Estilo retro: una explosión de combinaciones

22 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la interiorista Goretti Ayubes
¿Conoces el estilo retro? Si tu respuesta es negativa, no te preocupes porque vamos a darte las mejores claves para que puedas recrear este estilo en tu vivienda. ¡Toma nota!

El estilo retro, más allá del coleccionismo y la nostalgia, tiene como objetivo crear ambientes acogedores mediante el uso de mobiliario y objetos diseñados en el periodo comprendido entre las décadas de 1920 y 1970.

Lo esencial que debemos tener en cuenta para reproducir este estilo es, por lo tanto, tener ciertos conocimientos sobre las principales aportaciones de estos cincuenta años de diseño.

Estilo retro: con personalidad propia

Debes tener en cuenta que crear ambientes que se inspiren en el estilo retro no significa acumular clásicos del siglo XX sin orden ni concierto. Tampoco consiste en clonar los viejos estilos para traerlos a nuestros días.

El espíritu retro, cuando mejor funciona es cuando se toma como inspiración lo mejor de cada época y se recrea en un entorno contemporáneo, funcional y con personalidad. De esta forma, ¡no fallarás!

Es importante que sepas que se puede crear una decoración retro en cualquier espacio, independientemente de si se trata de una construcción antigua o moderna. Todo es cuestión de probar.

Además, piensa que no basta con que todos los elementos elegidos estén enmarcados en este estilo, sino que hay que buscar una línea decorativa que dé coherencia al ambiente.

No olvides que es importante seguir un patrón para conseguir que todos los elementos encajen. Debes evitar la saturación de muebles y objetos decorativos para no crear estridencias e interiores caóticos.

Estilo retro: mobiliario

Los grandes protagonistas de los ambientes retro son los muebles que, diseñados en estos cincuenta años, se han convertido en clásicos del siglo XX.

No obstante, tenemos que decirte que el mobiliario original, el que fue fabricado en la época, puede alcanzar precios realmente astronómicos, por lo que es mejor adquirir piezas reeditadas, mucho más asequibles a la mayoría de presupuestos.

Ten en cuenta que, en líneas generales, las piezas clásicas pueden combinarse de manera armónica con el mobiliario actual. De hecho, es recomendable hacerlo ya que de esta forma se consigue un ambiente más actualizado y distendido.

Así, te aconsejamos disponer de unas pocas piezas cuidadosamente seleccionadas y centrar sobre ellas la atención de la estancia. Esta opción da inmejorables resultados.

Clásicos del diseño

Silla Barcelona.
Silla Barcelona / plataformaarquitectura.cl

Los principales diseñadores de los años que comprenden este estilo crearon modelos de muebles que hoy en día se han convertido en referentes ineludibles de los ambientes retro.

Algunos de estos clásicos son auténticas obras de arte. ¿Quieres conocer algunas de las piezas que han marcado toda una épcoca y continúan siendo de actualidad? ¡Vamos a ello!

  • La silla Barcelona diseñada por el arquitecto Mies Van der Rohe para el pabellón de Alemania de la Exposición de Barcelona en 1929.
  • El sofá Marshmallow es una creación de George Nelson en 1956.
  • El balancín de fibra de vidrio fue una reinterpretación de Charles Eames de la mecedora clásica en 1950.
  • La butaca Diamond es el gran clásico creado en 1950 por Harry Bertoia.
  • La silla de Hans Wegner de 1963 es una muestra del diseño moderno en madera.
  • La silla Wassily de Marcel Breuer, creada en 1925, fue el primer mueble de la historia realizado con tubo de acero.

Estilo retro: detalles especiales

Teléfono vintage en un estilo retro de decoración

Además de los muebles, existe una gran cantidad de objetos que contribuyen a recrear el estilo retro. En esta categoría, se encuentran los electrodomésticos, relojes, ceniceros, teléfonos, jarrones

Muchos de ellos, los que son obra de diseñadores famosos, se han convertido en piezas de colección, mientras que otros se pueden encontrar en tiendas de segunda mano a precios asequibles.

Destacan los materiales metálicos, como el aluminio. También hay que mencionar el vinilo y el cuero, tan distintivos en la decoración retro. Pero lo más interesante es la combinación de varios de estos materiales en un mismo elemento decorativo.

No te olvides de utilizar el terciopelo y el peluche ya que son dos texturas muy populares a tener en cuenta en el mobiliario retro. Comprobarás que darán mucho juego a los ambientes de este estilo.

En lo que se refiere a los complementos, tenemos que decirte que los de vidrio y cristal son los más acertados para conseguir esta estética. No fallarás colocando una bandeja de cristal de murano o unos jarrones de vidrio en colores fuertes.

Colores atrevidos

Los interiores retro suelen presentar colores con carácter y combinaciones atrevidas. Son frecuentes los tonos marfil, los marrones y los ocres, así como algunos tonos pastel.

La combinación de blanco con rojo o negro, o con los dos, es también muy utilizada; sin embargo, cuando se quieren crear contrastes divertidos, se opta por combinar turquesa con fucsia o con verde lima.

Los estampados llamativos, con formas geométricas, aparecen en esmaltados, tapizados, alfombras y los papeles pintados, dándole al ambiente ese contrapunto tan divertido.

¿Te gusta el estilo retro? Pues sigue entonces nuestros consejos y recuerda que para conseguirlo es fundamental no saturar demasiado el espacio.

Imagen: pinterest.es