Bicicleta reciclada convertida en un macetero

Ivana Jerman · 14 diciembre, 2018
Si deseas darle un detalle bonito a tu hogar, te mostramos cómo puedes reciclar una bicicleta y convertirla en un macetero original.

Las bicicletas son objetos de transporte muy comunes en nuestros hogares. Utilizar una bicicleta reciclada y convertirla en un macetero es la idea que te presentamos en este espacio. Con ella podrás embellecer tus espacios exteriores, tales como patios, terrazas, jardines y entradas de casas.

Cuando un objeto alcanza el final de su vida útil, lo mejor que podemos hacer es reciclarlo y crear uno nuevo. De esta manera, estamos contribuyendo con el medio ambiente y creando originales objetos.

Te mostramos de qué forma puedes coger una bicicleta reciclada y convertirla en un macetero para decorar tu hogar.

Bicicleta reciclada: un macetero original

Bicicleta reciclada.

Existen bicicletas de distintos tamaños, formas, materiales y colores. Con o sin canastos, con altos o bajos asientos, y muchos complementos más. En este espacio te enseñamos a reciclar una bicicleta antigua que ya no utilices.

Puedes aplicarle a la misma una o varias macetas y transformarla en el macetero ideal para tus jardines o patios en casa.

Bicicleta reciclada de hierro

Es muy probable que en muchos hogares exista alguna bicicleta antigua de hierro. La que usaron nuestros abuelos o bisabuelos por primera vez. Este objeto es el ideal para transformarlo en un bonito macetero. El hierro es un material resistente, por lo tanto, será una gran alternativa para aplicar en los exteriores de tu casa.

Restaura el hierro y pinta

Bicicleta blanca.

Si tu bicicleta antigua está un tanto deteriorada, deberás lijar la superficie y aplicarle una nueva capa de pintura. Te estarás deshaciendo del óxido y de la vieja pintura resquebrajada. Las opciones de colores más utilizadas y bonitas son el blanco o el negro.

Si lo deseas, puedes pintar tu bicicleta reciclada del color que más te agrade y se adapte a tu jardín. Pero los colores neutros son siempre la mejor alternativa. Además, al momento de incorporar tus plantas y flores, las mismas contrastarán con los tonos que hayas elegido para pintar tu bicicleta.

Incorpora maceteros

Muchas bicicletas antiguas o actuales poseen cestos o canastos para introducir elementos. Estos cestos son los que podrás utilizar para incorporar tus macetas en la bicicleta reciclada. Existen aquellas que poseen cestos de hierro en el extremo trasero o frontal de la estructura.

También puedes encontrar otras que poseen estos compartimentos en ambos extremos. Esta será tu oportunidad ideal para comenzar a vestir tu bicicleta con flores y plantas.

Procura incorporar macetas que se adapten a las medidas de los cestos. Mídelos bien y luego elige las macetas ideales que encastren perfectamente en ellos.

Agrega más canastos

Bicicleta roja con maceteros.

Si con uno o dos canastos en tu bicicleta no es suficiente, puedes optar por incorporar en la misma más cestos. Según la estética que desees generar en tu bicicleta reciclada, podrás elegir la maceta adecuada.

Elige cestos de mimbre o de hierro forjado, o, incluso, puedes realizar varios cestos a medida con la estética de tu bicicleta de hierro.

Aplícalos en el extremo frontal y trasero, en el centro de la estructura, o si lo deseas, dos cestos a ambos lados de la rueda trasera. También puedes eliminar el asiento de tu bicicleta reciclada y reemplazarlo por un nuevo macetero. Las diferentes alturas de las macetas le darán un aspecto dinámico.

Bicicleta en blanco

Las bicicletas en color blanco son las más elegidas. Procura pintar la estructura en su totalidad de este color, incluyendo los cestos, aunque los mismos sean de mimbre. Le dará un aspecto vintage y delicado. Si aplicas macetas con flores coloridas, estas resaltarán en tu jardín.

Pie para tu macetero

Bicicleta jardinera blanca.

Si tu bicicleta posee una pequeña pata para fijarla y mantenerla erguida, procura ajustarla fuertemente. De lo contrario, le puedes realizar un soporte de hierro para colocar en la base de ambas ruedas. Obtendrás un original bicicleta a modo de macetero bien firme y estable en tu jardín.

Como puedes ver, reciclar una bicicleta y transformarla en macetero es una gran alternativa para hacer lucir tus espacios exteriores. No necesitarás más que un poco de pintura y varias macetas con plantas y flores. Decora y embellece este objeto y hazlo protagonista en tus jardines.