El hospital de Paimio, un hito de la arquitectura moderna

1 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por arquitecto Renato Alonso Ampuero Rodríguez
En el hospital de Paimio, podemos encontrar uno de los ejemplos más significativos del Movimiento Moderno. Pero, además, el gran logro de Alvar Aalto fue incorporar la dimensión humana al proyecto, otorgándole una nueva visión a la arquitectura de su tiempo.

El hospital de Paimio, ubicado en Finlandia, es una de las obras más emblemáticas del arquitecto finlandés Alvar Aalto. Este es resultado de un concurso para construir un sanatorio que ganó Aalto en 1929.

Este interesante proyecto, con un corte funcional, toma como ideal la figura humana, algo que es propio de la arquitectura de Aalto. Esta forma de proyectar va más allá del funcionalismo de la arquitectura moderna y pone énfasis en el detalle.

El sanatorio de Paimio supuso un punto de inflexión en la arquitectura finlandesa y, sobre todo, en la obra de Aalto. La arquitectura de Alvar Aalto es una clara muestra de los edificios que respetan la tradición relacionada con el Movimiento Moderno.

Este edificio colocó a Finlandia en el mapa de la arquitectura moderna a nivel mundial. En la actualidad, este edificio se encuentra en la lista indicativa para optar el título de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Ubicación del hospital de Paimio

Este sanatorio se encuentra ubicado en la parte más alta de un paisaje espectacular y aislado en el sureste de Finlandia. Lo podemos encontrar a casi unos 29 Km de la ciudad finlandesa de Turku. El proyecto comprende un complejo de edificios que se abren y articulan con su entorno. Gracias a esto, se  genera la oportunidad de apreciar las vistas y aprovechar la luz natural.

«La arquitectura moderna no significa el uso de nuevos materiales, sino utilizar los materiales existentes en una forma más humana».

Alvar Aalto.

Idea generatriz

Sanatorio Paimio
en.wikipedia.org

Alvar Aalto proyectó inicialmente este sanatorio para 296 pacientes, pensando en espacios que favorecieran la curación y rehabilitación de los enfermos de tuberculosis. En palabras del propio Aalto, este edificio se concibió como un “instrumento médico” al servicio de los médicos y los pacientes.

El proyecto se encuentra dividido en distintas zonas, como la de los pacientes, salas de reposo y la de las salas comunes. Todas estas se articulan según sus funciones, eligiendo la mejor orientación y aprovechando las vistas alrededor de un núcleo central de circulaciones.

El conjunto arquitectónico se complementa con edificios destinados a las casas de médicos y empleados, las cuales se encuentran en pabellones aislados. Con esto se consigue que estas casas tengan mayor privacidad, permitiendo el descanso de los trabajadores.

Distribución del Sanatorio de Paimio

El arquitecto pone énfasis en el funcionamiento y la orientación del bloque principal del conjunto. En este bloque, encontramos las habitaciones y las salas de reposo para los enfermos. Las salas de reposo tienen una ubicación especial, encontrándose en los extremos de cada planta.

Las habitaciones se encuentran orientadas a sur-sureste y las salas de reposo, que son terrazas, tienen una orientación plena a sur. Con esto, Alvar Aalto aprovecha al máximo la luz natural y sus propiedades curativas, para facilitar la recuperación de los enfermos.

Encontramos también una sala de reposo cubierta, con una capacidad para 120 sillas, ocupando toda la cubierta del edificio. Esta sala corona el edificio principal, gracias a lo cual se tienen unas vistas espectaculares del paisaje.

Interiormente las habitaciones tienen capacidad para dos pacientes, y están pensadas al detalle para proporcionar la mayor comodidad posible al paciente. Para esto, Aalto utiliza, por ejemplo, luz artificial indirecta y el color verde en el techo para evitar deslumbramientos.

Otro detalle que ayuda a la curación del paciente es la calefacción en el techo, evitando la radiación directa. También tiene especial cuidado en el diseño de los servicios, por ejemplo, los lavabos tienen una geometría que minimiza el ruido del agua.

El mobiliario, diseñado también por Aalto, se pensó para ayudar a la curación del paciente. Del mobiliario interior podemos destacar la silla Paimio, dueña de un diseño ergonómico que favorecía la respiración del enfermo.

Hospital Pimion de Finlandia
en.wikipedia.org

Acceso al hospital de Paimio

La aproximación hacia el hospital de Paimio se realiza en coche, atravesando un bosque en el cual se descubre el edificio del sanatorio. Al pensar este acceso, Alvar Aalto no proyecta una fachada principal importante; la sorpresa es encontrar los volúmenes en medio de ese paisaje idílico.

Materialidad

El hospital de Paimio es un edificio que está pensado para albergar distintos tipos de pacientes. Se incluye como «material» del hospital a la luz del sol y a la vegetación exterior, las cuales ayudarán a la recuperación del paciente.

Como hemos mencionado anteriormente, Aalto pensó los interiores cuidando los detalles al mínimo.  Introdujo superficies curvas en el encuentro entre las paredes y los suelos.

Este edificio, de alas entrelazadas, se diseñó con el fin de capturar la luz del sol y el aire fresco. Las habitaciones estaban provistas de ventanas grandes, a través de las cuales ingresaba la luz del sol.

Imagen principal: Leo Liao – en.wikipedia.org