Ambientadores naturales para el hogar

3 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
La mejor manera de conseguir una atmósfera saludable es utilizando ambientadores naturales.

El aroma de una casa es una parte fundamental de la decoración. El diseño de un interior debe tener en cuenta la estimulación de la mayor cantidad posible de nuestros sentidos: visión, audición, tacto y olfato. Por ello, la mejor forma de conseguir un ambiente acogedor es con la incorporación de ambientadores naturales para el hogar.

Cuando visualizamos, diseñamos y creamos la decoración de un espacio, no solamente debemos centrarnos en el mobiliario, objetos, colores, etc., también hay que valorar la situación ambiental. En este sentido, el aroma adquiere un papel protagonista, ayudando a purificar el aire.

¿Por qué utilizar ambientadores naturales?

Ambientador catalítico.

La solución más común es el uso de ambientadores en aerosoles, los cuales están hechos a base de químicos que solo funcionan temporalmente y que pueden perjudicar la salud. No obstante, existen muchas formas de agregar un aroma agradable a nuestro hogar sin recurrir a ambientadores artificiales.

El principal objetivo es que se mejore la sensación de limpieza en lugar de crear una atmósfera pesada que conduzca a la respiración incómoda. Por ello, vamos a estudiar algunas formas fáciles y económicas de refrescar tu hogar con aromas naturales y convertirlo, así, en un verdadero paraíso.

El popurrí: naturalidad y dulzura

Popurrí con aroma.

Este elemento es uno de los recursos decorativos que más beneficios nos aporta. Sus efectos y opciones en la decoración de las diferentes estancias de una casa son inmensos, ya que el popurrí no solo estimula nuestro olfato con embriagadoras fragancias, sino que, además, ofrece un atractivo visual.

A su vez, puede funcionar como una pieza central del baño o como decoración de un dormitorio. Además, este ambientador natural es una forma barata de personalizar nuestras estancias, tanto de manera visual como olfativa.

Incluso, si queremos agregarle mayor protagonismo a este elemento, podemos colocar nuestro popurrí en un recipiente especial que se convierta en el centro de atención de nuestra decoración.

Los ambientadores naturales para el hogar proporcionan bienestar y salud.

Velas ecológicas para el dormitorio

Aceite de lavanda.

Otra forma de ambientar nuestro hogar con un aroma agradable es a través de velas naturales aromatizadas con lavanda. Este componente es perfecto para crear ambientes relajantes gracias al destello de una luz tenue. Además, podemos incrementar este estado de relajación aplicando el aroma de la lavanda.

Este tipo de velas las podemos encontrar en multitud de tiendas de decoración. No obstante, si nos queremos asegurar de que su elaboración es 100 % natural, podemos realizarlas nosotros mismos. Se trata de una tarea muy sencilla en la que tan solo necesitaremos los siguientes materiales:

  • La mayoría de las velas que encontramos en las tiendas están realizadas con parafina, una sustancia química que puede ser perjudicial para la salud. Por ello, para nuestra vela ecológica, sustituiremos la parafina por un material más sostenible: la cera de soja.
  • El aceite esencial y los ramos de lavanda serán los recursos que nos ayuden a proporcionar el aroma a nuestra vela e intensificar la sensación de relajación de esta planta. Por otro lado, los ramos secos nos servirán de decoración.
  • Esta manualidad también nos servirá para reciclar tarros de cristal. No es necesario que los compremos, podemos reutilizar frascos viejos de mermeladas o de papillas de bebé que sean de cristal o vidrio.
  • Por último, no podemos olvidarnos de un cordón de algodón para que nuestra vela prenda.

Para realizar nuestra vela, solo tenemos que fundir la cera al baño maría y aplicarle unas gotas de aceite de lavanda. Una vez que se hayan mezclado los ingredientes, lo verteremos con mucho cuidado sobre un tarro de cristal. Por último, antes de que se solidifique la mezcla, incorporaremos con ayuda de unas pinzas los ramos secos de lavanda.

Naranjas y limones: ambientadores naturales de temporada

Cáscara de naranja como ambientador.

Los aromas cítricos frescos, como la mandarina, la lima o el limón, son una opción popular durante los calurosos meses de verano cuando se desean aromas más frescos. Una forma fácil y sencilla de utilizar este tipo de fruta es creando ambientadores con sus cáscaras.

Los ambientadores de cáscara de cítricos son completamente naturales, fáciles de hacer y efectivos para absorber olores no deseados, al tiempo que ponen una fragancia sutil en la habitación. Como su propio nombre indica, están hechos con cáscaras de cítricos que contienen ácido cítrico.

De esta manera, se neutralizan los olores de forma natural. Su realización es muy sencilla, y supone una manualidad fantástica para realizarla con los más pequeños de la casa. Los pasos son los siguientes:

  • Simplemente tenemos que vaciar la fruta hasta que solo nos quede la cáscara en forma de cuenco.
  • A continuación, llenamos las cortezas de cítricos con sal marina. Esta no desprende ningún olor, pero es capaz de absorber los malos olores de la habitación.
  • Por último, podemos agregar algunos aceites esenciales o hierbas frescas para producir una fragancia suave, agradable y obtener color y aroma adicional.
  • Greer, Beth: La casa natural: mejora tu salud, tu hogar y el planeta, habitación por habitación, Zenith, 2018.