Cómo quitar la pintura del metal sin productos químicos

Yamila Papa · 26 marzo, 2019
Cuando queremos quitar pintura del metal, pensamos que solo es posible utilizando disolventes. Sin embargo, también hay otras formas menos corrosivas o tóxicas para lograr el mismo efecto.

Quizás hace un tiempo has querido darle un cambio a objetos metálicos pintándolos de diferentes colores. Pero ahora ya no te gustan, o están algo deteriorados. En lugar de pintarlos otra vez, puedes optar por quitar la pintura del metal, y sin la necesidad de emplear productos químicos.

Cuándo quitar la pintura del metal

Pinturas especiales.

Cuando la pintura es antigua, es probable que se encuentre demasiado adherida y sea difícil de remover. Quizás le hemos dado varias capas la primera vez, o en ocasiones posteriores, y eso dificulta la tarea.

En vez de seguir aplicando más y más pintura (y que quede con un grosor importante), podemos optar por quitar la pintura del metal y luego pasar una única capa nueva.

Quitar la pintura del metal puede ser una tarea algo engorrosa, pero necesaria, sobre todo si la superficie u objeto que queremos mejorar está a la vista o es imprescindible (como puede ser un portón o una puerta).

En las casas de verano o campestres se usa bastante el metal para exteriores, y en lugar de eliminar la pintura antigua, muchos cometen el error de pintar por encima.

Podemos optar por quitar la pintura por varias razones, como por ejemplo, si hay cierto desconchado en la superficie, le queremos dar una nueva vida al objeto en cuestión estética, o cambios en la decoración.

Métodos para quitar la pintura del metal

Quizás lo primero que se nos viene a la mente cuando pensamos en quitar la pintura del metal es que debemos utilizar productos químicos, corrosivos o tóxicos. Si bien es cierto que hacen el trabajo mucho más sencillo, también hay que tener en cuenta que en interiores pueden ser peligrosos para nuestra salud.

O puede que no te agrade este tipo de sustancias, seas alérgico, o busques una alternativa más casera. Presta atención a estas opciones para quitar la pintura del metal sin químicos.

1. Lijadora

Lijadora eléctrica.

Si la superficie o el objeto es muy grande, puedes utilizar una lijadora eléctrica. En el caso de que se trate de algo pequeño sin muchas capas de pintura, una lija puede ser suficiente. Cuando nos enfrentamos a una buena cantidad de pintura acumulada, un portón o algo enorme, la eliminación mecánica es la mejor opción.

Ten en cuenta que debes ser muy cuidadoso con la lija (sobre todo si es lijadora eléctrica), ya que puede, además de quitar la pintura, dañar el metal. ¿Cómo se soluciona? Usando una lija gruesa al principio y después cambiarla por una fina. Y trabajar con mucho cuidado. Tal vez en la última parte te convenga usar una lija de mano.

2. Cepillo de alambre

Cepillo de alambre.

Supongamos que tienes una reja de metal o hierro y quieres quitarle la pintura, pero no deseas comprar una lijadora (ya que probablemente, no la uses para nada más). Si tienes un taladro -una herramienta más habitual en los hogares y que se puede emplear varias veces-, solo es cuestión de insertarle un cepillo de alambre y dejar que haga su trabajo.

Por supuesto, debes tener mucho cuidado para no sobrepasar más allá de la pintura. Te conviene comenzar con un taladro y después usar una lija de mano.

3. Soplete

Soplete.

Esta es una opción más profesional para quitar la pintura del metal, porque no es usual que en un hogar se tenga un soplete. Sin embargo, puedes conseguir uno prestado.

El calor hará que la pintura se vaya derritiendo y retirando de la superficie, y después tienes que utilizar alguna espátula o esponja de alambre para remover el resto.

4. Aceite de oliva

Aceite de oliva.

Si has estado pintando tu casa, y algunos objetos de metal se han manchado con gotas de pintura, existe una solución casera más que eficaz. Aplica un poco de aceite de oliva y frótalo con un pincel de brocha gruesa, moviendo en sentido contrario a las agujas del reloj.

Si no puedes removerla, puedes usar una espátula con cierta presión. Como la superficie está resbaladiza, será más simple que salga la pintura. Estas soluciones para quitar la pintura del metal pueden ser de gran utilidad si quieres darle una nueva vida a tus objetos o muebles.