en brazos, patas y montantes. Esta es la característica más distintiva en este tipo de sillas clásicas.

Son piezas que se dieron entre 1610 y 1643. También es la época en la que aparecieron las primeras tapicerías que solían ser de cuero, pero también se confeccionaban en diferentes tejidos.

Son piezas elaboradas en maderas oscuras trabajadas en un torno. Era habitual utilizar recubrimientos de ébano. Todo el mobiliario de este periodo es sobrio e inspirado en la arquitectura.

Las sillas más antiguas de este estilo son rectas y sus formas se van suavizando con el tiempo. Pueden presentar incrustaciones de mármol y marquetería.

Son sillas y sillones de respaldo alto, incluso, se pueden encontrar con orejas. Las patas son pequeñas y torneadas. En muchos casos, sujetas por chambranas en forma de X o de H.

Las formas más habituales de las patas son los balaustres, los huesos de cordero o la espiral. Los motivos ornamentales que podemos encontrar en las sillas clásicas del estilo Luis XIII son las puntas de diamante, frutas, querubines y ramas de laurel.

Silla Luis XIV o sillas barrocas

Silla Luis XIV.
Silla Luis XIV / portobellostreet.es

Este es un estilo de sillas clásicas que puede confundirse fácilmente con una silla castellana. Pero hay varios motivos que las distinguen. Luis XIV, llamado el Rey Sol, apreciaba la artesanía de lujo francesa y potenció su fabricación.

Estas sillas clásicas inundaron el Palacio de Versalles. Son piezas grandes, señoriales y ornamentadas con tallas de motivos musicales, tridentes y trofeos.

El objetivo de este tipo de motivos era el de transmitir la divinidad de este rey. Profusión de lacas, incrustaciones de latón y otros metales. Se dio desde 1643 hasta 1710.

Sillón Luis XV de estilo rococó

Silla Luis XV.
Silla Luis XV / htdeco.fr

El rococó era básicamente una estilización del barroco. Su gusto por las formas estilizadas, curvas delicadas y adornos se identifica en las partes estructurales de los sillones Luis XV.

Se incorporó en este período la asimetría en las telas, y las maderas oscuras de períodos anteriores fueron sustituidas por maderas claras, como el palo de rosa y de árboles frutales. Los tejidos de las tapicerías se confeccionaban en colores pastel. Este estilo tuvo su máxima expresión entre 1715 y 1775.

Las sillas clásicas por excelencia: silla Luis XVI o neoclásica

Silla Luis XVI.
Silla Luis XVI / casadalba.com

Este estilo de sillas se caracteriza por una simetría estricta y una acentuación en las líneas rectas. Se distinguen fácilmente por su respaldo en forma de medallón o de escudo, aunque también se fabricaban con respaldo rectangular.

Los colores de las tapicerías seguían siendo tonos muy claros y se utilizaban a menudo los motivos de rayas de satén. Sus patas son rectas y acanaladas y rematadas con un capitel, inspiradas en las columnas clásicas.

El período original de estas sillas fue del 1774 al 1792, aunque por su inimitable belleza han servido como inspiración a numerosos diseñadores de muebles posteriores que utilizaron esta estética que todavía hoy arrasa en estilo.

Sillas clásicas: sillón directorio

Sillón directorio.
Sillón directorio / archiexpo.es

La Revolución Francesa acabó con Luis XVI y su estilo. Apareció entonces el estilo directorio, nombre que proviene del grupo de hombres que gobernaron Francia entre la revolución y la toma de poder de Napoleón Bonaparte. El período de este tipo de sillón va desde 1793 a 1802.

Es una época que refleja austeridad, en contraposición con la extravagancia real que la Revolución combatió. En realidad, es una extraordinaria simplificación del estilo Luis XVI.

Los brazos y las patas de estas sillas clásicas poseen unas suaves curvas y los asientos están tapizados de manera simplificada y preferentemente en cuero.