Barnizar y restaurar los muebles para darles otra oportunidad

3 agosto, 2018
Todos tenemos en casa aquel mueble que pide a gritos un cambio o un cuidado especial. En este artículo te presentamos algunos consejos para aprender barnizar y restaurar los muebles que tanto te gustan y transformar un mueble viejo en uno completamente nuevo.

Para aprender a barnizar y restaurar tus muebles favoritos debes tener en cuenta que para realizar algún cambio en nuestros espacios no es necesario gastar mucho dinero. Si tienes muebles antiguos, deteriorados o hasta incluso en perfecto estado pero deseas cambiar la estética de tu casa, aquí podrás encontrar algunas ideas para transformarlos.

Cuidar los muebles puede parecer sencillo, pero muchas veces los obviamos y estos sufren golpes, sobrecarga de peso, rayones… En ocasiones los descuidamos y dejamos su pintura saltada, sus tiradores o manijas flojos, entre otros descuidos. Si quieres aumentar la vida útil de tus muebles, es necesario darles el cuidado que corresponde.

Si quieres barnizar y restaurar un mueble antiguo como una cómoda de madera, por ejemplo, lo primero que deberás hacer es lijar toda su superficie, luego limpiarla con un trapo húmedo y tu mueble estará listo para ser sometido a su nuevo recubrimiento.

Barnizar un mueble

Puedes optar por pintar tu mueble y luego barnizarlo. O, simplemente, si deseas mantener el color de la madera original, elegir un barniz mate, satinado o brillante (según el acabado que desees) y aplicarle varias capas del mismo con un brocha mediana, siempre en el sentido de la veta de la madera.

Las funciones principales de los barnices son proteger la madera ante cualquier posible daño, proporcionar mayor resistencia y lograr un acabado visual determinados. Existen barnices satinados, mates y brillantes: elige el que más te guste para tu mueble.

barnizar muebles

Restaurar un mueble

Si lo que deseas es restaurar un mueble en mayor profundidad, estos son los materiales y las técnicas que puedes necesitar.

Aplicar pintura

Si deseas cambiar la estética de tus muebles en su totalidad, se recomienda pintar de algún color neutro que combine con los espacios de tu hogar. Si se trata de una mesa de noche, por ejemplo, podrás jugar con los colores: puedes pintar la mayor parte de la superficie de negro, blanco o gris, y resaltar otras partes del mueble con colores más cálidos o que contrasten.

La combinación de muebles blancos con detalles de colores pastel en sus cajones o puertas es tendencia. Así, puedes jugar con colores pastel o blancos en almohadones que combinen con el nuevo mueble.

También puedes optar por teñir la madera y “deteriorar” tu mueble con betún de judea para conseguir un efecto vintage. Esta técnica es ideal para muebles antiguos, ya que no necesitas envejecerlos demasiado.

Cambiar herrajes, manijas y tiradores

Tanto mesas de noche como alacenas y cajones de cómodas sufren tirones diarios. Sus manijas o tiradores suelen aflojarse y incluso caerse, por lo que debes procurar ajustarlos con frecuencia. Si deseas realizar un cambio en tu mueble pero no quieres emplear ningún producto, existe una variedad muy amplia con diseños coloridos y formas extravagantes de tiradores.

Los hay de madera, de vidrio o de acrílico, con multitud de formas diferentes. Incluso, puedes conseguir tiradores de madera y pintarlos como tú quieras, o restaurar tú mismo los que ya tienes.

Emplear la técnica decoupage

Una técnica muy original que le proporciona un aspecto vintage a cualquier mueble es el decoupage. Esta técnica consiste en empapelar un mueble de madera con servilletas, papeles o telas con los diseños que más te gusten para luego realizarle un acabado con barniz.

El decoupage es muy sencillo de realizar. Necesitarás cola vinílica para adherir el papel a la superficie y una brocha mediana. Procura estirar bien el papel o la tela en la superficie y no abusar del pegamento, ya que esto podrá dejar grumos o arrugas en el material aplicado.

Recuerda que para mantener tus muebles debes ser constante: no los expongas demasiado a la humedad ni al los rayos del sol. Límpiales el polvo todos los días, pásales un poco de cera o un trapo levemente humedecido. Si se encuentra en el exterior cúbrelo de la lluvia y el sol.

Y recuerda, el barníz es nuestro primer aliado. Sin falta, una vez al año aplícale a tu mueble unas capas del barniz elegido. Esto aumentará la vida útil de nuestros preciados muebles.

Cuídalos y ahorra; si queremos conservar aquel mueble que nos regaló un familiar y deseamos que duren para siempre, esto es posible. Con la atención y cuidados necesarios tendremos aquel mueble que tanto nos gusta a nuestro lado por muchos años.

El mayor beneficio

Restaurar ayuda a cuidar el medioambiente, a renovar la estética de nuestros espacios y es un proceso creativo muy recomendable para dejar fluir nuestras ideas. No es necesario ser un especialista para realizar este tipo de restauraciones.

Con imaginación, ganas y un poco de tiempo tendrás un mueble nuevo de la noche a la mañana. Un poco de madera, pintura, barniz, telas, brochas y…¡Manos a la obra!

Te puede gustar