3 pasos para hacer un móvil para bebés

Francisco · 17 septiembre, 2018
Hacer un móvil para bebés puede ser muy sencillo, simplemente hay que seguir 3 pasos básicos para conseguir un producto de calidad.

Tu bebé se merece todo lo mejor. A temprana edad lo que necesita es entretenimiento y distracción; para ello, nada mejor como juguetes realizados por ti mismo. Te mostramos 3 pasos para hacer un móvil para bebés.

Si además de cumplir la función de entretener a tu bebé también sirve para la decoración, es entonces cuando se puede estudiar el tipo de móvil para que, así, encaje a la perfección con el diseño de la habitación del bebé.

No es complicada su realización, simplemente hay que tener imaginación, estudiar bien la decoración del lugar para su combinación y convertirlo en un juguete divertido y de buena calidad. Tu bebé te lo recompensará con sonrisas.

¿Qué es un móvil para bebés?

Este artilugio tiene muchos años de historia. Siempre ha cumplido una finalidad de entretenimiento, pero también sirve para la decoración.

Consiste en una estructura con elementos colgantes, ya sean lazos, cuerdas o telas que pueden tener en su extremo un motivo de atracción para el bebé: animales, personajes, planetas, etc.

Móvil con animales para bebés.

Se puede colgar del techo y que se sitúe al alcance del bebé. El movimiento que genera este móvil hace que atraiga la mirada del pequeño. Sin duda, es un objeto muy sencillo de hacer, pero requiere conocer bien los pasos a seguir.

– Todo es muy difícil antes de ser sencillo.-

-Thomas Fuller-

Paso 1: elección de los materiales

Hay que tener muy claro qué materiales se van a utilizar. Por un lado, interesa tener todo sobre la mesa para que se proceda a la ejecución sin que falte nada. ¿Qué materiales son los que debemos usar?

  • Dos varas de madera o de plástico: estas van a servir para hacer la estructura donde se colgarán los elementos colgantes (cuerdas, lazos…). Las dimensiones deben ser de medio metro cada una. También puede utilizarse una percha de la ropa.
  • Cuerdas: servirán para colocar los motivos decorativos, de tal manera que queden en movimiento. Puede cortarse una cuerda en varias partes, cada una de medio metro. Incluso, que cada una sea de un color; así se consigue un mejor resultado.
  • Motivos decorativos: se colocan en el extremo de la cuerda. Pueden ser animales, planetas, estrellas, bolas, etc. El material puede ser de gomaespuma, fieltro, lana o cualquier otra tela.
Móvil con sonajeros para bebés.

En realidad, no son demasiados materiales. Se puede hacer un móvil muy sencillo y económico; no supone un coste desmedido, sino que es muy asequible para cualquier bolsillo.

Paso 2: el montaje

Para llevar a cabo el móvil, hay que seguir un proceso de unión de materiales pero sin utilizar cola, solo mediante hilo y aguja y con nudos de las cuerdas.

  • En primer lugar, hay que disponer las varas de madera en forma de “X”, uniendo ambas con un nudo de hilo en el centro.
  • A continuación, hay que coser los motivos decorativos de animales en cada una de las cuerdas o hilos; de este modo, aseguraremos una sujeción duradera.
  • Después, simplemente habría que atar las cuerdas o hilos en cada una de las varas de madera. Pueden quedar todas las cuerdas a la misma medida o a diferentes alturas, según la preferencia.
  • Para finalizar, se puede colgar el móvil desde el techo; eso sí, es imprescindible calcular bien la altura para que el bebé pueda jugar con el móvil y que le quede a una altura razonable.
Móvil de ovejas para bebés.

Como se puede comprobar, no resulta nada complicado; simplemente hay que tener imaginación y hacer un móvil con los motivos que se deseen. Los animales suelen gustar mucho.

Paso 3: combinación con la decoración

Finalmente, hay que colocarlo suspendido del techo y comprobar que se mueve fácilmente y sin peligro de romperse. Hay que entender que el bebé puede tocarlo y darle algún golpe; preferiblemente, que sea únicamente de adorno.

Puede combinarse con el resto de elementos de la habitación. A la hora de elegir los colores, ten en cuenta que ha de estar en sintonía con el resto de decoración. No olvidemos que además de ser un juguete es un objeto de decoración.

Colores como el azul cielo, el verde claro, el blanco, salmón y rosa son muy agradables y ofrecen un carácter infantil. Además, si hubiese que trabajar con ellos la combinación no debe ser nada complicada.