Jardines en rascacielos, propuesta de arquitectura sostenible

7 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por arquitecto Renato Alonso Ampuero Rodríguez
La simbiosis arquitectura-naturaleza es cada vez más recurrente en las construcciones actuales, encontrando su máxima expresión en los edificios conocidos como jardines o bosques verticales. Esta simbiosis apunta a mejorar la calidad del aire de las ciudades y la calidad de sus habitantes.

Los jardines en rascacielos son una tendencia en la arquitectura contemporánea con la que se busca ser más sostenibles. En momentos en los que la situación del planeta nos exige mayor conciencia en los temas climáticos, la apuesta por los rascacielos con jardines se ha incrementado.

Y es que se calcula que cada minuto, 28.500 árboles están siendo talados en nuestro planeta. Para revertir de alguna manera esta dinámica que le hace tanto daño a nuestro medio ambiente, los arquitectos proponen edificios “verdes” para nuestras ciudades.

Los arquitectos que apuestan por estos edificios “verdes” intentan centrarse en evitar que la naturaleza esté presente solamente como un mero ornamento. Se interesan por la naturaleza porque diseñan edificios que acogen a las personas y a los árboles.

Adicionalmente, las ciudades no pararán de crecer, por lo cual, la silueta de estas estará dominada por rascacielos versátiles. Estos edificios, ciudades en vertical, deberán ser autosostenibles, siendo los jardines una parte importante para cumplir este objetivo.

A continuación, te mostraremos una selección de rascacielos que se caracterizan por incorporar jardines y bosques en su desarrollo.

Jardines en rascacielos: Il Bosco Verticale, Milán, Italia

Il Bosco Verticale, Milán.
Il Bosco Verticale / elmundo.es

Este conjunto de viviendas se inaugura en octubre de 2014 en la ciudad italiana de Milán, en la zona de Porta Nuova Isola. Forma parte de un proyecto de renovación urbana, mucho más amplio, el cual se encuentra dirigido por Hines Italia.

El proyecto, conocido como Bosque Vertical de Milán, consta de dos torres de 80 y 112 metros de alto. Estas albergan 480 árboles grandes y medianos, 300 árboles pequeños, 11.000 plantas y 5.000 arbustos. Podríamos afirmar que esto equivale a 20.000 m2 de bosque asentados sobre una superficie urbana de 1.500 m2 que ocupan las torres.

Conocido como Il Bosco Verticale, este es un edificio sostenible de viviendas que complementa un proyecto de reforestación metropolitana. Con esto se contribuye a la regeneración del medio ambiente y de la biodiversidad urbana, sin expandir la ciudad en el territorio de manera horizontal.

Lo llamativo del proyecto es que intenta ser un modelo de densificación vertical de los jardines y bosques naturales. Toda la propuesta se enmarca dentro de las políticas de reforestación y naturalización de las grandes urbes y metrópolis.

Este proyecto ayuda a la protección de la biodiversidad, estableciendo un ecosistema urbano. Además, genera, gracias a su vegetación, un entorno vertical propicio para el desarrollo de aves e insectos.

Jardines en rascacielos: La Tour des Cedres, Lausana, Suiza

La Tour des Cedres, Suiza.
La Tour des Cedres / arquitecturayempresa.es

Este edificio de ciento diecisiete metros de altura, tiene un uso principalmente residencial con apartamentos que varían en tamaño. Además, cuenta con una amplia zona de oficinas, áreas de recreo y un restaurante panorámico en la planta superior.

Diseñado por el arquitecto italiano Stefano Boeri, quien es también autor de Il Bosco Verticale construido en Milán. La particularidad de este edifico construido en Suiza es que será el primer rascacielos del mundo con árboles de hoja perenne.

Con un diseño de líneas minimalistas, su fachada destaca por sus terrazas que sobresalen, enfrentadas con paneles de hormigón. La composición de la fachada es un juego de cajas de distinta longitud. Estas cajas ayudan a crear una arquitectura en movimiento, aprovechando las entradas de luz natural.

La Tour des Cedres no solo destaca a nivel arquitectónico por su estética, también destaca a nivel urbano y en el perfil de la ciudad. Este sencillo edificio cobra un gran papel en el paisaje de la ciudad por su arquitectura y su volumetría.

Es capaz, incluso, de introducir una gran biodiversidad de especies vegetales, cuyo logro es hacerlo en el centro de una ciudad europea de gran importancia. El edificio, debido a su forma y a los árboles de cedro, irá cambiando de acuerdo a las estaciones. No cabe duda que este edificio apunta a convertirse en un referente en el paisaje del lago de Ginebra.

La idea es que Lausana se convierta en una ciudad de vanguardia arquitectónica y constructiva. Además de ser consciente del desafío social a nivel mundial que supone el implementar calidad urbana y ambiental de manera sostenible.

“Los árboles son como individuos: cada uno tiene su propia evolución, su propia biografía y forma”.

Stefano Boeri.

Proyectos futuros de jardines en rascacielos

Forêt Blanche. París, Francia

Forêt Blanche, París.
Forêt Blanche / arquitecturayempresa.es

El estudio de arquitectura Stefano Boeri Architetti ha proyectado una torre de uso mixto de 54 metros de altura. Este edificio se encuentra ubicado en la región metropolitana de París, en Villiers-sur-Marne. El edificio estará cubierto por más de 2.000 árboles y plantas, y un área equivalente a una hectárea de bosque.

El Forêt Blanche se organizará con apartamentos en las plantas superiores, oficinas en las plantas inferiores y zonas comerciales en la cota de calle. La vegetación poblará los balcones en las cuatro fachadas del edificio.

Hacia las fachadas este y oeste se tendrán transparencias para permitir el paso de la luz solar. Esta atravesará el edificio durante el día para iluminar los apartamentos, y permitirá apreciar vistas panorámicas de París.

Torre Hawthorne. Utrecht, Dinamarca

Torre Hawthorne.
Torre Hawthorne / plataformaarquitectura.cl

Este bosque vertical que se construirá en Utrecht es producto de un concurso internacional para la construcción de un nuevo distrito urbano en Jaarbeursboulevard. El concurso tuvo como ganadora a la oficina Stefano Boeri Architetti.

Bautizado como la Torre Hawthorne, este proyecto está concebido como un bosque vertical, y será una de las dos torres pensadas para el centro de Utrecht. Con una altura de 90 metros, esta torre estará cubierta por 10.000 plantas de distintas especies.

Este proyecto busca crear «una innovadora experiencia de cohabitación entre ciudad y naturaleza». Gracias a su fachada verde, la Torre Hawthorne absorberá 5.4 toneladas de CO2. Con esto, contribuirá a mejorar la calidad del aire y la calidad de vida de la ciudad y de la torre.

Como hemos visto, existe una fuerte tendencia en la concepción de rascacielos como jardines. Esta tendencia irá en aumento, y se seguirán proyectando torres repletas de vegetación, considerando que la naturaleza debe ser la columna vertebral de la arquitectura.