Colgantes de fimo para decorar de manera creativa tu hogar

Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Realiza tus propios colgantes de fimo trabajando los colores y las formas de manera práctica y creativa.
 

En el mundo de la bisutería, uno mismo puede realizar sus propios colgantes, ya sea para llevarlos puestos en el cuello, o simplemente para adornar la casa. Te presentamos los colgantes de fimo, que adornarán cualquier estancia de tu casa.

Puede que asociemos este tipo de bisutería al trabajo artesano; en el fondo, no deja de ser un recurso que se hace a mano, que no es tan común de encontrar en las tiendas y que suele estar en bazares, mercadillos o puestos ambulantes de la calle.

Eso sí, poseen una estética muy original, atractiva y alternativa. No son algo extraordinario, en cuanto a la aportación decorativa que transmiten. Son un elemento útil y práctico, tanto para ocasiones elegantes, como para las más informales.

¿Qué es el fimo?

Características del fimo.

Puede que te hayas hecho esta pregunta y tengas dudas con respecto a qué es. El fimo es arcilla polimérica, es decir, un material semejante a la plastilina que puede ser moldeable y que se endurece en el horno.

Con este material pueden hacerse infinidad de formas, ya que es bastante blando y fácil de manipular. De todos modos, lo fundamental es que se trabaje con imaginación y creatividad.

 

De hecho, pueden combinarse colores y generar diferentes formas para que tenga una estética sutil y original. Además, será un recurso muy personal, ya que si lo haces con tus manos, puedes configurar una pieza única y exclusiva.

La artesanía es un arte práctico y sensible.

Herramientas necesarias

Arcilla polimérica de colores.

Para trabajar el fimo son necesarias una serie de herramientas que puedan servir para dar forma al producto, otorgarle una estética y desarrollar, así, una actividad artística:

  • Arcilla polimérica: puede comprarse en internet o en bazares, tiendas con productos de arte y ferreterías.
  • Cúter
  • Rodillo para amasar
  • Horno
  • Barniz

Proceso para realizar colgantes de fimo

Proceso para realizar colgantes de fimo.

El procedimiento es sencillo y no requiere de un esfuerzo extraordinario. Lo que sí es necesario es trabajar la imaginación para convertir la pasta en un colgante atractivo e interesante:

  • Con un cúter se realiza un corte sobre la arcilla. Calcula la cantidad según el tamaño que quieras que tenga el colgante. Pueden combinarse distintos colores.
  • A continuación, se amasa con el rodillo, tratando de que se ablande. Si se quiere hacer algo más plano, solo dependerá de lo liso que se quiera dejar el material.
  • En el caso de que se quiera con más grosor, recuerda añadirle la suficiente pasta como para que hagas del material, un boceto de lo que saldrá después.
  • En la parte superior, hay que hacer un agujero por donde pasará la cuerda del colgante. Puede utilizarse un palillo para que quede perfecto.
  • El siguiente paso será introducirlo en el horno, dejándolo durante 30-40 minutos a 120º. No obstante, es conveniente que se vaya visualizando la situación y que compruebes si se está endureciendo.
  • Finalmente, se aplica una capa de barniz, con el fin de que quede protegido y más o menos brillante.
 

Técnicas para trabajar el fimo

Técnicas de colgantes de fimo.

Existen dos tipos de técnicas que puedes trabajar por ti mismo y que no son nada complicadas:

  • Para hacer las famosas murrinas, se deben emplear al menos dos tonos distintos. Se alisan los dos y se superponen. Después, se hace un cilindro y algunos cortes en la superficie, de tal manera, que cuando se extraiga el trozo de fimo, tendrá una forma peculiar.
  • Si se quiere conseguir un degradado, será imprescindible amasar dos capas de colores diferentes, se unen y se dejan mitad y mitad de cada tono. A continuación, se utiliza una laminadora pasando el fimo tantas veces como sea necesario, para conseguir el degradado que queramos.

Tipos de colgantes para hacer

Tipos de colgantes de fimo.

La verdad es que este material ofrece múltiples posibilidades. La manera en que se trabaje puede ser muy sencilla, en cosa de una hora, puedes tener tu propia bisutería para estrenar.

Pueden hacerse tantos colgantes geométricos, sin temática definida, como formas sinuosas inventadas, de carácter neutral, sin tener un contenido exacto. Además, pueden combinar con cualquier tipo de color o diseño.

 

Por otro lado, también pueden hacerse figuras, animales o cualquier otro elemento que consideres interesante. Recuerda que el fimo te aportará un toque alternativo, algo más informal y diferente con respecto a las joyas o bisutería de metal.

Le Guilloux, Carine: Bisutería con fimo, Aguilar, 2016.