Plástico sostenible para la decoración

Mónica Heras Berigüete · 26 septiembre, 2019
El plástico sostenible es una realidad, y hoy te diremos cómo decorar gracias a él. ¿Te quedas con nosotros?

Si bien es cierto que desde hace tiempo te venimos hablando de la necesidad de tener una vida más natural y evitar materiales que dañen el medio ambiente, también lo es el hecho de que la tecnología avanza y nos da opciones mucho más eco-friendly e, incluso, podemos hablar de plástico sostenible para la decoración.

¿Cómo es el plástico sostenible?

Bola del mundo de plástico.

Cuando el plástico se comenzó a utilizar de manera industrial y abusamos de él, fue cuando condenamos al planeta a sufrir con un material difícil de reciclar y más aún de destruir. Nos encanta compartir contigo estas ideas para reducir el consumo de plástico en casa.

Pero, en un principio, el plástico nos ofrece muchas posibilidades prácticas y económicas, y más todavía cuando hablamos de decoración. Para considerar que un plástico es sostenible, debería estar hecho a base de tereftalato de polietileno, mejor conocido como PET. De ahí que desde las botellas del agua hasta algunos muebles estén fabricados de este material.

Algunos ejemplos de plástico sostenible

Las Eames Plastic Chair 

Silla Eames transparente.
Silla Eames / vackart.es

Seguro que las has visto en casas y restaurantes. Son una pieza icónica del diseño que parece haberse convertido en una de las favoritas de los últimos años.

Se dieron a conocer en 1950 como las primeras sillas de plástico producidas industrialmente. Hoy en día las fabrica Vitra, y utiliza polipropileno. Sus creadores, Charles y Ray Eames, buscaban “conseguir más de lo mejor para más gente y por menos”.

Las sempiternas Louis Ghost

Silla de metacrilato de colores.

Si hablamos de plástico sostenible, no podían faltar las sillas que creó el gran Philippe Starck en 1992. Su diseño es tan apetecible que se convirtió en todo un mito pese a su joven edad. Es original, resistente al agua y los golpes y súperversátil, puesto que queda genial tanto en ambientes clásicos como modernos.  

Realizada en policarbonato transparente y en colores, es una opción muy práctica. Además, se puede apilar, reduciendo, así, el espacio que requiere para su almacenaje.

Nuevas propuestas en el mercado

Charlie chair white.
Charlie chair white / ecobirdy.com

Ya no queremos cosas de usar y tirar. Y para muestra de ello, los muebles que han diseñado Vanessa Yuan y Joris van Driel bajo el nombre de ecoBirdy, donde absolutamente todo está elaborado a partir de residuos de plástico reciclado.

Su serie de muebles para niños es divertidísima, y nos enseña que podemos hacer algo con los materiales que ya existen antes de tirarlos a la basura. Echa un vistazo a su página ecoBirdy.

Una segunda vida, así es el plástico sostenible

Colección MUSSELBLOMMA.
Colección MUSSELBLOMMA / reasonwhy.es

En lugar de que el plástico que tiramos llegue al mar, puede reciclarse una y otra vez. Así lo pensó IKEA, y por ello lanza su colección MUSSELBLOMMA, que estará disponible en tiendas el próximo año. Mira aquí el catálogo de IKEA para el 2020.

Colabora con Seaqual, una iniciativa en la que participan pescadores, organizaciones, comunidades e, incluso, autoridades para limpiar los mares de residuos. También participa la diseñadora española Inma Bermúdez creando una serie de manteles, fundas de cojines y una bolsa con los colores del mar. 

Como extra, por cada kilogramo de plástico PET que se utiliza para elaborar el tejido se extraen del mar nueve kilogramos de residuos. Interesante, ¿no crees?

Algunas ideas más acerca del plástico sostenible

Collar de plástico reciclado.
Collar de plástico reciclado / diy.2ndfunniestthing.com

Además de todas estas propuestas, existen un montón de marcas que están utilizando plásticos más fácilmente reciclables, o nuevos materiales hechos a partir de los que ya existen y han sido desechados. Pero también podemos hacer mucho utilizando la imaginación y dándole una segunda vida a muchos de nuestros objetos.

Una de las propuestas más interesantes que hemos encontrado es la de 2nd Funniest Thing: “Una apuesta firme a favor de lo local, la autoproducción y el upcycling, frente al hiperconsumismo que nos rodea”, según nos cuenta Marta Barberà, la artífice de esta original propuesta en la que buscan reducir el impacto que tenemos en el medio ambiente a través del reciclaje.

Es un material casi imperecedero para lo bueno y para lo malo. Esto lo hace resistente y perfecto para exteriores, por ejemplo, pero también lo convierte en uno de los enemigos número uno de nuestro planeta. Te invitamos a que hagas uso de él de una forma más consciente y que siempre le des una segunda oportunidad.