Jarrones con flores secas: ¡estas son las mejores!

Mónica Heras Berigüete · 2 septiembre, 2019
Las flores secas son una excelente opción para adornar los rincones de tu casa más especiales. ¿Sabes qué flores puedes usar?

Nos encanta darte ideas originales y diferentes para que puedas darle tu toque personal a cada rincón de tu casa, y en nuestra incansable búsqueda nos hemos topado con una tendencia que está creciendo: las flores secas. Puestas en jarrones son una manera fácil de crear ambiente y de tener siempre un detalle natural en casa.

Pero debes tener en cuenta que no cualquiera vale, y, por eso, hoy vamos a decirte cuáles son las mejores. Hablamos de qué flores son las que aguantan el paso del tiempo y podrán lucir genial encima de una repisa, de la mesa, en el recibidor o en el dormitorio. ¿Estás preparado para la lección de botánica?

Flores secas: envejeciendo con dignidad

Nos encantan las flores frescas, y seguro que te hemos recomendado que las pongas en casa en un montón de nuestros artículos. Sin embargo, somos conscientes de que no siempre es fácil tener un precioso jarrón con flores recién cortadas en casa.

Por eso, se nos ha ocurrido hablarte de las flores secas, igual de bonitas y con la ventaja de que duran muchísimo más. Pero no cualquier flor seca sale igual de bien. Sus hojas, las características de sus pétalos, los cuidados… todo ello hace que solo algunas sean aptas para decorar tu casa. ¡Toma nota!

La milenrama

Flores secas, milenrama.

Seguro que conoces las propiedades medicinales de esta planta. Principalmente, es muy beneficiosa con la salud íntima femenina. Mira aquí lo que puede hacer en las reglas abundantes.

Se le otorgan propiedades antiinflamatorias, antihemorrágicas e, incluso, algunos de sus componentes son astringentes, por lo que también puede ayudar con problemas intestinales.

Pero, además de lo interesante de todo esto, resulta que sus pequeñas flores son preciosas, y al secarse no cambian de color. Las encontrarás en pequeños ramilletes sujetos sobre sus robustos tallos.  

Para poder tener las flores secas, debes esperar a que estén abiertas, pero sin dejar que comiencen a marchitarse o a oscurecerse. Puedes colgar los ramilletes en un lugar seco, oscuro y ventilado, y en unas dos semanas tendrás listas tus flores. 

El ranúnculo, la favorita de las flores secas

Ranunculus.

Esta es una flor muy delicada y realmente bonita. Es una planta perenne que brota a partir de un bulbo, y la encontramos en varios colores: rojo, rosa, fucsia, blanco, naranja o morado. 

A diferencia de muchas otras flores, el ranúnculo no se marchita cuando se seca. Lo que sucede es que los delicados pétalos que rodean el centro se mantienen firmes, y únicamente modifican su color a uno más apagado. 

Si quieres hacer un jarrón de flores secas con el ranúnculo, debes mantenerlo en agua durante una semana más o menos, y después colgarlo boca abajo hasta que se seque en un lugar oscuro y seco.

El eucalipto, el compañero perfecto para las flores secas

Eucalipto.

Sí, tienes razón, no es una flor, pero es la mejor opción para acompañar tus jarrones de flores secas. Y no solo por lo bonitas que son sus hojas, también por lo bien que huelen.

Una de las ventajas que tiene es que conservará prácticamente el mismo color verde. Se seca de una forma muy sencilla, puesto que si una habitación tiene buena ventilación, puedes dejarlo tanto vertical como colgando boca abajo. Incluso, puedes dejarlo en el florero mientras se seca.

Limonium sinuatum

Siempreviva, una flor seca.

Se la conoce también como siempreviva, así que imagina lo fácil que te va a resultar secarla. Estas flores no pueden faltar si quieres poner detalles de flores secas, ya que, como en el caso del eucalipto, no tienes que colgarla ni sacarla del jarrón para que se seque.

Permanece intacta, igual de bonita que cuando está fresca, y puede ser cultivada en macetas también. La puedes encontrar en colores vivos, siendo el morado y el lila los más comunes.

Lavanda

Lavanda.

Otra de las flores que se consideran plantas medicinales. Y, en este caso, es gracias a sus propiedades relajantes. Si quieres ahondar en el uso de la lavanda de forma terapéutica, no dejes de leer este artículo. Su color peculiar se conserva aun seca, al igual que su delicioso aroma. Pero para que así sea, debes dejar que florezca antes de cortarla.

Después, como en otros casos, hay que dejarla colgando de un hilo en un lugar oscuro y totalmente seco. A los 10 días, las flores deben estar completamente secas, y, además de ponerlas en un jarrón, puedes hacer un montón de cosas con ellas, como aromatizar tus armarios con pequeños saquitos de lavanda.

Con estas cinco flores podrás crear jarrones imperecederos para que adornen los lugares más especiales de tu hogar. Eso sí, te recomendamos que limpies el polvo a menudo con mucho cuidado, a través de un plumero o con un secador de pelo.