3 recibidores rústicos que puedes hacer para decorar las entradas

Sofía Sangrador · 11 julio, 2018
Te dejamos algunas ideas de recibidores decorados con estilo rústico para hacer que tus invitados se sientan como en casa.

En este artículo queremos dejarte algunas ideas de recibidores rústicos, para que las tengas en cuenta a la hora de decorar la entrada de tu casa. Como hemos dicho ya más veces, los recibidores o vestíbulos ayudan a nuestros invitados a forjar una primera imagen sobre nosotros mismos, ya que son lo primero que ven al entrar en nuestra casa.

Por eso, es muy importante cuidar su aspecto, para causar una buena impresión. Ya hemos visto en otros de nuestros artículos que hay una serie de muebles y complementos básicos para la decoración de nuestros recibidores: bancos, consolas, espejos, percheros, etc.

Sencillamente, debemos tener en cuenta el espacio disponible, para que no quede muy cargado.

En esta ocasión vamos a dejarte algunas ideas de recibidores rústicos. Como verás en los siguientes apartados, este estilo tiene algunas similitudes con el farmhouse o el shabby chic. Por tanto, también podrás escoger algunas ideas de esos estilos, que nos remiten claramente a las casas de campo.

A continuación, te dejamos 3 ideas. Con cada una de ellas, te mostramos una combinación diferente de muebles y complementos, para que veas todas las posibilidades, aunque, obviamente, hay que tener en cuenta el tamaño del recibidor que quieres decorar.

La calidez de la madera

El material que más utilizaremos es la madera, aunque la piedra y los metales tienen también cierta presencia. En este primer ejemplo que te dejamos el mueble escogido es un banco de madera. Te recomendamos que tenga un aspecto sólido; además, no pasa nada si tiene algunas imperfecciones. Así, su aspecto será más natural.

Podemos dejar nuestras pertenencias (botas, llaves, bolsos…) sobre y bajo el banco, siempre colocado bajo la pared. Sobre él (o en el suelo a ambos lados) podemos dejar alguna cesta de mimbre donde guardar leña, por ejemplo. Si no, podemos colocar uno o más faroles, siempre a modo decorativo. También podemos colocar una manta de cuadritos, nos remitirá directamente a lo campestre.

Banco de madera y manta a cuadros.

En el suelo, podemos colocar alguna alfombra hecha de fibras naturales, como mimbre, ratán… Suelen ser muy sencillas pero no dejan de llamar la atención.

Sobre la pared, en alto, podemos colgar un perchero. Son muy usuales los que consisten simplemente en una lámina de madera (imperfecta e irregular) con algunos ganchos sencillos.

Una consola práctica

En vez de un banco, puedes optar por una consola sobre la que dejar tus pertenencias según llegues a casa. De nuevo, recuerda que la madera no tiene que estar muy tratada. Es más, puedes hacer la consola tú mismo mediante maderas recicladas.

Sobre ella puedes colocar un espejo con marco de madera o recipientes variados, de madera, cristal o metal. Los tarros y recipientes vintage pueden valer; además, son muy fáciles de encontrar en tiendas de segunda mano o a través de Internet. Otra posibilidad son macetas o jarrones con flores, hojas o pétalos secos…

Si quieres colocar pequeños recipientes de metal, puedes reutilizar una vieja lechera de metal para hacer un jarrón o incluso un paragüero, si la lechera es de gran tamaño.

Ideas con cajas

Una última posibilidad es apilar cajas de madera como las que usan en las tiendas para guardar y transportar la fruta. Apílalas tanto horizontal como verticalmente, sin sobrepasar la altura de la cintura.

Así, podrás usarlas como espacio de almacenamiento y para dejar las llaves, bolsos, etc, nada más entrar en casa. No tienen por qué ser del mismo tipo o tamaño. En las de abajo, puedes colocar los zapatos. Si no vas a llenarlas mucho, o son por lo general pequeñas, es mejor que las ancles de alguna manera a la pared, para que no se vuelquen con facilidad.

A ambos lados, podemos colocar algunos recipientes con hojas secas, macetas o jarrones con flores (puedes reutilizar lecheras de metal).

En la parte superior de esa misma pared, podemos colocar un listón de madera a modo de perchero o un espejo que sea sólido y preferiblemente de madera. Puedes adquirirlos en tiendas de decoración de segunda mano o en algún mercadillo.

Zapateros para la entrada.

Una alternativa a estas cajas apiladas sería un gran baúl de madera o mimbre o varios baúles pequeñitos apilados según los tamaños.

Por último, queremos dejar claro que, además de los muebles y complementos, son importantes los suelos y paredes. Lo ideal es estuvieran hechos con madera o piedra, para dar un toque más rústico aún.