3 vitrinas de cristal para decorar tu casa

Pilar · 22 abril, 2018
Las vitrinas están de vuelta. Elige la que más se adapte a tu estancia y apúntate a esta nueva moda.

Las vitrinas de cristal son muebles muy modernos que aportan variedad a cualquier estancia. Por su elegancia, se convierten fácilmente en el centro de todas las miradas y llegan a posicionarse como el complemento perfecto en la decoración de interiores (recibidores, salones y otras habitaciones).

Existen muchos diseños, tamaños y formas. Y, aunque a priori las vitrinas de cristal parecen algo formal y clásico, enseguida comprobarás que no necesariamente tiene que ser así. Todo depende de cómo se introduzca en el estilo decorativo.

Antes de pasar los diferentes modelos, debes tener en cuenta un aspecto: si decides incorporar una vitrina de cristal a tu decoración, deberás mantenerla en buen estado puesto que, al ser transparentes, dejarán a la vista todo lo indeseable: desde el desorden hasta el polvo.

A continuación, te mostramos 3 diseños diferentes para que evalúes la posibilidad de incluir este tipo de mueble en el interior de tu vivienda. ¡Vamos a ello!

Vitrinas de madera

Las vitrinas de madera son las más elegidas y aquellas que nos vienen a la cabeza cuando pensamos en una vitrina. Pese a que son las más clásicas también las podemos encontrar en estilos decorativos más modernos y desenfadados.

En los últimos años se han puesto muy de moda, sobre todo aquellas restauradas por profesionales o por nosotros mismos.

Dentro de las vitrinas de madera encontramos dos tipos. El primero de ellos son aquellas vitrinas cuyas puertas son acristaladas. Crean una sensación de mayor amplitud de la que en realidad se tien y, como hemos comentado anteriormente, requerirán que seas ordenado.

Vitrina de madera y de cristal.

Una buena forma de que luzcan bonitas sin necesidad de que seas ordenado es comprar unas cajas o cestos de mimbre que combinen con la vitrina. De esta forma podrás meter dentro los diferentes objetos y desde fuera se verá un bonito cesto o caja.

Otra opción es comprar una vitrina que combine las puertas acristaladas con los cajones o puertas de madera. Así se crea una combinación entre ambos tipos de materiales. Podemos guardar aquellas vajillas especiales en las puertas acristaladas y objetos del día a día en las de madera. Esta opción es muy útil y una de las más prácticas para el día a día.

Vitrinas de cristal simple

Este tipo de vitrina de cristal es la más simple que podemos encontrar. Es una estantería fabricada en vidrio que generalmente no tiene puertas. Las podemos encontrar en varios tamaños y unirlas para formar una más grande. Respecto al diseño suelen ser de formas simples y rectas; esto hace que no ganen protagonismo y toda la atención se centre en aquellos objetos que contiene.

Si quieres crear una separación entre el salón y el comedor las vitrinas de cristal son una opción a tener en cuenta.

Estas vitrinas son perfectas para crear una separación de espacios. Dada su transparencia la habitación queda con dos ambientes distinguidos pero al mismo tiempo unidos visualmente y bien iluminados. Además, como las vitrinas de cristal no tienen fondo ni puertas, sigue habiendo contacto entre una zona y otra.

Si tu estilo decorativo sigue alguna corriente underground o es más bien industrial, te recomendamos que optes por instalar ruedas en vez de patas. Unas ruedas metálicas o de goma grandes le darán un ambiente súper moderno y funcional. Además podrás moverlas fácilmente y crear diferentes ambientes, según prefieras.

Vitrina de cristal.
Vitrina de cristal incoloro de IKEA.

Vitrinas de aluminio

Las vitrinas de aluminio y cristal no son las más populares del mercado y su tamaño suele ser pequeño. Sin embargo, son perfectas para coleccionistas que desean exhibir sus colecciones de objetos decorativos más delicados. Este tipo de vitrinas hacen que llame más la atención lo que hay en su interior, ya que por su transparencia y formas rectas, crean un efecto similar al de cualquier pieza que podamos incluir en un museo.

Vitrina de aluminio.

El inconveniente de estas vitrinas es que suelen dar un aspecto frío y poco acogedor. Te recomendamos que las escojas en un tamaño no muy grande y que las uses para guardar aquellas piezas realmente especiales; pueden ser artículos de colección o reliquias familiares que han pasado de generación en generación.

Si quieres darle todavía más protagonismo a aquellas cosas que quieres exponer, te recomendamos que instales unas bombillas o barras luminosas. Ubícales disimuladamente en el interior de la vitrina y deja que tu decoración brille y hable por sí sola.