Las mecedoras, un recurso que ha vuelto

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
30 marzo, 2019
La mecedora se ha convertido en un recurso que nos recuerda al pasado. Es hora de aplicar ese toque nostálgico en el hogar.

Todos sabemos que las modas son cíclicas, y en decoración no iba a ser de otra forma. Cada vez es más común encontrarnos en las revistas de interiorismo con muebles típicos de las casas de nuestros abuelos. Al igual que ha ocurrido con otros muebles, lo mismo podemos decir de las mecedoras, un recurso decorativo que ha vuelto.

Pero ¿qué es exactamente este producto? Se trata de un mueble compuesto por dos partes: en la parte superior se sitúa el respaldo, al igual que en una silla, y en la parte inferior, en lugar de tener las tradicionales patas, hay dos bandas curvas que producen un continuo vaivén.

¿Por qué se ha vuelto tan popular la mecedora?

Mecedoras de mimbre.

Las mecedoras pueden parecernos un recurso novedoso. En realidad, se popularizaron a mediados del siglo XIX, sobre todo en Estados Unidos. Sin embargo, las fuentes más fiables sitúan su origen en la Inglaterra del siglo XVIII. En cualquiera de los casos, no podemos negar la fuerte influencia del diseño americano en los modelos actuales.

En ocasiones, tendemos a relacionar las mecedoras con un mueble antiguo, diseñado para el descanso de las personas mayores. De todos modos, este mueble tiene una serie de ventajas que lo convierte en recurso perfecto para el descanso:

  • El balanceo de este asiento nos aporta una sensación de confort única.
  • A su vez, ayuda a encontrar la posición ergonómica perfecta, ya que cuando nos sentamos sin balancearnos, la silla se equilibra hasta alcanzar el centro de gravedad del usuario, proporcionando así una posición sin tensión.
  • Los movimientos de vaivén producidos por este mueble facilitan la eliminación del estrés y ayuda a conciliar mejor el sueño.

Además de todo esto, debemos sumarle el desarrollo del diseño de muebles y la gran variedad de estilos que podemos encontrar. Es muy difícil no hallar algún modelo que se ajuste a nuestros gustos.

Dónde situar tu mecedora

Una de las preguntas más frecuentes cuando se tiene una mecedora es en qué lugar de la casa debe colocarse. Se trata de una decisión muy importante, ya que hay que tener en cuenta que estos muebles tienen un tamaño considerable.

Por otro lado, su original diseño lo convierte en el foco de atención dentro de la sala donde se sitúe.

En un rincón del salón

Mecedora moderna.

Las mecedoras son perfectas para el descanso. Por eso, ¿qué mejor lugar que en nuestra sala de estar? Las posibilidades que nos brinda este mueble son muy numerosas:

  • Las mecedoras son ideales para ocupar el rincón vacío de la sala de estar o al lado del sofá.  En cuanto al diseño, todo dependerá del estilo que queramos dar a nuestra sala. Mientras que una mecedora tradicional aporta un aire encantador, la mecedora contemporánea dota la sala de un carácter más moderno.
  • Puedes crear tu propio rincón de lectura. Solo tienes que colocar tu mecedora en un rincón luminoso del salón. De hecho, puedes darle un extra de tranquilidad y relajación, agregándole unos cojines y una manta para crear un espacio más acogedor.
  • Completa tu rincón añadiendo una mesita auxiliar donde colocar un punto de luz con una lámpara y algunos accesorios decorativos.
  • Otra posibilidad es sustituir el sillón principal por una original mecedora. Puede encontrarse en diferentes formatos y para todos los gustos. Por ello, es muy difícil que no encuentres aquella que mejor represente tu estilo y personalidad.

En espacios exteriores

Mecedora de exterior.

Los espacios exteriores son perfectos para este tipo de muebles. Aportan esa sensación de relajación y comodidad que se ve reforzada por la paz que nos transmite el aire libre y la naturaleza.

Para este tipo de espacios, como por ejemplo las terrazas, las mecedoras de materiales ligeros conjugan a la perfección. El diseño liviano de sus formas estilizan más las líneas y su forma.

¿Qué tal quedaría en el dormitorio?

Mecedora dormitorio.

Una original forma de dar un aire nostálgico a tu dormitorio es incorporado una bonita mecedora de madera. Esta opción es muy recomendable para aquellos que sean de un tamaño considerable y que necesitan algún elemento en particular que destaque.

A diferencia de las mecedoras de jardín, en estos espacios se buscan colores más apacibles que conjuguen con el estilo del dormitorio.

Una manera sencilla de combinar la mecedora con el resto de decoración del dormitorio es pintándola. Eso sí, hay que tener presente la paleta de colores del propio cuarto.