2 ideas con botellas recicladas para decorar tu jardín

Maite Córdova · 29 noviembre, 2018
Si bien es cierto que hay manualidades con diversos niveles de dificultad, la gran mayoría no requiere de técnicas especiales. Descubre qué puedes hacer tú mismo a continuación.

A la hora de decorar el jardín, está claro que el tipo de adorno debe ser resistente a la intemperie, en especial el sol y la humedad. Por ello, una buena solución viene a ser la elaboración de accesorios y objetos varios con botellas recicladas.

El ingenio y creatividad que se ponen en una manualidad con materiales reciclados siempre consigue expandir la capacidad de asombro de las personas. Esto se debe al hecho de que muchas manualidades tienen un aspecto tan prolijo que se disimula a la perfección la ‘materia prima’ empleada.

Las botellas de plástico del agua, los refrescos u otros líquidos, en su gran mayoría están hechas de plástico PET (en inglés: polyethylene terephthalate). Hoy en día, el PET es el plástico más utilizado y también reciclado en todo el mundo, con la finalidad de reducir su impacto ambiental.

Ideas con botellas recicladas

Botellas recicladas con forma de gato.

Los materiales que se utilizan en las manualidades con botellas recicladas son muy fáciles de encontrar: tijeras, cúter, un marcador permanente, cuerda y alambre. Para decorar, se deja a libre elección la cantidad y el tipo de pinturas y accesorios. Lo importante es reunir varias botellas de plástico.

1. Jardines verticales

Se pueden elaborar diversos tipos de jardín vertical con botellas de plástico. Para quienes deseen tener un gran número de plantas, el tipo de jardín más recomendable es el que se fabrica con botellas de refresco de litro y medio o dos. A continuación te explicamos cómo se hace.

Tipo I

  • Se toma la botella de forma horizontal y con un marcador permanente se dibuja un cuadrado grande en el centro de la misma.
  • Después, se procede a recortar el cuadrado con un cúter. El orificio resultante deberá quedar situado, como mínimo, a tres dedos del fondo o base de la botella y a ocho del pico; es decir, en el cuerpo de la botella como tal.
  • En la parte de atrás del cuerpo de la botella se deben abrir tres agujeros equidistantes.
  • Ahora, se toma un alambre o cuerda (según se prefiera) y se procede a anudar en la base de la botella. Se repite el procedimiento en la cabeza de la botella.
  • Se rellena el orificio grande con piedras, tierra y por último la planta. Es importante respetar este orden ya que las piedras van a constituir el drenaje.
  • En cada uno de los puntos anudados con cordel o alambre se pasa otra cuerda y se amarra en el centro. La idea es crear una especie de percha para poder colgar la botella de la pared.
Jardín vertical con botella de plástico.

Tipo II

  • Se toman 2 botellas plásticas de dos litros y se recortan a partir de la línea donde comienza el cuerpo. De esta manera quedarán separadas las cabezas de la botellas, con su pico y respectivas tapas.
  • Se abre un orificio pequeño en la tapa (para el drenaje).
  • En la otra mitad de la botella, se deben abrir tres agujeros en el borde. Deben quedar dispuestos como si formasen un triángulo. La finalidad de los orificios es pasar un trozo de cuerda para poder colgar la botella.
  • A la hora de colgar las botellas, deben colocarse arriba las dos cabezas de botellas y de último, la parte de la base.
  • Se rellenan con piedras, tierra y la planta, al igual que en el caso anterior.

Las manualidades que incluyen botellas recicladas de PET son una buena opción para colaborar con el cuidado del medio ambiente.

2. Mini invernadero

Mini invernadero.

Esta es una manualidad bastante sencilla, de hecho, apenas requiere de esfuerzo y materiales. Consiste en cortar una botella plástica de dos litros a partir de la línea donde comienza el cuerpo, retirarle la tapa y colocarla sobre la maceta donde hayamos plantado. De esta manera, conseguiremos una especie de cúpula que conformará el ‘mini invernadero’.

Otra opción para realizar el mini invernadero consiste en tomar en lugar de la cabeza, el resto de la botella de plástico y con ella cubrir la maceta. Esta es otra forma muy simple de crear un mini invernadero.

Otras ideas

Con botellas recicladas también se pueden realizar macetas para el jardín e, incluso, comederos para aves. Las macetas, floreros y recipientes afines son muy fáciles de hacer y pueden decorarse de mil y una formas diferentes. Ahora bien, todo dependerá de la creatividad de cada quien.