Cerámica granadina para decorar tu casa

3 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por arquitecto Renato Alonso Ampuero Rodríguez
La cerámica granadina es uno de los objetos artesanales más representativo de Andalucía. La cerámica granadina, llamada también de Fajalauza, se ha convertido en el último grito en la decoración de espacios.

Cuando hablamos de cerámica granadina, tenemos que hablar de la cerámica de Fajalauza. Esta cerámica artesanal ha caracterizado a la ciudad andaluza, encontrando su origen en la época mozárabe, hace más de cinco siglos.

Sin lugar a dudas, el trabajo artesanal de la cerámica de Fajalauza es una de las señas más distintivas de la identidad de Granada. Pero, lamentablemente, es un legado que se encuentra en peligro por múltiples causas.

A continuación te mostraremos un poco más de la historia de esta cerámica y cómo poder integrarla en la decoración de tu hogar.

Historia de la cerámica granadina de Fajalauza

Cerámica de Fajalauza.
Cerámica de Fajalauza / bibalmazan.wordpress.com

Este tipo de cerámica artesanal adopta su nombre de la Puerta de Fajalauza en el Albaicín. En este lugar, en el siglo XIX, se crearon diversos talleres, destacando el de Cecilio Morales Moreno. Actualmente, existe una fundación que guarda el legado de este artesano granadino.

Estas piezas de cerámica son pintadas a mano, y se utilizan en la construcción y en la decoración, tanto de interiores como de exteriores. La cerámica de Fajalauza, conocida también como loza, tiene sus orígenes, según la documentación encontrada, a inicios del siglo XVI.

Históricamente, la muralla que rodeaba el barrio granadino del Albaicín tenía seis puertas, de las cuales, una era la puerta de Fajalauza. Esta se erigió en la primera mitad del siglo XIV gracias al háyib Ridwan, ministro de Yusuf I de Granada.

La función principal de estas puertas era la de defender el barrio primigenio del Albaicín. Esta puerta en particular conectaba el arrabal con el barrio de los Alfareros. Este barrio existe desde 1517, donde se asentaron los talleres de olleros que, a partir del siglo XIX, pasaron a llamarse talleres de cerámica de Fajalauza.

Este tipo de cerámica se hace a base de barro vidriado, el cual es decorado. Para la decoración, se utilizan, principalmente, los tonos azules, grises y verdes. Los motivos que se utilizan suelen ser vegetales, pero también podemos encontrar fauna y motivos heráldicos.

En la actualidad, podemos encontrar talleres de artesanos que continúan trabajando el barro de la misma manera como hace cinco siglos. Sin alterar su forma ni su estilo, introducen cambios tecnológicos, como el uso de la electricidad en el proceso.

¿Cómo integrar la cerámica granadina en tu hogar?

Platos cerámicos.
Platos cerámicos / elpais.com

La cerámica de Fajalauza ha ido adquiriendo distintas funciones, por lo que podemos utilizarla en muchos aspectos de nuestras vidas. Podemos decorar las paredes de nuestros hogares con azulejos o con platos de cerámica granadina.

Además, podemos adornar nuestros hogares con placas de cerámica granadina que contengan inscripciones o poemas. Es tal la versatilidad de este tipo de cerámica que en muchas de las calles granadinas podemos encontrar carteles con el nombre de esta.

Podemos encontrar, como muestra de la versatilidad y de la gran belleza de esta cerámica, una gran cantidad de azulejos del Patio de los Arrayanes de la Alhambra.

Otra alternativa que podemos aplicar a la cerámica de Fajalauza es la reforma de espacios como la cocina. Con este tipo de cerámica tenemos la posibilidad de tener azulejos únicos.

Con diseños, tonalidades y formatos que vayan acorde a nuestras preferencias, obteniendo un resultado magnífico y muy original. Podemos obtener espacios singulares con un presupuesto menor al que uno pudiera pensar.

Los objetos artesanales, como la cerámica granadina, tienen alma propia. La típica decoración azul y verde de la cerámica granadina de Fajalauza es un elemento a tener en cuenta en la decoración de nuestro hogar.

La importancia de su conservación

Conservación de la cerámica granadina.

La decoración de la cerámica de Fajalauza hace de ella una cerámica muy especial, además de ser pintada a mano por maestros artesanos. Esta se alejaba de los patrones tradicionales, dando como resultado una cerámica con identidad propia, que dotará a tus espacios de un encanto especial.

Por eso, es tan importante poner en valor esta artesanía, por sus cualidades que la han hecho llegar hasta nuestros días intacta. Y, sobre todo, proteger esta hermosa muestra del genio creador humano.

Sin lugar a dudas, la cerámica granadina es una muestra de la artesanía andaluza, que ha sabido ganarse un lugar en la decoración de los hogares.

Por estos motivos, te animamos a utilizar este tipo de cerámica en la decoración de tu hogar, le dará un toque artesanal a tus espacios. La cerámica de Fajalauza es una de las piezas de la artesanía ibérica que realzará tus paredes y, por qué no, tus patios.