4 reparaciones en tu hogar que podrás hacer tú mismo

25 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la interiorista Goretti Ayubes
Una vez hayamos terminado de decorar nuestra casa, llega el momento de cuidarla para que mantenga todo su esplendor. Llega la hora de conservar en perfecto estado sus instalaciones, estructuras y mobiliario.

Por mucho que cuidemos nuestra casa, las reparaciones en tu hogar serán necesarias con el paso del tiempo. El desgaste que experimentará tu vivienda será inevitable.

Cuantas más personas habiten en ella y, especialmente cuando se tiene niños, más evidente será el deterioro. Por eso, son tan importantes las labores de mantenimiento.

En este post, te vamos a enseñar a hacer cuatro reparaciones que, por la sencillez de su ejecución, no requieren la contratación de un profesional, sino que podrás hacerlas tú mismo.

Reparaciones en tu hogar con grado de dificultad bajo

Te aconsejamos que te lo tomes con calma y no desfallezcas en el intento, ya que al final tu esfuerzo se verá recompensado con una casa en perfecto estado.

1. Recomponer un azulejo agrietado

Reparaciones en tu hogar
Imagen: dyshjsdsld.gq

Por lo general, los azulejos son un tipo de revestimiento habitual en la decoración de una casa que se caracteriza por su resistencia y durabilidad, no obstante, también sufren roturas. Pasos a seguir para su recomposición:

  1. Introduce la punta de un cuchillo en las juntas. Trata de presionar suavemente, con mucho cuidado, para lograr que salga el azulejo sin que se rompa más.
  2. Pasa un paño húmedo de algodón por toda su superficie. Déjalo secar y a continuación, elimina con una espátula los restos del adhesivo antiguo.
  3. Pega los trozos del azulejo con cemento de contacto o pegamento de resinas epóxidas. Une bien los pedazos ejerciendo una leve presión. Con el fin de evitar el exceso de adhesivo, alisa la junta con un cuchillo. Limpia también el hueco donde colocarás el azulejo.
  4. Una vez seco, es hora de aplicar cinco toques de adhesivo en su parte posterior, un toque en cada esquina y otro en el centro y finalmente ya puedes pegar el azulejo en el lugar que ocupaba.

2. Arreglar un desperfecto en la moqueta

Cómo arreglar la moqueta
Imagen: justcarpetselection.club

Para muchos, nada puede igualar la calidez que aporta la moqueta. Sin embargo, al estar hecha de fibras textiles puede dañarse y mancharse con facilidad. Pasos a seguir para su arreglo:

  1. Haber guardado material sobrante cuando se instaló la moqueta se agradece cuando esta empieza a sufrir el desgaste o a tener suciedad. Llegado el momento de utilizarlo, recorta un pedazo y fíjalo con chinchetas sobre la mancha o la parte en mal estado.
  2. Para que coincidan el retal y el hueco, conviene cortar ambos a la vez. Con un cúter, haz un corte recto, presionando fuerte sobre el trozo de moqueta nueva y la parte de moqueta deteriorada. Retira los trozos recién cortados y limpia bien el hueco que queda a la vista.
  3. Aplica cola adhesiva en el hueco de la moqueta con la ayuda de un pincel e inserta la moqueta nueva. Vete con precaución, si pones demasiada cola y esta rebosa, se manchará la moqueta y se notará más el arreglo.
  4. Al colocar el retal nuevo, asegúrate de que el pelo siga la dirección de la moqueta ya instalada. Fíjala bien apretando los lados con el dedo.

Reparaciones en tu hogar con grado de dificultad medio

Si las dos anteriores reparaciones te han parecido fáciles de ejecutar, vamos a mostrarte dos más donde el grado de dificultad es un poco mayor. Pero no te preocupes, porque seguro que lo harás bien.

3. Cambiar una baldosa rota

Cambiar baldosa rota
Imagen: thisoldhouse.com

Qué fastidio da contemplar el suelo de nuestra casa y detectar una o varias baldosas partidas o con golpes. Es ahora el momento de ponerlas nuevas. Pasos a seguir para cambiarlas:

  1. Con la ayuda de un martillo y un formón, procede a romper completamente la baldosa. Para no causar daño a las baldosas vecinas, opera desde el centro hacia fuera. Por último, limpia la zona.
  2. Con una paleta rellena el hueco aplicando una capa de cemento. Distribúyelo con cuidado por toda la superficie. Empieza poniendo poco cemento para que no rebose.
  3. Haz presión por los lados de la baldosa para colocarla en su lugar. Pasa un paño húmedo y acuérdate que nunca está de más el empleo del nivel de burbuja con el fin de asegurarte que quede nivelada.
  4. Deja que se seque el cemento unas 24 horas como mínimo. A continuación, cubre las juntas con una lechada. Espera 15 minutos y limpia la baldosa con un paño húmedo. Pasados dos días, ya se podrá pisar la baldosa nueva.

4. Sustituir un cristal roto en una ventana

Seguridad de las ventanas PVC.

Que fácil es que se nos rompa un cristal en casa, bien por la acción del viento, por un descuido de nuestros hijos jugando a la pelota… ¡Tranquilo, todo tiene solución! Pasos a seguir:

  1. Acaba de romper el cristal para sacarlo. Hazlo con mucho cuidado, utiliza un formón para quitar la masilla vieja. En caso de que encuentres clavos, sácalos con unas tenazas.
  2. Es aconsejable, dar una aplicación de aceite de linaza para hidratar la madera. De esta forma, la masilla se pega mucho mejor. En el rebaje de la ventana, donde descansará el vidrio nuevo, coloca una tira fina de masilla.
  3. Apoya el nuevo cristal en el rebaje y haz presión para fijarlo. Pon unos clavos sin cabeza alrededor del cristal. Hazlo con el mango de un formón para evitar posibles roturas.
  4. Finalmente, para esconder los clavos, lo mejor es aplicar otra capa de masilla, después de poner el vidrio nuevo en su sitio, ayúdate de una espátula para eliminar la materia sobrante que sobresale por el lado exterior.

Como ves, las reparaciones en tu hogar podrás hacerlas sin complicarte la vida. Eso sí, esperamos que cuantas menos tengas que hacer, mejor.