Plantas tropicales: cuidado y uso en la decoración

Francisco · 16 enero, 2019
Las plantas tropicales están teniendo cada vez más presencia en los hogares. Cultivarlas es muy sencillo y puedes hacerlo por ti mismo.

En el mundo de la decoración, las plantas juegan un papel fundamental. Su color y apariencia ayudan a generar dinamismo y una estética interesante, además de proporcionar frescura y oxigenar el ambiente. Por eso, utiliza plantas tropicales: cuidado y uso en la decoración.

Dentro de este grupo existen muchas especies, pero en esta ocasión nos centraremos en algunas que pueden proporcionarle a tu hogar un toque diferente y más exótico. Sin embargo, requieren cuidados y observación semanal.

Lo más interesante de estas plantas es que se salen de la norma. Generalmente, se tienen en casa las típicas especies que venden en tiendas y viveros, pero ¿por qué no innovar e introducir otras tipologías que le den otro toque decorativo al espacio?

Dale una aportación exótica a tu casa con plantas tropicales

Cuidados de las plantas tropicales.

No cabe duda de que el color verde natural es un factor importante para una casa. Aunque residamos en una ciudad, las plantas nos hacen sentir vivos y favorecen un ambiente de relajación y bienestar.

Evidentemente, las plantas tropicales no son comunes en ambientes fríos, como por ejemplo en Europa. En realidad, necesitan calor y humedad. Por eso, para que puedan vivir bien en un interior, deben reunirse una serie de condiciones.

De las propias frutas tropicales que se encuentran en los supermercados se pueden aprovechar las semillas. Se siembran y se obtienen, así, plantas realmente bonitas para la decoración.

– Para darle vida a tu hogar, apórtale recursos naturales.-

A continuación, vamos a presentar algunas de las especies que pueden ser apropiadas para el hogar. Es importante que conozcamos cuáles son los cuidados que necesitan, para que luzcan siempre verdes y frondosas.

El aguacate persea americana

Planta aguacate.

Una de ellas es el aguacate persea americana: es un fruto de origen mesoamericano muy utilizado hoy en día para la alimentación en gran parte de mundo. En España ya se cultiva en zonas cálidas, como por ejemplo en Andalucía.

  • La semilla obtenida del fruto es de gran tamaño y con forma esférica.
  • Se coloca en una maceta con tierra a unos 3 centímetros de profundidad. Pasados unos 15 o 20 días puede germinar; eso sí, requiere riego abundante prácticamente a diario.
  • Pasado un tiempo, se podrá comprobar cómo la planta va creciendo. En ese momento, hay que situarla en un rincón del salón próxima a la ventana, donde pueda recibir luz.
  • Conviene que esté en un interior en período invernal, pero entre mayo y octubre puede estar al aire libre.

La carica papaya

Planta carica papaya.

El origen de esta fruta es del centro y sur de América. Se ha utilizado mucho en gastronomía y tiene un sabor bastante peculiar. Se ha exportado por todo el mundo y es bastante común encontrarla en los comercios.

  • Lo primero es obtener las semillas de su interior. Deben lavarse y, a continuación, se siembran bajo una fina capa de tierra.
  • Llegados a este punto, el siguiente paso será cubrir todo con una bolsa de plástico transparente.
  • A los pocos días geminará, siendo el momento de situarla en un lugar soleado y templado. Requiere mucha luz.
  • Es preciso mantener riegos frecuentes. La humedad es fundamental para que pueda crecer correctamente.
  • Se consigue, así, un árbol pequeño que podrá ser de mayor o menor tamaño, según la forma de la maceta o jardinera.

– Este tipo de plantas tropicales tienen una tonalidad verde muy intensa y atractiva.-

El mango mangifera índica

Planta mango.

Esta fruta también puede encontrarse en los supermercados. Su sabor es bastante intenso y no tiene paragón con ninguna fruta que se cultiva en Europa. Es bastante común consumirla en el postre o, incluso, para acompañar las ensaladas.

  • Posee una semilla de gran tamaño de forma ovalada. Hay que sacarla de sus cubiertas protectoras para envolverla en papel de cocina o similar. Después, se humedece y se deja así durante unos diez días hasta su germinación.
  • Pasado este tiempo, se cambia a una maceta o jardinera con tierra. Por supuesto, hay que regarla de vez en cuando para que mantenga la humedad.
  • Requiere clima cálido y mucha luz, especialmente para conseguir un buen crecimiento.

Cualquier planta tropical va a requerir principalmente agua y luz. No debemos olvidar que la estamos introduciendo en un ambiente que no es el suyo; por tanto, es importante realizar un mantenimiento continuado.

Bärtels, Andreas: Plantas tropicales: ornamentales y útiles, Omega, 2005.