La cama nido, la mejor forma de ahorrar espacio

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
1 febrero, 2019
La cama nido ofrece múltiples posibilidades, tanto estructurales como estéticas. Si estás pensando en decorar un dormitorio y ahorrar espacio, este recurso puede ser de gran ayuda.

Los dormitorios ofrecen muchas posibilidades para la decoración. Lo que se debe evitar es la acumulación de muebles y objetos y dejar sitio para el tránsito de personas. Por eso, una buena solución es la cama nido, la mejor forma de ahorrar espacio.

Puede que no sea tan común encontrar este formato de camas en los hogares, pero no cabe duda de que está empezando a ser más cotidiana por las facilidades que proporciona y, principalmente, por las posibilidades decorativas y funcionales que presenta.

Lo que realmente buscamos en una habitación es que haya espacialidad, decoración y comodidad. Si todo esto lo podemos aunar en un cuarto, entonces estaremos consiguiendo armonía en el conjunto, habiendo organización y bienestar.

Características fundamentales de una cama nido

Cama nido infantil en blanco.
Cama nido / banak.com

Antes de explicar qué es una cama nido, hay que dejar bien claro que existen muchos formatos que se adaptan cada uno a las necesidades de la habitación y, a su vez, también contribuyen en la decoración de manera directa.

  • Este tipo de camas suelen conformarse por un colchón, un somier y una estructura inferior con cajones de almacenaje. Además, puede estar delimitada por el cabecero y los pies, mostrando la apariencia de nido.
  • La cama puede quedar encajonada por encima y los extremos, conformándose una estantería, de tal manera que nos encontramos ante una estructura amplia, donde se juntan dos muebles de vital importancia para un dormitorio.
  • Su estética va a atraer todas las miradas. No cabe duda de que obtendrá mucho protagonismo, siendo un recurso atípico y bastante original, pero no olvidemos que tiene muchos años de historia. Actualmente, ha evolucionado y tiene nuevos diseños.

Estamos aprovechando al máximo todas las posibilidades de la habitación.

¿Dónde la podemos colocar?

Cama nido para dormitorio juvenil.
Cama nido / arcomuebles.es

Evidentemente, la cama nido debe estar en un dormitorio. No tiene ningún sentido que sea colocada en espacios que no le corresponden, ya que va a ser destinada para el descanso y el bienestar.

  • Dormitorio de adultos: aunque no es tan común, pueden encontrarse productos destinados para una edad avanzada. Sin embargo, no es algo habitual, ya que suelen ser camas estrechas e individuales, no de matrimonio y grandes.
  • Para un cuarto infantil: sin duda, es en este contexto donde mejor se puede ubicar este tipo de camas. Dan mucho juego y las posibilidades decorativas son múltiples. Además, pueden tematizarse y tener distintos tipos de colores. A los niños les encanta.
  • Habitación individual: no importa si eres un niño, un adolescente o un adulto, hay distintas estéticas que se adaptan a cada edad. De todos modos, no dudes en poner una cama nido si realmente quieres darle un toque innovador y original.

Las camas múltiples

Cama nido con cajones.
Cama nido / miroytengo.es

Tal y como estamos viendo, la estructura de la cama nido es bastante compacta, ofreciendo la posibilidad de generar huecos o espacios internos, como por ejemplo, debajo de la propia cama.

En este lugar puede colocarse una cama supletoria que se extraiga hacia el exterior y se consiga, así, otra plaza más para el descanso. Este formato es muy interesante para habitaciones de invitados, ya que estamos ahorrando espacio y tenemos a su vez una estancia multiplaza.

De hecho, existe también la posibilidad de que haya hasta tres camas. Resulta bastante curioso ver como de un único mueble se pueden conseguir colchones fáciles de guardar y de sacar. Es muy práctico y funcional, pero a la vez curioso.

La cama nido puede llegar a sorprendernos, principalmente, por el ahorro de espacio.

Las literas, otro formato

Literas con una cama doble debajo.

Si se unen las camas nido y las literas, se configura una estructura realmente original. Para ello se necesita mucho espacio, tanto por los lados, como en altura. Recuerda que debe situarse junto a los muros y no en medio. De ninguna de las maneras debe estorbar.

Normalmente se encuentra una cama inferior con el formato prototípico, pero por encima se puede situar otra que esté simétrica o ladeada. En este sentido, lo que se consigue es utilizar el espacio superior, constituyéndose dos plazas y ahorrando sitio en el centro.

Para poder ascender a la cama superior puede colocarse una escalera vertical o una oblicua en la que puede haber también cajones en cada peldaño. A su vez, entre las dos camas puede ubicarse un pequeño armario empotrado.