Salones en verde y rosa, dos colores tendencia

Este artículo fue redactado y avalado por la técnico en Decoración de Interiores 3D Sonia Budner
7 mayo, 2019
Hoy te traemos salones decorados en verde y rosa. Una tendencia que emergió con fuerza hace dos años y que definitivamente se queda entre nosotros

Hace un par de años que el diseño de interiores se inundó de esta combinación clásica de colores en todas las estancias de la casa. En especial, los salones en verde y rosa nos sorprendieron por su estética femenina pero adulta. Hoy siguen siendo tendencia y van a quedarse por mucho tiempo.

Esta combinación de colores nos transporta a la época de los 60 y al fenómeno pin-up, con sus colores vivos y su armonía en los espacios. Los salones en verde y rosa son los salones de Beverly Hills, frescos, relajantes y tremendamente originales. Una combinación con mucha personalidad.

Los salones en verde y rosa tienen un carácter y una presencia que pocas otras combinaciones consiguen. Una apuesta que parece menos arriesgada en los dormitorios, pero que en las salas de estar tienen su mayor impacto visual.

Y es que esta combinación de colores proyecta un sentimiento de felicidad absoluta. Para lograr este look californiano, además de los colores, son necesarios algunos complementos que no pueden faltar. Hoy te lo contamos todo.

Una combinación con carácter para los salones en verde y rosa

Salón en verde y rosa.

De hecho, estos dos tonos pueden usarse para recrear estilos completamente diferentes. La decoración romántica de la campiña inglesa encaja perfectamente estos dos colores, siempre y cuando los utilicemos también en los patrones de estampados florales.

Pero también podemos experimentar con estilos como el shabby chic para conseguir un magnífico salón en verde y rosa. También es aplicable a otros estilos. Esta combinación de colores nos ofrece un amplio margen con el que jugar. Vamos a ver los elementos que nos van a dar el acabado perfecto.

Las paredes

Salón en verde, rosa y beige.
Salón / pinterest.es

Lo importante es darle a la habitación el protagonismo del color principal que hayamos escogido. Si es el verde, este será el color que predomine, y el rosa se utilizará como color secundario y en menos cantidad. Las combinaciones de verde y rosa quedan muy elegantes y suavizadas cuando ambos colores se aplican sobre bases de color neutra, como el beige.

Es decir, uno de los tres colores debe predominar en la mayor parte de las paredes. La intensidad del color la elegiremos acorde con el estilo de diseño de interiores que hayamos elegido.

El acierto seguro es pintar la mayoría de las paredes en el tono neutro, reservando al menos una de ellas para agregar el verde o el rosa. Dejaremos que los colores secundarios y de acento ocupen protagonismo en los muebles, los textiles y los complementos decorativos.

Los textiles son los protagonistas de los salones en verde y rosa

Textiles para el salón.

Esta es la forma más brillante de combinar estos dos colores. Para que el resultado sea espectacular, utilizaremos tejidos lisos combinados con estampados florales o geométricos que incluyan ambos colores.

Es bastante sencillo, en especial cuando hablamos de decoraciones campestres inglesas. Piensa que el vede y el rosa son los colores de las flores y ambos están presentes en la naturaleza y en nuestros jardines.

Existen en el mercado maravillosas colecciones de textiles florales en estos tonos sobre blanco o colores cremas que podrás encajar a la perfección en este tipo de estética. Darán textura y contraste para que tu precioso salón en verde y rosa no resulte demasiado plano. Este es un efecto que debemos evitar, especialmente en esta combinación de colores.

Nada más atrevido que unos sofás en rosa o en verde lima. Por sí mismos harán de punto focal en la estancia y puedes organizar el resto de los complementos textiles en base a ellos. Si el sofá es rosa, lo situaremos en una pared verde y viceversa.

Muebles y complementos decorativos

Comedor rosa y verde.
Comedor / elespanol.com

Esta es la oportunidad de oro para repintar ese antiguo mueble o librería que tanto cariño le tenemos, pero que no queda ya acorde con nada. Seguro que quedaría fantástico con unas buenas capas de verde, desde los verdes agua hasta los colores menta para los más atrevidos.

La combinación de verde y rosa en el salón admite algún mueble en el color propio de la madera. Estos dos tonos suavizan la madera y encajan perfectamente con ella. Tenemos muchos elementos decorativos con los que combinar los muebles de madera, desde las alfombras hasta las lámparas, pasando por los cojines, las tapicerías y, por supuesto, la pasamanería.

Y entonces llega ya el momento de elegir los complementos que agreguen el punto final a nuestro salón. Elegirlos en concordancia a las proporciones de color que ya estén en la estancia para aumentar uno u otro a nuestro gusto.