El estarcido: técnica decorativa en muebles de madera

4 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la interiorista Goretti Ayubes
¿Tienes planes para el fin de semana? Pues déjame decirte que tenemos uno perfecto para los amantes de la decoración. Sigue nuestros consejos y podrás cambiar de aspecto tus muebles de madera con la técnica que te propondremos.

Para ayudarte, en este post hablaremos del estarcido, una de las técnicas decorativas que existen para que puedas darle un cambio de aires a tus muebles de madera, consiguiendo que luzcan más bonitos y vistosos.

Eso sí, el resultado, más o menos profesional, dependerá en gran medida de la habilidad y el buen hacer de la persona que ejecute la técnica decorativa deseada. Ten en cuenta que se recomienda utilizar pintura acrílica lavable al agua, y rematar con un barniz satinado transparente que selle bien el trabajo realizado.

Antes de empezar con el estarcido

Técnica del estarcido con esponja.

La primavera y el verano son las mejores estaciones para pintar muebles, sobre todo porque se debe trabajar siempre con las ventanas abiertas. La ventilación de la habitación es muy importante tanto para el secado posterior de la pintura como para trabajar cómodamente.

Hay que recordar que, además de cubrir el suelo con papel, si se tiene que pintar mesas o sillas, hay que darles la vuelta y empezar a trabajar por las patas para facilitar la tarea.

Por último, no es aconsejable utilizar pinceles que se hayan empleado previamente para barnizar, ya que por mucho que se hayan limpiado, pueden contener restos que estropeen el color y la textura del nuevo acabado.

El estarcido

Estarcido sobre mueble de madera.

Esta técnica decorativa consiste básicamente en estampar una misma figura sobre la superficie de la madera de forma repetitiva, haciendo pasar la pintura a través de los orificios de una plantilla.

Las posibilidades de diseño son infinitas. Lo importante es que el dibujo que se elija tenga unos contornos bien definidos. Existen distintas formas de estarcir un mueble, siendo el método más tradicional el que se aplica utilizando unas brochas especiales, redondas, cortas y de cerdas finas.

Mediante esta técnica se puede usar solo un color o superponer capas que se mezclen. Para ello, se moja la brocha en una pequeña cantidad de color, se elimina el exceso con la ayuda de un papel absorbente y se hace pasar la pintura por los agujeros de la plantilla dando pequeños toques.

Es importante tener en cuenta que si se van a usar varios colores, es aconsejable cambiar de pinceles y usar uno para cada color. Esto es conveniente hacerlo para no llevarnos sustos de última hora.

Otro método para estarcir es utilizar una esponja. De esta forma, se consigue un efecto moteado en la pintura. Para aplicar este sistema, en primer lugar, hay que humedecer la esponja con un poco de pintura y aplicarla en la superficie dando pequeños y sutiles toques.

Consejos útiles

En ambos métodos, antes de retirar la plantilla, hay que asegurarse de que la pintura está completamente seca. Si se tiene que repetir muchas veces la secuencia del dibujo, hay que limpiar las plantillas con frecuencia para evitar que la pintura se acumule en ellas.

Tipos de plantillas

Plantillas para la técnica del estarcido.

Las plantillas se pueden comprar hechas o confeccionarlas uno mismo. En este último caso, se calca un dibujo en un papel de acetato transparente, o se crea el diseño que se quiera en una cartulina, y, a continuación, se recortan los dibujos con un cúter.

Este procedimiento nos servirá para que en el mueble se vean las siluetas del dibujo que se va a estarcir, y así poder comprobar que son las deseadas.

Si el estarcido se va a realizar en un mueble pequeño, bastará con una sola plantilla. También decirte que se pueden decorar varios muebles, objetos y complementos con el mismo motivo decorativo para, de esta forma, reforzar un estilo.

Una variante: el estarcido invertido

Técnica de decoración para madera.

La diferencia entre esta técnica y la anterior es que, en este caso, no es la figura la que se pinta, sino la superficie del mueble, de modo que la repetición del motivo se queda con el color original de la pieza que se está decorando.

Por ello se dice que crea el efecto inverso. Para conseguirlo, las plantillas se adhieren sobre la superficie del mueble con pegamento y, con un pincel fino, se pintan con el color elegido.

Cuando esté seco, se pinta con acrílico todo el mueble y, mientras aún está húmedo, se frota con el dedo sobre las plantillas para eliminar esta segunda capa de pintura y recuperar el color deseado con el cual se pintó la plantilla.

Entonces… ¿te animas a cambiar el aspecto de tus muebles con esta técnica decorativa? Estamos deseando que nos comentes los resultados.