Ideas y mantenimiento de una sauna en casa

María Pilar Gimeno Landa · 19 febrero, 2019
Tener una sauna en casa es un privilegio, pero también debes ser consciente del mantenimiento que debes proporcionarle.

Tener una sauna en casa es un verdadero placer. Poder disfrutar de sus beneficios en nuestra propia casa es algo que no está al alcance de todo el mundo, ya que tienen un coste elevado y es necesario un espacio amplio para su instalación. Si tienes la suerte de tener una sauna, debes saber que es necesario realizar un mantenimiento regular.

Para que sepas cuál es el mantenimiento que tienes que realizar, a continuación te explicamos cuáles son los aspectos más importantes. Tal y como vas a comprobar, se trata de un mantenimiento que requiere bastante tiempo. Nuestra recomendación es que antes de instalar una sauna, tengas en cuenta todo lo que te vamos a contar.

Realiza las tareas de mantenimiento con seguridad

Sauna de madera en casa.

Lo primero que tienes que hacer antes de realizar cualquier tipo de tareas de mantenimiento es desenchufar todos los componentes eléctricos. Tienes que tener en cuenta que para su limpieza se va a proceder a utilizar productos químicos y a desmontar elementos, tales como las rejillas. Garantizar la seguridad es fundamental para poder trabajar de manera adecuada.

Los componentes eléctricos dependen de cada tipo de sauna. Es por ello que tienes que saber cuál es la configuración de tu sauna para asegurarte de que la desconectas por completo. Una vez que hayas realizado esta tarea, ya puedes comenzar a llevar a cabo los siguientes pasos.

Desmontar y limpiar las tablas dos veces al mes

Limpieza de la sauna.

Las tablas de madera son el elemento que más se mancha después de hacer uso de la sauna en casa. Además de recoger el sudor, acumulan humedad cada vez que la sauna es utilizada. Es por ello que lo más recomendable es desmontarlas dos veces al mes si usamos la sauna con regularidad.

Una vez que las hayas desmontado, tienes que frotarlas con un cepillo y un producto de limpieza con componentes fungicidas. Después, tienes que dejarlas secar y, posteriormente, volver a instalarlas.

Es cierto que se trata de un trabajo bastante costoso y más en relación con el poco tiempo que pasamos en la sauna. De todos modos, tienes que tener en cuenta que esta es la única forma de garantizar que tu sauna en casa es un espacio seguro y eficaz.

Eliminar las manchas de sudor lo antes posible

Usar toallas en la sauna.

Como todos sabemos, la sauna es un espacio que dadas sus características provoca sudoración abundante. De hecho, esa es la clave de su efectividad y lo que el usuario busca al hacer uso de ella. Después de utilizarla, la superficie se ha impregnado del sudor y de las células muertas que la persona ha soltado.

Es por ello que es fundamental limpiar este tipo de manchas lo antes posible. Esto es especialmente importante en el caso de que hagan uso de ella varias personas. Por su porosidad, la madera tiene la capacidad de absorber el sudor, así que hay que limpiarla lo antes posible.

La mejor forma de hacerlo es con un cepillo y un producto de limpieza que no sea muy agresivo. Si tu sauna tiene una superficie considerable de madera, este será un arduo trabajo. En ese caso, te recomendamos que cuando utilices la sauna, lo hagas sentado en una toalla. De este modo te ahorrarás tener que limpiar las manchas de sudor.

Mantén las rejillas limpias de tu sauna en casa

Sauna casera de madera.

Las rejillas son uno de los elementos fundamentales de cualquier sauna en casa. Por lo tanto, tenemos que prestar especial atención en su limpieza. Además, es aquí donde hay mayor probabilidad de que se alojen hongos y bacterias, por lo que hay que limpiarlas con bastante frecuencia.

Lo primero que tienes que hacer es desmontar las rejillas para poder limpiarlas. Es importante que los productos que utilices para limpiarlas contengan fungicidas, ya que es la única forma de acabar con los hongos.

Recurre a un profesional para garantizar la seguridad

Sauna en perfecto estado.

Hasta ahora hemos explicado cuál es el mantenimiento habitual que debe realizarse en una sauna casera de forma periódica. De todos modos, una vez al año debes llamar a un profesional que revise todo el sistema. Esta persona posee la cualificación y las herramientas necesarias para garantizar que tu sauna es un espacio seguro y eficaz.

Además, este profesional te podrá dar una serie de pautas acerca del mantenimiento periódico que tú puedas realizar. Te indicará si lo estás haciendo de la forma correcta, y usando los productos adecuados.