Ventajas y desventajas de tener un sofá de cuero

Este artículo fue redactado y avalado por Francisco J.
· 22 marzo, 2019
Antes de comprar un sofá de cuero, debemos valorar algunas cuestiones: si se va a adaptar bien a la decoración, si nos agrada el material, y si realmente queremos hacer esa inversión económica.

Los sofás de cuero son un clásico de la decoración. Este recurso siempre ha despertado amor y odio por parte de los interioristas. ¿A qué se debe esto? A continuación te mostramos las principales ventajas y desventajas de un sofá de cuero.

Elegir uno de calidad es una decisión muy importante, principalmente porque es el gran protagonista del salón. No se puede negar que se ha configurado como un eje primordial en esta estancia. Por eso, un sofá de buena calidad puede definir el estilo y la tendencia del salón.

A su vez, es una pieza fundamental en la casa. Forma parte del grupo de muebles que nos proporcionan descanso y nos ayuda a disfrutar de cualquier actividad de ocio, como ver películas o leer. Es un componente indispensable para poder desconectar del día a día.

¿Por qué nos gusta tanto el sofá de cuero?

Sofá mostaza otoñal.

Estilísticamente hablando, el sofá de cuero genera cierta atemporalidad y combina a la perfección tanto en un estilo clásico, como en uno más contemporáneo. Esta característica lo convierte en un recurso que nunca pasa de moda.

No cabe duda de que este material es de lo mejor que hay en el mercado. Además, es natural y ofrece una calidad inigualable. Es muy resistente, y tan solo requiere de unos pocos cuidados para su mantenimiento. Su resistencia al paso del tiempo hace que mantenga el esplendor del primer día.

Invertir en un sofá de cuero es apostar por la calidad.

Variedad de diseños

Chester de cuero marrón con pared de ladrillo.

Existe una gran variedad de sofás realizados en cuero. Veamos a continuación algunos ejemplos.

  • Estilo clásico: dentro de esta categoría hay que destacar uno muy interesante y sofisticado: el chester. Encaja perfectamente dentro del estilo británico; y también puede quedar muy bien en los halls de los hoteles y salas de trabajo.
  • Tipología minimalista: mientras que el anterior suele fabricarse en tonos naturales (tostados o crudos), este tipo se puede encontrar en mayor diversidad de colores. Además, posee líneas rectas y austeridad decorativa. Combina muy bien con estancias de estilo contemporáneo y monocromáticas.
  • Rústico: por supuesto, no debemos olvidar el estilo que mejor se amolda a la decoración de los hogares. En el fondo, tiene una estética semejante a los sofás de nuestras casas.

Mantenimiento y limpieza

Cómo limpiar un sofá de cuero.

Está la creencia de que un sofá de cuero requiere un cuidado intensivo. Sin embargo, este material repele con gran facilidad la suciedad y su mantenimiento es muy sencillo.

  • Para eliminar el polvo y cualquier mancha reciente que haya en la superficie basta con pasar un trapo húmedo, ya que el material no es absorbente.
  • Se recomienda aplicarle una capa de crema específica para este material solo dos veces al año. La idea es que pueda perdurar en el tiempo la brillantez del cuero. No es de extrañar que en alguna ocasión debas realizar algún arreglo sobre el cuero.

Algunas desventajas a tener en cuenta son:

  • Un precio elevado: al tratarse de un material de alta calidad, suele tener un precio muy alto, llegando a triplicar, incluso, el precio de un sofá de similares características, pero de diferente material, como ocurre con el terciopelo.
  • Es posible que encuentres un sofá de piel sintética pensando que es de cuero. En el fondo, es una imitación que, en ocasiones, puede llegar a ser prácticamente idéntica, pero puede deteriorarse más rápidamente. Eso sí, el precio debería ser más económico.
  • La temperatura afecta de forma directa. Los ambientes fríos hacen que el material se aclimate a esa temperatura y no guarde el calor; es decir, la sensación de frío quedará presente nada más entremos en contacto con el sofá.
  • En cuanto al calor, el cuero se adapta a la temperatura ambiente. Por tanto, en época estival nos va a agobiar más su textura y puede hacernos sudar.

Otras cuestiones relativas al sofá de cuero

Sofá de cuero marrón de estilo industrial.

Dependiendo de la época del año, el cuero puede resultar más o menos cómodo; sobre todo va a ser la temperatura la que incidirá de forma más directa. Para evitar la sensación desagradable de su temperatura, se puede recurrir al uso de fundas para el sofá. Sin embargo, no quedaría tan visible el material y se perdería función estética.

En definitiva, es necesario valorar las ventajas y desventajas y tener claro qué es lo que buscamos en un sofá, qué utilidad le vamos a dar, y si se amolda correctamente al estilo decorativo del salón.