6 trucos para empezar a plantar en la terraza

Arantza Martín · 9 mayo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 9 mayo, 2019
Con estos trucos para comenzar a plantar, querrás tener tu espacio natural en el menor tiempo posible

No tener un jardín no es impedimento para tener un huerto o un conjunto de plantas si cuentas con una terraza o un balcón. A continuación te dejamos una serie de trucos para empezar a plantar en la terraza o balcón de tu casa y que disfrutes, así, de una de las aficiones más ecológicas y sanas que pueden existir.

1. Mejor espacio para empezar a plantar en la terraza

Plantar salvia.

El primer aspecto que se debe tener en cuenta a la hora de empezar a plantar en la terraza es el sitio exacto del espacio donde ubicaremos el huerto.

Para ello, debemos escoger el lugar de la terraza o balcón donde haya más exposición continua al sol, ya que la luz es muy importante para el crecimiento y el desarrollo de las hortalizas.

Como en ocasiones no contamos con total exposición a la luz solar durante todo el día, debemos tener controlado el sitio donde más número de horas haya.

Si bien es cierto que esta exposición al sol también depende del tipo de hortaliza o fruta que vayas a plantar, pues algunas necesitan muchas más horas de luz que otras, debes informarte antes sobre las necesidades específicas de cada una.

2. El agua, un elemento muy importante para empezar a plantar en la terraza

Riego de las fresas.

El agua es uno de los elementos esenciales para que lo plantado crezca y madure correctamente. Por ello, es aconsejable tener cerca un grifo para que regar resulte mucho más sencillo.

En ocasiones, por el tipo de instalaciones de la casa y del espacio de la terraza o balcón no es posible contar con este grifo próximo, por lo que tenemos dos opciones:

  • Realizar el riego manual si no contamos con un huerto de grandes dimensiones.
  • Instalar un riego automático de tipo goteo evitando, así, gastar más agua de la necesaria y evitando también que tengas que regar de forma manual.

3. Los recipientes

Cultivar vegetales en casa.

A la hora de cultivar y plantar casi cualquier recipiente es aceptado y útil para ello. Las macetas son la forma más conocida para hacerlo, pero, sin embargo, si cuentas con cajas que son inservibles por casa, también pueden ser otra forma útil de cultivar.

Lo importante del recipiente en el que cultives es que este tenga un suelo firme y resistente para evitar que cuando las raíces crezcan se rompan.

4. Aprovecha todo el espacio

Jardín vertical.

Tener un huerto más grande de lo que el suelo de la terraza o balcón nos permite tener es posible a través de la utilización de las paredes, que nos sirven también para cultivar y plantar.

Las paredes es una de las mejores formas para aprovechar todo el espacio del que dispones, y en ellas puedes crear un pequeño huerto vertical o las plantas que más te gusten.

Estos espacios verticales evitan dolores de espalda al no tener que permanecer encorvado durante mucho tiempo, por lo que son muy buena opción para personas mayores a las que les encante disfrutar de la naturaleza o personas con problemas de espalda.

5. Come lo que siembras

Consejos para cultivar champiñones en casa.

Si te planteas cultivar un huerto en tu terraza o balcón, todo serán ventajas. En primer lugar, contar con estas piezas tan sanas te hará replantearte tus hábitos alimenticios y tu forma de vida y existirá la posibilidad de mejorarla haciéndola más saludable.

En segundo lugar, estarás cultivando alimentos totalmente naturales y frescos que sabes ciertamente de donde provienen. ¿Qué mejor alimento que uno que tú mismo has creado y mantenido?

6. Una actividad perfecta para realizar en familia

Actividad familiar cultivar.

A veces, queremos realizar actividades en familia diferentes para que los más pequeños no caigan en una monotonía diaria. Sin duda alguna, empezar a plantar en la terraza es una actividad que podéis realizar en familia y que se trata de una opción diferente y original de la que disfrutar juntos.

Que los niños sean partícipes y que sean ellos mismos los que cultiven y progresivamente vean el desarrollo de los alimentos hasta que llegan a su plato puede producirles efectos beneficiosos:

  • Se sentirán útiles al contribuir.
  • Es una manera sencilla de que coman sano al ingerir alimentos cuidados por ellos mismos.
  • Se sentirán responsables y con autonomía al tener que cuidar de ellas.