Cómo personalizar tazas con rotuladores

Este artículo ha sido escrito y verificado por la historiadora del arte Sofía Sangrador del Río
Las tazas unicolor que se adquieren a muy bajo costo no tienen por qué permanecer al fondo de la alacena por su aspecto simple. ¡Es muy fácil darles un nuevo giro!
 

Personalizar tazas con rotuladores para cerámica es mucho más sencillo de lo que parece. No es necesario ser dibujante profesional o tener las mejores habilidades de motricidad fina, solo es necesario buscar un diseño sencillo, con líneas simples.

Los amantes del Do it yourself (DIY), que en español se traduciría como »Hazlo tú mismo», encontrarán en esta actividad una buena distracción y, al final, una gran satisfacción al obtener un objeto mucho más bonito de lo que originalmente era y, además, personalizado.

Se recomienda no buscar rotuladores que tengan la punta ni demasiado fina ni demasiado gruesa, ya que con ambos tipos suele ser más difícil conseguir un trazo recto. Asimismo, hay que tener a mano una cartulina o folio para probarlo, antes de comenzar a pintar la taza.

A continuación, te explicamos cómo puedes realizar esta manualidad, en qué puedes inspirarte, qué diseños son los más fáciles de imitar, etc. Aunque en este caso nos hemos centrado en cómo personalizar tazas con rotuladores, también se pueden decorar platos y vasos.

Escoger la taza correcta

Personalizar tazas con rotuladores es muy sencillo.

Evidentemente, lo primero que se debe hacer es escoger una taza. Por lo general, se suele recurrir a las blancas, sin ningún tipo de decoración, pero también se pueden elegir tazas de uno o más colores que no tengan dibujos ni letras.

 

Siempre y cuando tengan una superficie lisa, sin relieves u otros detalles que puedan complicar la personalización, el procedimiento es muy sencillo.

Lo mejor de que las tazas sean completamente blancas, por ejemplo, es que habrán más posibilidades a la hora de inventar diseños, en diferentes colores. Sin embargo, también se podrían tomar tazas con un dibujo simple y añadirle más detalles, según los gustos.

Por ejemplo, si la taza tiene la silueta de un gato sentado, se le podría dibujar un fondo estrellado y, si hay espacio, parte del tejado donde está.  O también se le podría añadir una palabra o una frase corta en un color metálico.

Elige un diseño

Una vez hayas elegido las tazas que quieres personalizar, el siguiente paso es pensar en el diseño que quieres realizar. Mucha gente escoge frases inspiradoras, tanto en español como en inglés. Si te gusta el lettering, puedes probarlo aquí.

Otra opción es combinar frases con dibujos sencillos, como soles, lunas, nubes, árboles, corazones, etcétera.

Personalizar tazas blancas es muy sencillo.

Y si vas a personalizar las tazas para dárselos a otra persona, puedes escribir, en cada una de ellas, parte de una frase. Así, cuando estén colocadas todas juntas, se podrá leer la frase completa.

 

Una variante de ello es dibujar una secuencia de dibujos, como si fuera una viñeta: en cada taza dibujaríamos solo parte de la escena. Es algo gracioso y original.

En vez de ponerte directamente a pintar sobre la taza, te recomendamos que primero hagas el diseño en un papel, para ver si de verdad te convence o no. Si ves que el diseño te parece difícil, puedes elaborar una plantilla, para que te sea más fácil lograrlo.

Pasos para personalizar tazas

  • Lavar bien la taza para que no tenga polvo ni grasa. En caso de que sea nueva o ya esté limpia, se puede  limpiar con un algodón impregnado con alcohol.
  • Secar bien la taza con un paño seco.
  • Colocar la taza de forma horizontal sobre una superficie plana, tomarla con firmeza y proceder a pintar con el diseño deseado. No se recomienda pintar las zonas que puedan estar en contacto directo con los alimentos, como el interior de la taza y el borde.
  • En caso de equivocación, lo mejor es borrar el error con un bastoncillo. 
 

El toque final

  • Una vez listo el dibujo, se debe dejar secar durante 24 horas.
  • Al día siguiente, se lleva la taza al horno durante 40 minutos a 60º. Esto permitirá fijar la tinta y hacer que sea resistente al lavado.
  • Finalizados los 40 minutos, se debe dejar enfriar por completo la taza.
  • Si se desea, se pueden añadir más detalles, pero habrá que repetir el proceso de fijación en el horno.
Personalizar tazas para bodas está de moda.

Descubre: 4 piezas de cerámica orgánica para decorar

Una buena opción para regalo

Las tazas personalizadas no solo ayudan a tener objetos más llamativos y agradables dentro de la alacena de casa, sino que también pueden ser una buena opción para complementar regalos en ciertas ocasiones.

Por otra parte, hay quienes se animan a decorar toda una vajilla unicolor con rotuladores. Ojo, no necesariamente con el mismo dibujo, pero sí con un diseño en común. Por ejemplo, hay quienes decoran sus platos con la expresión francesa Bon appetit en una bonita caligrafía dorada.

Marcas como La mente es maravillosa ofrecen la posibilidad de añadir el nombre que se desee a las tazas, con lo cual, viene a ser otra alternativa de personalización.