La importancia de tener bien ordenados los cajones de la ropa

Francisco · 4 diciembre, 2018
Mantén buenos hábitos de orden y limpieza con los cajones de la ropa; así conseguirás dirariamente una sensación de bienestar y confort.

Mantener una correcta organización de la casa es algo muy importante. Todos los miembros de la familia deben implicarse en el orden; pero, sin lugar a dudas hay que tener en cuenta la importancia de tener bien ordenados los cajones de la ropa.

Es muy fácil caer en el desorden, especialmente en los dormitorios, ya que es un espacio privado de uso diario que, en ocasiones se descuida. Simplemente hay que mantener unos hábitos de limpieza y orden.

El estrés diario y las horas que pasamos fuera de casa hacen que no le dediquemos el tiempo suficiente a las tareas del hogar; por tanto, hay que sacar tiempo cada día para tener nuestra casa a punto.

El desorden lleva al caos

Cajón desordenado.

Si le dedicamos tanto tiempo a hábitos saludables de la vida, tales como el deporte o la alimentación, ¿por qué no hacerlo también con nuestra casa? A nivel social, no se valora tanto el poder llegar a casa y tener todo en orden.

En el fondo, una casa bien organizada es sinónimo de bienestar y confort. En cambio, si se encuentra completamente descontrolada, el estrés también lo tendremos entre las cuatro paredes cada día. Esto no debe ser así, hay que evitarlo.

Indudablemente, el desorden lleva al caos. Cuanto menos tiempo le dediquemos a la casa, más nos adentramos en una espiral de dejadez y vagancia con respecto a las tareas del hogar. Este camino es el que no se debe coger.

– Trata a tu casa igual de bien que a tu cuerpo o a tus relaciones sociales.-

El orden en los cajones de la ropa

divisor cajones

La ropa es de uso diario. Todos los días acudimos al armario, lo abrimos y vemos un amplio compendio de prendas disponibles para ser usadas. En este sentido, qué es mejor, ¿un armario ordenado o desordenado?

  • El orden de la ropa permite que cuando la vayas a usar no esté arrugada ni deteriorada. No es lo mismo hacer un doblaje más elaborado que hacer una bola y meterla de la peor manera posible.
  • Tanto los calcetines como las prendas íntimas pueden también estar bien organizadas por cajones. Es recomendable que unos y otros estén en estamentos distintos; así no se mezclan y nos resultará más fácil acudir a ellos.
  • Las camisetas sufren mucho si no se doblan bien, especialmente si se habita en climas donde hay mucha humedad. Las arrugas quedan más fijadas; por eso, hay que tratarlas con cuidado y doblarlas siempre que se laven o después de ser utilizadas.
  • Es aconsejable que cada prenda esté en un cajón diferente. No vale de nada combinarlas; hay que separarlas y disponerlas para su fácil acceso.

¿Qué se consigue con todo esto? Una organización más elaborada y una mejor calidad de vida. Nuestra mente y nuestro espíritu lo agradecerá.

Buenos hábitos de orden y limpieza

Cajón ordenado.

La limpieza es fundamental en un dormitorio o vestidor. Si es ahí donde guardas la ropa, conviene que se haga limpieza asiduamente; esto implica una distribución ordenada de las prendas de vestir y la eliminación de cualquier tipo de suciedad.

  • Cada día recoge la ropa que hayas utilizado y guárdala en el armario o cajón. No hay que dejar nada visible ni acumular ropa en ningún rincón.
  • Una vez hecha la colada y seca la ropa, dóblala y métela en los cajones con cuidado, tratando de que no estén muy llenos y que no se apelmace ninguna prenda.
  • La ropa que más utilices puede disponerse en aquellos cajones más accesibles. En caso contrario, como ocurre con los abrigos de invierno, pueden guardarse en espacios más ocultos, ya que habrá varios meses que no se utilicen.
  • Obligarse a uno mismo a mantener cada día la casa recogida. La ropa siempre en su sitio, todo bien dispuesto en los cajones y tomárselo como una actividad de entretenimiento; así, evita no caer en la monotonía en la que uno se sienta forzado.

– Altera el orden establecido y el mundo se volverá un caos.-

Heath Ledger

El orden te hará sentir mejor y comprobarás que la ropa se encuentra en perfecto estado gracias a la buena gestión diaria de las tareas. El orden y la limpieza deben ir siempre unidos. De este modo, nos sentiremos bien cada vez que entremos por la puerta de la vivienda.

Kondo, Marie: La magia del orden, Aguilar, 2011. Tabero, Pepa: Manual de la casa limpia y ordenada, La esfera, 2016.