4 ideas de flexos para tu despacho

Teresa Montes · 29 marzo, 2018
Consejos útiles para iluminar y decorar tu zona de trabajo.

Los flexos se han convertido en uno de los elementos a los que más partido se les pueden sacar en una casa. Los podemos utilizar en la mesilla de noche, incluirlo en el cabecero, en la cocina para iluminar diferentes puntos y hasta como lámpara para el salón.

No obstante, los flexos son irremediablemente el objeto característico de las mesas de trabajo. Permite alumbrarnos bien el escritorio mediante una luz clara que no deslumbra para no hacer sufrir a los ojos.

Como vemos, el flexo es uno de los elementos más versátiles que puede haber en una casa. Se puede adaptar a varias posiciones para focalizar la luz donde queramos. Además, no gasta mucho ya que permite incluir bombillas de bajo consumo. Esto es muy útil ya que solemos pasarnos mucho tiempo en la mesa de trabajo con la luz encendida.

En el post de hoy os contamos ideas para iluminar y decorar con flexos vuestro despacho. ¡Da un nuevo aire a tu mesa de trabajo!

Tips para escoger el flexo para tu despacho

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un flexo es que no ocupe mucho espacio. Es decir, que no sea un armatoste y más, si tu escritorio no es muy grande.

  • Asegúrate de que el flexo que te gusta sea articulable. Esto es muy importante ya que te permitirá dirigir la luz donde quieras. Además, mira que no sea muy difícil de regular ya que es un elemento que estamos cambiando frecuentemente.
  • En cuanto a la luz, fíjate que sea directa y que no se disperse. Para ello, tendrás que comprobar que disponga de la potencia necesaria. Si el escritorio se ubica cerca de la ventana, es recomendable que la lámpara esté en el lugar contrario a la entrada de luz natural. De esta forma evitaras crear sombras que puedan resultar molestas. Si trabajas habitualmente con el ordenador es mejor que la luz se encienda por detrás para que no haya ningún tipo de reflejo en la pantalla.
  • Las mejores bombillas para los flexos son las que tienen 100w. No debe ser una luz demasiado blanca, ya que no es demasiado cómodo para trabajar.

Dependiendo de como sea la decoración de tu casa, encontrarás muchas opciones de flexos. Los hay de diferentes formas, colores y tamaños. Sin embargo, los que ahora mismo están en el top de flexos son los metalizados que presentan una estética industrial. Combinan muy bien con la mayoría de estilos y sirven para incluir una nota diferente en la decoración de tu hogar.

Flexo metalizado para un escritorio.

Flexos para tu despacho

1. El clásico flexo regulable

Este es el modelo más tradicional y antiguo de todos. Lo vemos en un montón de escritorios. Sobre todo ahora que se han puesto tan de moda los estilos vintage y retro, y con los que casa a la perfección.

Lo podemos incorporar en nuestro escritorio, oficina, despacho e incluso en nuestra mesilla de noche para leer bien. Proyecta una fuente de luz clara y directa que permite iluminar la zona que queramos a la perfección sin que sea demasiado fuerte o intensa.

Los flexos con esta forma articulable los creó el ingeniero George Carwandine y, a día de hoy, se siguen fabricando. Este se inspiró en el brazo humano para crear una lámpara que tuviera varias posiciones. Sin duda, es una estética que no pasa de moda.

Flexo clásico.

2. Flexo de pie

Este tipo de lámparas son perfectas para aquellos espacios reducidos en los que no nos podemos permitir incluir mesas demasiado grandes.

Estos se pueden ubicar en un lateral del escritorio, situando la cabeza del flexo lo más cerca posible de nuestro punto de trabajo.

Los podemos encontrar de diferentes colores, estilos y tamaños. Los más comunes son los metalizados, negros y dorados. Son los que mejor van en los estilos más minimalistas y con toques nórdicos, ya que su pie de sujeción suele ser muy fino y discreto.

Flexo de pie para escritorio.

3. Flexos con pinza

Este tipo de flexos son los más prácticos que te puedes encontrar en el mercado. Presentan la peculiaridad de tener pinzas de sujeción para que los coloques en cualquier parte de tu escritorio.

Se pueden colocar tanto en un estante que tengas ubicado cerca de la mesa como en el propio escritorio. Incluso en la ventana si tiene algún tipo de agarre. Además, lo podemos mover de un lado a otro por si nos hace falta en cualquier otro momento para cualquier otra función.

Como vemos, ofrece innumerables posibilidades. Esto lo convierten en el flexo más versátil de todos.

Flexo negro de pinza para escritorio.
Flexo negro de pinza / ikea.com

4. Flexos fijos de pared

Estos son los que mejor van con los ambientes más industriales. Presentan unos apliques con brazos extensibles para instalar verticalmente en la pared.

Permite iluminar perfectamente la zona de trabajo, sin necesidad de preocuparte de que ocupe espacio encima de la mesa. No obstante, a parte de iluminar decoran la estancia con un toque muy vanguardista.

 

Flexo negro para la pared.
Flexo negro pared / ikea.com

Como vemos, hay muchos tipo de flexos para tu despacho. Ahora lo que tienes que valorar es cual de todos se adapta mejor a tu habitación. ¿Te animas con alguno de ellos?