La tendencia de las bañeras antiguas

Las bañeras antiguas son toda una tendencia. Además son un elemento clave si quieres darle a tu baño elegancia, personalidad y mucho estilo. ¿Te atreves? Aquí tienes todo sobre este tipo de bañeras.

Las bañeras antiguas son un tipo de bañeras que en la actualidad se han vuelto a colocar en el nº1 de las tendencias para los baños.

Y es que el baño es una de las estancias de la casa más importantes y una de las que, a menudo, menos atención ponemos en cuanto a la decoración.

Vale recordar que el cuarto de baño es, y así debe ser, un lugar funcional e higiénico.

Pero también debe ser un lugar para relajarnos después de un largo día de trabajo. Y si además es bonito, elegante y con personalidad será un baño de 10. Precisamente las bañeras antiguas proporcionan lo último, así que ¿por qué no apuntarse a esta tendencia?

En el artículo de hoy hablamos sobre este tipo de bañeras, sus ventajas, desventajas y alternativas. 

Bañeras exentas

Las bañeras clásicas son bañeras exentas. Esto quiere decir que se trata de bañeras independientes, por lo tanto no están empotradas en ninguna esquina.

Bañera exentas.

Por otra parte, la característica más identificativa de las bañeras antiguas son sus cuatro patas. 

Las cuatro patas pueden ser de porcelanosa, al igual que el resto de la bañera, o también pueden ser de hierro con apliques o en forma de garra.

¿Qué aportan las bañeras antiguas?

Una bañera antigua en el cuarto de baño hace que este tenga mucha personalidad y elegancia.

Además, la bañera se convierte en el centro de las miradas convirtiéndose en una pieza clave en la decoración del baño. 

Generalmente, una bañera antigua se acompaña de una grifería que también vaya en la misma línea, es decir de estilo antiguo.

Si estás pensando que por ser una bañera antigua queda mejor con un baño de estilo vintage o retro, te vas a sorprender cuando te diga que esto no es así.

Las bañeras antiguas quedan perfectas en baños de estilo vintage o retro pero también queda genial con otros estilos.

Todo depende de los complementos que elijas. Por ejemplo, en baños rústicos, industriales o clásicos se convierte en el toque que faltaba para ser un baño de 10.

Ventajas de las bañeras antiguas.

Ventajas de las bañeras antiguas

Las ventajas que nos ofrecen las bañeras antiguas en concreto y las exentas en general son:

  • No requieren obras: al ser elementos independientes no necesitan estar incrustadas en la pared. Tan solo necesitas una toma para el agua. Así que supone una reforma sencilla y fácil que transformará tu baño.
  • Aportan mucho estilo y personalidad. 
  • Es una pieza única que se convierte en el centro de la decoración. 
  • Las bañeras antiguas son un elemento que contribuyen al relax. ¿A quién no le gusta un baño de espuma para olvidar una semana de duro trabajo?

Desventajas

Las desventajas de las bañeras antiguas son, principalmente:

  • Su precio suele ser más elevado que el de una bañera más moderna o incrustada. Últimamente se están convirtiendo en, casi, piezas de colección. Además su fabricación requiere de más tiempo y más precisión ya que son piezas que están totalmente a la vista.
  • Las bañeras antiguas requieren un espacio mayor para que los demás elementos del baño no queden tan juntos. Por otro lado, es conveniente que complementes la bañera antigua con un plato de ducha.
  • Son menos funcionales. En las bañeras antiguas es mucho más complicado conseguir un lugar de almacenamiento de productos que necesitemos tener al alcance de la mano a la hora del baño.
Bañeras antiguas.

Conclusión

Las bañeras antiguas pueden convertirse en un elemento clave para cambiar la personalidad o el estilo de nuestro cuarto de baño.

Eso sí, antes de decantarte por un bañera exenta sopesa muy bien tus necesidades con las ventajas y desventajas. 

También es importante que tengas en cuenta el tamaño. Aunque este tipo de bañeras no suelen ser demasiado grandes, sí necesitan un espacio amplio para su colocación.

Por otra parte, también debes planear cómo vas a almacenar los productos de aseo como gel de ducha, champú y demás. 

Si crees que las bañeras antiguas son muy clásicas para tu baño y para tu gusto, siempre puedes darle una “vuelta de tuerca” pintando el exterior de algún color fuerte. 

Por ejemplo, azul, morado o rojo son colores que quedan muy bien en contraste con el blanco del interior.

Si además el suelo es de baldosa tipo ajedrez o de suelo hidráulico, tendrás un baño con muchísima personalidad que no pasará desapercibido.

Te puede gustar